Las reformas de 2011 y 2013 provocarán una bajada del 35%

¡Son las Pensiones, estúpido!

Tras las reformas hechas en 2011 y 2013, la Fundación de Cajas de Ahorros advierte de que las pensiones serán un 35% más bajas.Tal y como se preveí­a, las reformas de Zapatero y Rajoy han creado las mejores condiciones para el avance de los fondos de pensiones privados en detrimento del Sistema Público de Pensiones, que va camino de convertirse en una especie de prestación residual.

Tras las reformas hechas en 2011 y 2013, la Fundación de Cajas de Ahorros advierte de que las pensiones serán un 35% más bajas.Tal y como se preveía, las reformas de Zapatero y Rajoy han creado las mejores condiciones para el avance de los fondos de pensiones privados en detrimento del Sistema Público de Pensiones, que va camino de convertirse en una especie de prestación residual.

¿Por dónde se ha ido ese 35%?, por el aumento del número de años para calcular la pensión, la reducción del peso en la pensión de cada año cotizado, el aumento en el número de años para obtener una pensión completa, los cambios introducidos para que la pensión se cobre durante dos años menos por el retraso de la edad de jubilación y el índice de revalorización que hace que las prestaciones crezcan por debajo de la inflación, lo que reduce su valor tras la jubilación. Proponen la jubilación a los 70 como clave de la sostenibilidad”

Tras informar de este “desastre”, FUNCAS propone otra vuelta de tuerca; un aumento gradual de la edad de jubilación hasta los 70 años como clave para el mantenimiento futuro del sistema de pensiones en España, así como que otras fuentes de financiación de las pensiones puedan ser el aumento de los tipos del IVA, que pagamos todos a través del consumo, en detrimento de las cotizaciones que, por cierto, ya han sufrido reducciones que sí ponen en peligro las Pensiones.

FUNCAS defiende el cálculo de las prestaciones teniendo en cuenta las cotizaciones efectuadas durante 20 o 25 años de vida laboral, en lugar de los 15 actuales, y una vuelta a los incentivos fiscales anteriores a la reforma del IRPF de 2006 para fomentar las aportaciones a los planes de “pensiones complementarios”…

Primero aterrorizarLa estrategia del terror es la que ha precedido y acompañado hasta ahora a todos los ataques a las Pensiones. En un breve recorrido, el economista Igancio Muro nos recuerda en un artículo reciente, como fue un informe de la ONU de 1996, “en la postcrisis de la recesión de 1993, el que estimaba que la población española sería de 29 millones en 2050.

En el mismo año, la Dirección General de Migraciones consideraba que la entrada de un flujo de más de 100.000 inmigrantes al año sería inasumible para la economía española. En seguida, aparecía un “riguroso informe de expertos” que confirmaba como imprescindible la necesidad de complementar las pensiones con fondos privados”.El autor sentencia como “nadie recuerda hoy que, diez años más tarde, España superaba los 46 millones y la inmigración recibida en el periodo 2001-2006 supuso un flujo anual promedio de 600.000 personas; ni que esos inmigrantes, no solo contribuyeron al crecimiento sino que permitieron recuperar la natalidad”.

¿Quién estaba detrás de aquel error calculado que puso en alerta respecto a la insostenibilidad del Sistema de Pensiones?, la fundación del BBVA y José Barea “en su condición de Director del Instituto de Estudios Fiscales e inmediatamente después jefe de la oficina económica de Aznar”. Como recuerdo Muro “el escenario elegido para la estimación de las pensiones” se basaba en “una tasa de desempleo creciente hasta llegar al 26% en 2005, para luego descender hasta el 20% en 2010”. El desempleo real promedio del periodo 2005-2010, a pesar de coincidir con la peor crisis del capitalismo de los últimos 70 años, superó ligeramente el 13%.

Desde el 2008 vienen periódicamente actualizándose los informes que, desde una u otra orientación, buscan aterrorizar con un doble objetivo. Por una parte, demostrar, moral e ideológicamente, que no “les tiembla el pulso” a la hora de cargar contra los más débiles, los pensionistas, “por la sostenibilidad del sistema”. Y por otra, preparar mayores recortes.

En 2013, el mismo Instituto de Estudios Fiscales respaldaba la reforma Rajoy. Como explica Ignacio Muro, “los parámetros utilizados para el calculo vuelven a sorprender, pero esta vez por optimistas e igualmente alejados de la realidad. Anticipan un futuro caracterizado por bajísimo desempleo (en el 2016 estaríamos en el 13% pero a partir del 2018 alrededor del 6%), con un numero de cotizantes estabilizado (entre 20 y 22 millones), con una vida laboral muy larga (con periodos de cotización por encima de 35 años hasta el 2022 y ligero descenso posterior), con incrementos de sueldos anuales significativos (de alrededor de un 2,5% de promedio anual). Un mundo feliz que tendría como consecuencia que el importe de las pensiones medias se duplicaría entre 2015 y 2030 (de 10.000 a 20.000 €/año) lo que convertiría en insostenible el pago de las pensiones”.

De fondo, el problema no son las soluciones técnicas, sino la misma concepción de insostenibilidad, inestabilidad, inseguridad y peligro, que propicia que la gente busque lo contrario como sea. En este caso mediante fondos privados de pensiones.

Al compás de los fondosDurante el 2014 la industria española de los fondos de inversión confirmó en 2014 una recuperación iniciada en 2013, creciendo hasta un 26%. Habría que retroceder hasta 1998 para encontrar resultados semejantes. Tras tocar fondo, reduciendo hasta un 50% sus fondos tras el estallido de la crisis, los fondos de pensiones consiguieron remontar, eso sí, en paralelo a la degradación del Sistema Público de Pensiones. El mercado español de pensiones se vuelve más deseado”

Al mismo tiempo, la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo (Ascri) reclama que “en los próximos diez años (España) sea la región donde el capital privado tenga un crecimiento mayor y así acercarnos al nivel de los países de nuestro entorno”.

El 2015 no ha sido un buen año para ellos, siempre desde el punto de vista de las previsiones y objetivos de beneficio, claro. Según el informe Global Pension Assets Study, el patrimonio combinado de los fondos de pensiones de los 19 países incluidos en el estudio –que en el 2015 incluye a Chile, la India y España– se redujo en un 0,5% en 2015 frente a 2014 hasta situarse en los 35,4 billones de dólares. Hablamos de un 35% de los activos institucionales disponibles en los mercados de capitales mundiales que equivale, en promedio, al 80% del PIB de los países, aunque con marcadas diferencias en las que estriba la clave para comprender la situación de España: mientras que la ratio de activos de fondos de pensiones con respecto al PIB nacional alcanza el 184% en Países Bajos, seguido de Estados Unidos (121%), Australia (120%), Suiza (119%) y Chile (118%), el porcentaje cae hasta el 3% en el caso de España. Estados Unidos, encabezan el ranking de mercados de pensiones y concentra el 61,5%.

La incertidumbre en la economía mundial crece, los fondos retroceden, el deseado mercado de pensiones español se vuelve más deseado. Los hechos vuelven a demostrar, como venimos diciendo desde 2012 en estas páginas, que el pastel más deseado son las pensiones, y que en torno a su defensa nos jugamos el avance o el retroceso de la democracia y las condiciones de vida de todos los españoles.

Deja una respuesta