Ángel Casero, Pte. de "Adelante Bebés Robados"

“No somos moneda de cambio”

Se ha celebrado el primer juicio de bebés robados en España. El doctor Vela ha sido juzgado por el robo de un bebé en 1969. Este juicio sienta un precedente jurídico y abre la puerta la investigación de miles de denuncias en nuestro país.

Se está celebrando el primer juicio por el robo de bebés. Aunque el doctor Vela lo más seguro es que no sea condenado, ¿puede sentar un precedente jurídico?

Este juicio va a ser un precedente para que se abran otros casos y que la sociedad sepa que es cierto que existen los bebés robados. Es una puerta que se nos abre a todas las víctimas. Otras puertas se nos cierran pero este juicio es un éxito. A este señor le han dicho que no recuerde nada y él no recuerda nada. A alguien que no recuerda nada no se le puede juzgar pero ha habido testigos suficientes para poder sentarle en el banquillo. Él declaró a unas periodistas francesas que había regalado una niña y como sabía que podía ser juzgado pasó todas sus propiedades a su mujer. Una persona que no tiene miedo no actúa así

El doctor Vela está siendo juzgado por el robo de un bebé en el 1969. Pero estamos hablando de que hay más de 2.000 denuncias archivadas. ¿Por qué se archivan estas denuncias?

Hasta 4.000 denuncias se estaban barajando en la última reunión con la fiscalía del Estado. Hay un circular de 2012 en la que el Fiscal General del Estado ordena que no se pueden archivar las denuncias porque existe una detención ilegal y eso no puede prescribir hasta que pasen máximo diez años desde que el afectado tiene conocimiento de que es un bebé robado. Pero las fiscalías provinciales han archivado los casos por falta de pruebas o porque habían prescrito los casos incumpliendo las instrucciones del Fiscal General de 2012. No se investigan las denuncias, falta documentación y tampoco hay una investigación policial que revise cada caso individualmente. Creemos que la justicia española no está preparada para judicializar todos estos casos

Sorprende que las autoridades no hayan actuado de oficio y hayan abierto una investigación oficial. Sois las víctimas quienes estáis aportando las pruebas e investigando los casos.

Nosotros hacemos el trabajo que correspondía a la justicia. Te piden que denuncies pero que les des el culpable. Somos nosotros quienes tenemos que buscar toda la documentación, buscar nuestros orígenes, investigar los casos de adopciones irregulares cuando por ejemplo no hay un rechazo explícito y claro de la madre biológica… Yo ahora mismo estoy ayudando a un chico a encontrar a su familia biológica. Y ya hemos localizado a sus primos. Todo esa investigación la estamos haciendo las víctimas. No tenemos ninguna ayuda por parte de las instituciones. En Madrid desde que se aprobó la Proposición No de Ley en el 2016, hoy convertida en Real Decreto, la Comunidad de Madrid ha constituido un Comité de Archivos para facilitar el acceso a los archivos de todos los hospitales públicos y privados de la comunidad. Se están dando pasos muy cortos, pero avanzamos, aunque judicialmente no hay ninguna voluntad. Exigimos la verdad, justicia, reparación y la garantía de no repetición de estos delitos; principios fundamentales de los de derechos humanos.

Habéis recurrido a la justicia internacional. La jueza argentina María Servini categorizó el robo de bebés como crímenes de lesa humanidad y por tanto que no prescriben. ¿Cómo es posible entonces que en España se archiven todas las denuncias? ¿Cuántos casos hay en España?

Miles y miles. No hay una cifra exacta. Es imposible tener un cómputo de los bebés robados incluidas las adopciones irregulares. Sabemos que hay 4.000 denuncias, la gran mayoría archivadas y otras en trámite judicial. Son crímenes de lesa humanidad porque son miles de personas que han desaparecido o que no saben cuál es su identidad. Los robos de bebés ocurrieron durante el franquismo pero también en la democracia hasta los años 90. La fiscalía lo que hace es desvincular los casos. Tratan las denuncias como casos individuales sin relación con otros robos para negar que ha habido un tráfico organizado de bebés. De esta manera no se podrían considerar crímenes de lesa humanidad y se archivan así los casos.

Estamos hablando de ladrones de niños pero de un secuestro de Estado. Para poder organizar una trama de tal dimensiones de robos de niños es necesaria una organización criminal. ¿Crees que ponen tantas dificultades y trabas para que no se llegue hasta los últimos responsables de este crimen?

Esa es una de las principales razones. El primer responsable de esta trama es el Estado subsidiariamente. No habría suficiente dinero para indemnizar a las víctimas, pero no queremos dinero aunque sea un derecho. Hay personalidades, de la alta sociedad en la historia de España o en activo, implicadas en la trama de robo de bebés. Hay muchos razones para que no se quiera saber la verdad. Nosotros queremos justicia. Queremos saber dónde están los bebés desaparecidos de las maternidades; queremos saber cuál es nuestro origen y si fueron robados. Dudas a las que el Estado nunca jamas ha sido capaz de dar respuesta.

Con tantos casos durante los años 80 y 90 podemos afirmar que es uno de los mayores escándalos de la democracia.

El robo de bebés tiene su origen en el final de la Guerra Civil. Se les robaban los hijos a las madres republicanas presas como forma de represión política. Querían aislar el “gen rojo”. Los niños fueron raptados para reeducarlos en los valores del régimen franquista. Ese era el objetivo de separar a las madres de los hijos porque las madres son las primeras educadoras. El doctor Vallejo-Nájera decía de las madres republicanas eran unas madres enajenadas mentalmente. Era un copia de la Alemania nazi.

Pero acabó convirtiéndose en un gran negocio; los principales médicos del Opus Dei y falangistas abrieron sus propias clínicas privadas y también públicas. En el año 69 se abren clínicas como la del Rosario, Belén, San José… Se abre entonces la AEPA (la Asociación Española para la Adopción), aparecen asociaciones que se dedican a la gestión de adopciones… Por eso la época donde más casos se dan es en los 70 y los 80. Con la democracia y la entrada de los funcionarios se empieza a expulsar a las religiosas de los hospitales públicos y entonces hay un parón. Pero después en los años 80 en otras clínicas privadas los mismos médicos empiezan de nuevo a robar bebes. Movía muchísimo dinero. Las escrituras de adopción eran de 4 millones de pesetas de la época. Y anteriormente las familias que adoptaban podían donar a las asociaciones hasta 200.000 pesetas. En el 84 eso es ya ilegal; las asociaciones son de uso público y no se pueden lucrar. Hasta el año 96 hay casos.

Las asociaciones habéis presentado una propuesta de ley de bebés robados en el Congreso de los Diputados. ¿Qué aspectos fundamentales legislaría?

En primer lugar, la creación de un banco de ADN gratuito, eficaz y veraz que podría ser por ejemplo el Instituto de Toxicología de Ciencias Forenses que depende del Ministerio de Justicia. Actualmente hay unos 8 laboratorios que utilizan diferentes marcadores y reactivos y frecuentemente no coinciden los resultados, obligándonos a repetir las pruebas.

En segundo lugar, una Fiscalía que actúe de oficio como acusación particular para que las víctimas tengamos una defensa y no continuos obstáculos. Queremos que la fiscalía se dedique a practicar las pruebas de ADN como ocurre en Argentina. La ley debe ayudar en la búsqueda de de nuestros orígenes. Es necesario asesoría jurídica y psicológica como ocurre con la violencia de género. A las madres e hijos les ha privado del amor, del cariño; eso es una forma de maltratar. Muchas madres han quedado frustradas y no han rehecho su vida ni han vuelto a ser madre.

Hay una proposición de ley presentada en el Congreso de los Diputados para que se apruebe la primera Ley de Bebés Robados en beneficio de todas las víctimas. Está siendo apoyada por asociaciones de derechos humanos y asociaciones de bebés robados de toda España y nos hemos dirigido a todos los grupos parlamentario para que apoyen con su voto esta proposición de Ley. Las primeras conversaciones con los representantes políticos han sido muy buenas. Pero no queremos ser una moneda de cambio, esperamos que el PSOE no se eche atrás ahora que está en el Gobierno. Las familias no queremos dinero, queremos justicia y necesitamos saber la verdad.

¿Quieres añadir algo más?

El día 13 de Octubre se rendirá homenaje al periodista Jose Luis Gordillo, hijo predilecto de Bormujos a petición de las asociaciones de víctimas de bebes robados. Autor de “los hombres del saco”, recientemente fallecido, las víctimas queremos rendirle homenaje sobre su investigación sobre la falsificación de pruebas de ADN por parte de los laboratorios privados.

Un comentario sobre ““No somos moneda de cambio””

  • Esperanza Fernández Egea dice:

    Excepcional artículo de la realidad espeluznante de nuestro país,de nuestra gente,de nosotros, podía haberle pasado a cualquiera de nosotros. Ya es hora de hacer justicia. APOYO Y AYUDA

Deja una respuesta