La marea roja contra los recortes en ciencia sale a las calles

¡Sin ciencia no hay futuro!

Por tercer año consecutivo, la Marea Roja de la ciencia ha vuelto a exigir el fin de los recortes en I+D y de la precariedad de los investigadores. Las manifestaciones, coincidiendo con la celebración de «la Noche de los Investigadores», reclamaron un cambio de modelo que apueste claramente por el desarrollo cientí­fico, para «construir una sociedad más desarrollada y más sostenible, una ciudadaní­a más formada, más crí­tica y, por tanto, más libre».

Convocada bajo el lema “La ciencia en lucha”, y coincidiendo con protestas hermanas en Francia e Italia, la Marea Roja madrileña -con el apoyo de la marea verde de la enseñanza, de la blanca en sanidad o de la granate de los emigrados al extranjero (un sector que tristemente cuenta con muchos cerebros investigadores)- marchó desde Callao a Neptuno el pasado 30 de septiembre.

La ciencia y la investigación han sufrido como pocos los azotes de los recortes presupuestarios dictados desde Bruselas y el FMI. Desde 2009 España ha reducido la inversión en I+D+i desde el 1,45% del PIB hasta el 1,2% -un porcentaje que le sitúa únicamente por delante de Grecia, Chipre y Malta- mientras que la media Europea ha ascendido hasta situarse en torno al 2%. Nuestro país es el que más recortó los fondos destinados a investigación. El descenso fue especialmente abrupto (-25%) en 2012, ya con el gobierno de Rajoy. «Si desde 2009 se hubiera mantenido la misma financiación, la ciencia española hubiera dispuesto de 20.000 millones más para I+D+i»

En ese mismo periodo Alemania ha aumentado la inversión en ciencia más de un 18%, y Reino Unido un 1,83%. Si desde 2009 se hubiera mantenido la misma financiación, la ciencia española hubiera dispuesto de 20.000 millones más para desarrollar el conocimiento y la tecnología. Teniendo en cuenta la capacidad de retorno de la inversión en I+D+i, eso significa que la sociedad española ha perdido cientos de miles de euros y una incontable capacidad de bienestar y progreso por culpa de estos recortes.

Los recortes en ciencia sólo significan el cierre o el estrangulamiento de miles de líneas de investigación, sino una precariedad generalizada para decenas de miles de jóvenes investigadores, muchos de los cuales tienen que hacer las maletas para tener un futuro. Desde hace cuatro años, la I+D en España ha perdido al 10% del personal que trabajaba en este sector, además de sufrir importantes retrocesos con medidas como la bolsa de empleo del CSIC. Además de acabar con la precariedad de los jóvenes investigadores, la Marea Roja y sus organizaciones convocantes -como Ciencia Para el Pueblo (CXP) y la Asamblea General de Ciencia (AGCiencia), junto a asociaciones de estudiantes y sindicatos- exigen que España pase a destinar un 3% de su PIB a I+D+i , así como separación clara entre los fondos destinados a la investigación civil y a la de carácter militar, así como los que se distribuye entre la I+D pública y privada.

Un comentario sobre “¡Sin ciencia no hay futuro!”

  • Lo que sí­ el autor podrí­a haber elegido una foto de la concentración de este año y haberse informado bien de quienes convocaban. Al menos de habla de la Marea Roja, eso sí­.

Deja una respuesta