Pedro Sánchez: “El independentismo no cuenta con una mayoría social”

Sí, esto va de democracia y mayorías

Siempre que los catalanes han podido pronunciarse directamente, a través de las urnas, se ha demostrado que una mayoría, de tres a uno, rechaza la independencia.

El debate sobre Cataluña se vuelve estéril si no se disipan primero las falsedades y tergiversaciones. De nada sirve cargar las tintas contra Puigdemont o Torra si se acepta, o no se combate, la idea difundida por el actual president de la Generalitat de que “existe una mayoría social independentista”.

Si tal mayoría existiera, la contradicción se sitúa entre “el derecho a decidir de Cataluña” y “un Estado español que no respeta las mayorías democráticas”.

El problema, para Torra o Puigdemont, es que las mayorías y minorías en Cataluña son exactamente las contrarias de las que ellos defienden.

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, ha dado una respuesta que los grandes medios, cuya atención se pierde entre masters e indultos, apenas han destacado. En Canada, en una rueda de prensa junto al primer ministro del país norteamericano, Justin Trudeau, Sánchez resaltó que “en Cataluña, desgraciadamente durante una década ha habido bastantes procesos electorales y dos referendos, y lo curioso es que siempre ha salido el mismo resultado, que el independentismo no cuenta con una mayoría social detrás”.

Días atrás, en la entrevista concedida a Ana Pastor en “El objetivo”, Pedro Sánchez insistió en que en Cataluña existe “una minoría mayoritaria en el parlament” -los partidos independentistas- y una “mayoría social” -los votantes a partidos no independentistas- “que solo es minoría en el parlament gracias a una ley electoral injusta”.

Las palabras de Sánchez tienen la virtud de que pueden contrastarse con la realidad. En las últimas elecciones, las autonómicas celebradas el pasado 21 de diciembre, los votos a partidos independentistas supusieron el 47,5%, menos de la mitad. Pero si cogemos como referencia el censo electoral, es decir todos los catalanes, los partidarios de la independencia se reducen al 37,44%. Uno de cada tres.

Son cifras que coinciden con quienes se movilizaron el 1-O para votar sí a la independencia. Es una cifra considerable, dos millones de catalanes. Pero son un tercio de la población. Es decir, una minoría.

Por el contrario los catalanes que se han negado -y lo han hecho de forma consciente, dado el grado de presión a causa del procés- tanto a respaldar en las urnas a los partidos independentistas o a participar en el referéndum del 1-O, representan más de la mitad de los votos y dos tercios del censo. Lo mires como lo mires, una mayoría social.

Esta es la cuestión clave, que no suele ponerse en primer plano al analizar la situación política en Cataluña. Es lo que ha colocado límites a los proyectos de ruptura y ha obligado a retroceder a las élites independentistas: no ha sido principalmente la aplicación del 155, sino el rechazo de una mayoría de catalanes.

Y es lo que define el carácter reaccionario y antidemocrático de las élites del procés. Deben imponer la ruptura a dos tercios de la sociedad catalana que la rechaza conscientemente. Por eso tuvieron que dar un golpe parlamentario el 6 y 7 de septiembre, privando de derechos a los diputados de la oposición. Por eso hacen todo lo posible por señalar, silenciar y amedrentar al disidente.

Hablan de democracia pero hacen lo contrario. Dicen defender “el derecho a decidir de Cataluña”, pero cuando los catalanes deciden en las urnas ellos enarbolan la antidemocrática bandera de que una minoría se imponga su voluntad a la mayoría.

Las élites independentistas suelen decir que “esto va de democracia”, colocándose ellos en el campo de quienes la defienden y a quienes defienden la unidad en el de los que la atacan. La realidad es exactamente la contraria.

4 comentarios sobre “Sí, esto va de democracia y mayorías”

  • si Rajoy gobernó con según el PP “mayoría absoluta” con un escaso 26% de votantes y en su mayoría votos ilegales conseguidos por ls trama Gurtel, no es contradición llamar a un 48% de votantes independentistas minoría ?

  • A Pedro Sánchez se le pone una gorra de plato y es un auténtico portero de discoteca nocturna. Ah al saludar al trancazo norte americano creo pasa por delante de su pareja, que parecía la trabajadora de casa. Que horror.

Deja una respuesta