Reacciones a la investidura y al nuevo gobierno de Rajoy

¡Somos más, muchos más!

Frente a la imagen presentada por la mayorí­a de los grandes medios de comunicación de un Rajoy arrasando en las elecciones y ahora en la investidura, la realidad es que ni «arrasó» en las elecciones (14,6 millones de españoles, 3 millones más que en 2008, votaron contra los planes de ajuste y recortes); ni ahora en la investidura. Rajoy ha sido investido sólo con el apoyo de los diputados del PP y los votos de sus escisiones locales, el Foro Asturias de Cascos y la UPN.

El resto de fuerzas parlamentarias se ha abstenido –como PNV, Amaiur y sus aliados en otras ocasiones de Coalición Canaria- o ha votado en contra, desde CiU al conjunto de fuerzas progresistas y de izquierdas, nacionales como IU y UPyD, o nacionalistas como BNG, ERC y Geroa Bai.

El amplio rechazo al programa de ajustes y recortes dictados por Washington y Berlín y a la falta de democracia impuesta por el bipartidismo, ponen de manifiesto la existencia de un amplio campo de unidad entre la mayoría de las fuerzas del rechazo, y son una muestra de los recursos y las condiciones cada vez más favorables para levantar un amplio frente de unidad.

Las intervenciones de las fuerzas que han votado contra el programa de investidura y el gobierno de Rajoy han evidenciado los puntos de coincidencia y unidad en torno a las tres cuestiones fundamentales en las que se libra la batalla política por la salida de la crisis y que recogía el programa “De Verdad contra la crisis”: la redistribución de la riqueza al servicio de crear nueva riqueza y empleo, la ampliación de la democracia y la defensa de la soberanía nacional en la toma de decisiones.Izquierda Unida: redistribución, democracia y soberaníaCayo Lara, el coordinador general de IU, puso sobre la mesa del Congreso en el debate de investidura los tres problemas fundamentales, empezando por remarcar que hay “una salida social a la crisis”. “La solución, desde luego, no pasa por despedir a 900.000 trabajadores del sector público como plantea la CEOE, ni por poner en marcha mini trabajos con mini salarios de 400 euros, ni por privatizar la Sanidad, ni la Educación o congelar la Ley de Dependencia. (…) Y proponiendo una batería de medidas que son, de hecho, propuestas de redistribución de la riqueza. Tales como:

«Queremos que se aumente el salario mínimo interprofesional y que también se fije un salario máximo interprofesional (IU)»-Una reforma fiscal que cumpla con los objetivos contenidos en la Constitución, más progresividad y más justicia fiscal. Y combatir el fraude fiscal y la economía sumergida que representan al menos 14 puntos anuales del PIB… Con estos recursos se podría resolver todo nuestro problema de déficit público, garantizar los fondos necesarios para políticas de estímulo de la economía y creación de empleo.

– Incrementar los ingresos modificando los tipos impositivos en los beneficios y las rentas altas del capital. Que paguen más los que más ganan y más tienen. Estamos hablando de medidas que sólo afectan al 4% de la población. Nada que ver con las clases medias ni con los trabajadores. Que las grandes empresas tributen adecuadamente por el Impuesto de Sociedades y no como ocurre ahora, con tipos efectivos menores que las pequeñas empresas.

Denuncia del bipartidismo y exigencia de una “regeneración democrática”. Para el coordinador general de IU, “La calle pide más democracia y más participación… Reforma de la Ley Electoral para hacerla más participativa… y que el voto de los ciudadanos tenga el mismo valor…”

Defensa de la soberanía nacional y popular. Cayo Lara empezó criticando los compromisos que Rajoy había adquirido con la canciller alemana Ängela Merkel: “Le emplazo a que explique en esta Cámara qué compromisos ha acordado con la Sra. Merkel y qué obligaciones ha contraído con los responsables de la UE”. Para terminar denunciando la dependencia de las imposiciones exteriores: “El traje alemán nos encorseta y nos estrangula”.Cayo Lara ha continuado en la misma línea de denuncias a la hora de valorar el gobierno de Rajoy, concentradas sobre todo en el titular de Economía, Luis de Guindos, “Fue el hombre de la quiebra de Lehman Brothers en Europa… el caballo de Troya de los mercados en el Estado”Contra los recortes y por la democraciaPor encima de las diferencias y enfoques distintos, el resto de fuerzas progresistas y de izquierdas coinciden en la denuncia de los recortes sociales, la falta de democracia, el bipartidismo y los problemas asociados como la corrupción política y el fraude fiscal.

Lo dejó claro Rosa Díez, UPyD, en su intervención y en la réplica a Rajoy, con sus propuestas “para reformar la Ley Electoral (“Para que no perjudique a unos partidos y beneficie a otros… porque un voto no vale lo mismo dependiendo del lugar donde se emite.”), acabar con la corrupción o el fraude fiscal… “Nuestra lealtad será absoluta siempre que sea preciso defender la igualdad, la Justicia y la libertad de todos los españoles”.El representante del BNG, Francisco Jonquera, hizo hincapié en que los recortes y sacrificios no recaen por igual sino que “La sociedad ya está asumiendo enormes sacrificios, pero con sus propuestas unos van a tener que seguir sacrificando mucho más que otros… Sus recortes van a tener implicaciones en el descenso del gasto productivo y social…”. Y en la denuncia del bipartidismo y la falta de democracia: “Usted parece que no asume el resultado de las elecciones generales de un mapa político más plural, con menos predominio del bipartidismo»

Uxue Barkos, la representante de Geroa Bai, responsabilizó al bipartidismo de la situación: “Decía el candidato del partido socialista que no busca culpables a esta situación: Pero los hay, y lo son los protagonistas de un bipartidismo ineficaz, centrados en los cálculos electorales durante cuatro años de la pasada legislatura”. Para insistir en la necesidad de “una política social sólida, que se base no en subvenciones presupuestarias, sino en el reconocimiento de derechos y la dotación de infraestructuras sociales para proveerlos”, frente a su inquietud por el futuro de las pensiones o la viabilidad de leyes como la dependencia.

Para el diputado de Compromís-Equo, Joan Baldoví, “Ustedes no asumen el pluralismo… han amordazado la voz de 125.000 valencianos y valencianas, y también la de miles canarios, gallegos, catalanes, asturianos, navarros…han amordazado las voces de la diferencia y las han reducido a sólo 5 minutos… Por eso, una de nuestras prioridades será cambiar esa ley injusta que recorta la pluralidad y la democracia, una ley que permite que mi escaño haya costado 126.000 votos y algún escaño suyo haya costado sólo 18.000 votos”. Baldovi insistió también en la denuncia de la política de recortes del PP y la corrupción: “Han sido capaces de encontrar 15 millones de euros para seguir financiando la Fórmula 1 y no han sido capaces de encontrar cinco millones para evitar que los cien investigadores del centro de investigación “Príncipe Felipe” vayan al paro”.¿No son todas estas intervenciones una muestra más que significativa del enorme campo de unidad que hay entre las fuerzas del rechazo al bipartidismo y al programa de ajuste y recortes impuestos desde el exterior? Sin duda es así, por encima de las lógicas diferencias. Un campo que es extensible a la inmensa mayoría de fuerzas no parlamentarias o a la inmensa mayoría del electorado socialista. Las condiciones para levantar el frente amplio de unidad son ahora mejores y el reto que se presenta ante nosotros es traducirlas en dar pasos hacia esa unidad.

Deja una respuesta