Las "élites nacionales" ante el saqueo imperialista

Sumisión simiesca

El grado de sumisión y servilismo de las “élites nacionales” -desde la clase polí­tica a los principales oligarcas o medios de comunicación- está alcanzando lí­mites aberrantes.

Uno de los editoriales del sulemento de negoicos de El País reconocía hace pocos días que “a partir de 30 puntos básicos en la prima de riesgo se produce una transferencia de riqueza a otras economías”, eufemismo para denomiar el saqueo financiero del capital extranjero.Pues bien, la prima de riesgo ha alcanzado máximos de 417 puntos. Es decir que, según El País, nos están saqueando catorce veces, una detrás de otra.Lo saben. Lo dicen. Y no hacen nada.El mismo medio de comunicación acaba de confesar que “España e Italia siguen atrapadas en la contradicción insalvable que surge cuando se aplica un plan drástico de ajuste. Cuanto más profundos son los recortes que se exigen a un país, más caen sus expectativas de crecimiento. Los inversores entienden que sin crecimiento no se puede devolver la financiación que se recibe. Por tanto, aumenta el coste de su refinanciación, lo que a su vez restringe un poco más su ya menguada actividad. Y así hasta que el rescate es inevitable”.Son perfectamente conscientes de que aplicar los draconianos ajuste que exige Washington, a través del FMI, o Berlín, a través de la UE, conduce al país a la ruína. Y sin embargo, llaman a aceptarlos como “única alternativa para salir de la crisis”.Mientras tanto, a la oligarquía española lo único que le preocupa es que el precio de la factura que exigen Washington y Berlín lo paquemos la mayoría de la población, en forma de recortes sociales y rebaja salarial, para que no afecte a sus multimillonarios beneficios.Y no hablemos de Zapatero -o su alterego Rubalcaba- al que bastó una simple llamada del Emperador, Obama, para dar un giro de 180 grados a su política e imponer el mayor paquete de recortes sociales de la historia reciente. O de Rajoy, que se postula como “la persona idónea” para dar una nueva vuelta de tuerca al ajuste.Lo que también pone de manifiesto su aberrante grado de servilismo y sumisión. Son conscientes del grado de saqueo al que nos someten las grandes potencias, y no sólo no levantan la voz sino que ocultan sistemáticamente la realidad -distrayendo la atención hacia “los mercados” o “las consecuencias de la crisis mundial”- para que el robo pueda realizarse con impunidad.

Deja una respuesta