Entrevista a José Miguel Vipond, activista CCOO

“Si Wert se empeña, se puede montar una marea verde de dimensiones inimaginables”

DeVerdad: ¿Como afecta la LOMCE y los recortes educativos en concreto al sector en Murcia? José Miguel Vipond: Por decirlo muy sintéticamente, desde el tijeretazo de diciembre de 2010, los recortes de personal en colegios e institutos de Murcia se traducen en que más de tres mil docentes interinos se han ido al paro, y cientos de funcionarios se han visto desplazados de sus centros. Muchos interinos esperan poder cubrir sustituciones algún dí­a, pero las bajas por enfermedad tardan un mí­nimo de tres semanas en ser cubiertas. Si hablamos de recortes materiales, todos los centros públicos de enseñanza se encuentran en condiciones precarias, porque no reciben de la Consejerí­a los fondos presupuestados, acumulando deudas desde hace tres años. Podrí­amos hablar también de los recortes que afectan directamente a las familias más necesitadas: el continuo descenso de las ayudas para gastos de material escolar y comedor, la eliminación de ciertas lí­neas de transporte…

En lo que se refiere a la LOMCE, que aún no está aprobada, es alarmante cómo esa Ley consolida e incrementa los recortes, ya sin disimulos. Antes nos presentaban los recortes como medidas extraordinarias, coyunturales, causadas por la situación de crisis. Con la LOMCE, los recortes son parte integrante de una política educativa consolidada. Las aulas en Primaria con 30 alumnos, en ESO con 36 y en Bachillerato con 42 serán cosas normales, no situaciones excepcionales. Wert quiere reformar la educación a base de masificar las aulas y seguir reduciendo gastos. ¿Cómo pretende que el profesorado, el alumnado y las familias se impliquen en su reforma y, al mismo tiempo, deteriora las condiciones de trabajo en las aulas hasta lo insoportable…?: Es un completo sinsentido.

DV: Nosotros vemos que unos recortes tan abusivos encierran por una parte la prioridad de este gobierno por pagar la deuda publica a la banca pero por otro encierran la carencia de proyecto de desarrollo para este país. ¿Tu que opinas, que hay detrás de estos recortes?

JMV: Claro que no hay proyecto de país: desde luego, no un proyecto de futuro basado en invertir en la formación de los jóvenes. Este Gobierno se ha propuesto que el porcentaje del PIB destinado a Educación, no sólo no aumente -que es lo que debería hacerse para al menos igualar la media europea-, sino que disminuya hasta 1 punto.

y persigue dejar el terreno abonado para la privatización. Al Gobierno no le interesan los problemas de fracaso escolar, de abandono prematuro, etc.; le importa bien poco mejorar la formación de los estudiantes. Aquí, la prioridad es que la iniciativa empresarial y la banca tengan campo libre para hacer negocio con la educación. Buscan deliberadamente el deterioro de los centros públicos, de modo que las familias de clase media cada vez se inclinen más por llevar sus hijos a la privada, que es falsamente presentada como más eficiente.

En la LOMCE hay cláusulas tendentes a favorecer este proceso privatizador: cesión de suelo municipal para construir nuevos centros privados, criterios de admisión de alumnos al gusto de los directores de la privada, blindaje de los conciertos a centros que segregan por sexos… ¡por no mencionar otros disparates como ceder el diseño y corrección de las famosas “reválidas” a agencias privadas!¿Qué hay detrás de estos recortes suicidas? “Pues fundamentalmente un plan político que se sirve de la crisis como excusa para desmantelar la educación pública”

DV: El sector de la enseñanza se ha convertido en ejemplo de unidad de todos los sectores afectados y de estos con toda la ciudadanía. ¿Como estáis preparando la próxima huelga del 24? ¿Como esperas que se desarrolle?

JMV: Desde que comenzaron los recortes en educación fuimos conscientes de que esto no era sólo una agresión a nuestros derechos laborales -que también-, sino un ataque a la escuela pública; que era el modelo de educación pública el que estaba en peligro. Por eso, enseguida buscamos la unidad entre los trabajadores de la enseñanza y los demás estamentos de la comunidad educativa. La huelga del 24-O, al igual que la jornada del 9 de mayo anterior, es una huelga conjunta del personal de los centros, los estudiantes y los padres y madres: un hecho histórico, sin precedentes. La convocatoria parte de la Plataforma Estatal por la Escuela Pública, una estructura de coordinación de nuestra lucha a nivel estatal, en la que están integrados sindicatos, APAs, colectivos estudiantiles, etc.

Me parece importante señalar, no obstante, que la huelga no es algo que venga organizado verticalmente por los convocantes, sino que se está moviendo en los centros por iniciativa de maestros, profesores, alumnos y también padres y madres. Hay una sinergia destacable a ese nivel, que se ha mostrado en las semanas previas con la difusión en los centros y en las calles de la “consulta ciudadana por la educación”, en la que ha participado ya un millón de ciudadanos mayores de 14 años.

Yo creo que la huelga ya está siendo un éxito en su fase preparatoria, independientemente de cómo se desarrolle. No te negaré que el seguimiento habitual es desigual, según centros y comarcas, aunque siempre por encima del 60% en cifras globales. Ya veremos qué pasa el día 24. Lo que es seguro es que ese día las aulas se vaciarán y las calles se llenarán de camisetas verdes en defensa de la escuela pública. No me cabe la menor duda de que la ciudadanía murciana -al igual que en otras regiones- responderá y, una vez más, llenaremos la Gran Vía.

DV: ¿Cuales son las principales exigencias en la educación murciana además de la retirada de la LOMCE?

JMV: Queremos revertir todos los recortes, recuperando nuestros derechos laborales, sociales y retributivos, y que los profesores despedidos retornen a las aulas; así como asegurar las inversiones necesarias en los centros públicos, las ayudas a las familias… Deben reducirse las ratio de alumnos por profesor y el profesorado debe tener la carga lectiva que permita atender correctamente a todas las tareas. En pocas palabras: la educación murciana debe retornar a la situación previa al tijeretazo de Valcárcel.

También reivindicamos un acuerdo digno para el acceso a plazas en régimen de interinidad, reconociendo prioritariamente la experiencia docente, y garantizando la estabilidad. Recordemos que el dimitido Consejero Sotoca impuso una “rebaremación” inadmisible que condenaba a los interinos a la precariedad, y que fue contestada mediante una huelga indefinida de interinos durante el pasado mes de junio. El 24-O también es una jornada para exigir una solución justa para este conflicto.

Y, por supuesto, debe retirarse también la norma que penaliza salarialmente al personal que causa baja por enfermedad e impide que sea sustituido de inmediato. Esta es una medida indignante, y antieducativa como ninguna.“La educación murciana debe retornar a la situación previa al tijeretazo de Valcárcel”

DV: ¿Que acogida ciudadana sentís ante las reivindicaciones del profesorado?

JMV: Mi experiencia es positiva: pienso que la acogida a nuestras reivindicaciones por parte de la sociedad en general es muy favorable. A pesar de las campañas de desprestigio procedentes de ciertos medios tendenciosos o de sectores ligados a intereses empresariales, lo cierto es que la inmensa mayoría de los ciudadanos tiene muy claro que aprovechar la crisis como pretexto para recortar en educación, mientras se inyecta dinero a la banca, es una política totalmente rechazable. La gente sabe que despidiendo profesores y masificando las aulas no se solucionan los problemas de la educación. No en vano, Wert está batiendo todos los records de impopularidad.

DV: ¿Como valoras la huelga de varias semanas en Baleares? ¿Es debatible una respuesta de este tipo a nivel nacional?

JMV: La marea verde (más bien tsunami) de Baleares es un ejemplo para todos. La valoración de las tres semanas de huelga sólo puede ser positiva: Bauzá está políticamente derrotado y, aunque los docentes hayan retornado a las aulas, la lucha contra los recortes y contra la chapucera implantación del trilingüismo no se ha parado, ni mucho menos.

Allí se ha llegado a un movimiento ciudadano de tal envergadura debido a un cúmulo de circunstancias, algunas extrapolables a nivel nacional y otras más específicas de las Islas. Me refiero a que la mecha que encendió la huelga indefinida fue el cese fulminante de tres directores en Mahón por rehusar a imponer a sus Consejos escolares los planes autoritarios del gobierno balear en relación con las lenguas. Fue la prepotencia de Bauzá, las amenazas a los docentes, las sanciones, la burla de la legalidad y la cerrazón ante toda propuesta de diálogo procedente de la comunidad educativa…: todo junto contribuyó a la maduración de un proceso asambleario que dio lugar a que el “no empezamos el curso” se convirtiese en una realidad abrumadora.

Ahora mismo sería difícil que en toda España surgiese un proceso parecido, pero si Wert se empeña, no excluyo la posibilidad de que en cualquier momento se alcance un grado de indignación tal que se monte una marea verde de dimensiones inimaginables…

DV:¿Se vislumbra a medio plazo con esta política educativa que la educación universitaria sea un privilegio solo algunos?

JMV: Estas políticas educativas persiguen la privatización a todos los niveles, también el universitario, naturalmente. La estrategia 2015 va en esa línea de mercantilizar la universidad y ponerla al servicio de los poderes económicos, con efectos de encarecer los estudios y, en última instancia, excluir de ese nivel a las capas económicamente más desfavorecidas. El aumento de tasas y el Decreto de becas de Wert son hitos en ese proceso de convertir el derecho de todos a la educación en un privilegio al que sólo unos pocos puedan acceder. Una deriva muy preocupante pero, ciertamente, los estudiantes, el PDI, etc., no están parados: la resistencia en las Universidades se ha manifestado con fuerza en los actos de apertura del curso, y seguirán las movilizaciones y protestas durante las jornadas próximas, con encierros, clases en la calle, huelgas y otras formas de desobediencia.

Deja una respuesta