Frente a los recortes de Zapatero, una salida a la crisis favorable a la mayorí­a

¡Sí­ se puede!

Ellos, las oligarquí­as financieras europeas, quieren colocar a España en una “3ª división europea” y exigen duros ajustes. La oligarquí­a española, capitaneada por la gran banca de Botí­n, ha diseñado un drástico plan de ajuste para que paguemos las clases trabajadoras. El gobierno de Zapatero ha empezado a ejecutarlo y prepara nuevas reformas para llevarlo hasta el final. Frente al plan de ajuste duro dictado por el gran capital extranjero y la gran banca española Existe otra alternativa favorable al paí­s y al conjunto de las clases populares

ESTE ES SU PLAN Recorte de las ensiones y alargamiento de la edad de jubilación hasta los 67 añosRebaja salarial. Reforma laboral “a la alemana”: reducir la jornada para rebajar los salariosContratos con despido más barato (especialmente para jóvenes)Más impuestos (IVA), recorte de gastos sociales y en infraestructuras. Para financiar la insostenible deuda pública (acumulada para sostener los planes de rescate de la banca)Planes de rescate bancarios de los que siguen disponiendo los bancos y ahora la fusión de las CajasY ESTA LA ALTERNATIVA 1 Frente al recorte de las pensiones Subida general de las pensiones empezando por las mínimas para que nadie cobre una pensión menor de 1.000 euros. Y reforma redistributiva. No es cierto que el futuro de las pensiones sea inviable si no se rebajan y se alarga la edad de jubilación; sobre todo cuando la pensión media de un trabajador apenas llega a los 675 euros al mes.El sistema público de pensiones es viable aplicando una reforma redistributiva. ¿Cómo es posible que un solo banquero, como el vicepresidente del Santander Alfredo Sáenz, tenga un fondo de más de 80 millones de euros, más de 13.300 millones de pesetas; y que la pensión media de los consejeros del BBVA sea de 250.000 euros al mes? ¿O que un ex ministro, como se destapó cuando Solbes, pueda llegar a cobrar tres pensiones?Sí, hay que reformar el sistema de pensiones de los banqueros, altos ejecutivos de los monopolios y grandes empresas, y las pensiones de los políticos (ministros, presidentes, alcaldes de grandes ciudades, vicepresidentes, consejeros…) y altos cargos de la administración. ¿Porqué no fijarles una pensión máxima de 10.000 euros al mes? Y con los miles de millones ahorrados aquí incrementar el fondo de pensiones de la Seguridad Social. Y si es preciso garantizar desde los presupuestos del Estado el conjunto de las pensiones. 2 Frente a la rebaja de los salarios Redistribución salarial: establecer un sistema de diez escalas salariales, del 1 al 10, que redistribuyan las rentas. Que nadie cobre un sueldo menor de 1.000 euros mensuales y tampoco nadie más de 10.000. Igual que con las pensiones las cúpulas de la gran banca, los grandes grupos monopolistas, y las cúpulas de altos cargos políticos cobran sueldos y gratificaciones multimillonarias. F. González, el presidente del BBVA gana casi 20 millones de euros al año; el presidente de Iberdrola se embolsó en 2008 16,6 millones de euros; los 187 directivos de Inditex (Zara) se embolsaron 11.000 millones de pesetas sólo en gratificaciones, casi 60 millones por cabeza; son sólo algunos ejemplos.Sólo aplicando la escala de los 10.000 euros como salario máximo a los 40.000 ultra privilegiados de las grandes empresas y del Estado que, según la Agencia Tributaria, declaran una media de 329.729 euros anuales, se podrían complementar hasta los 1.000 euros/mes los sueldos de 2,5 millones de trabajadores con un salario medio de 838 euros, y crear otros 274.000 empleos de 1.000 euros/mes. 3 Frente a la subida de impuestos, recortes sociales y una deuda pública insostenible. -Reforma fiscal que redistribuya la riqueza: que pague más quien más gana. Diez niveles de impuestos sobre las rentas individuales y sobre los beneficios empresariales. Es indignante que las SICAV, instrumentos financieros de las grandes fortunas del país, tributen sólo un 1% a Hacienda mientras un trabajador medio con 2.000 euros de sueldo pague el 15%; que los grandes monopolios y la banca apenas tributen el 21% de sus beneficios mientras las pymes pagan más del 31%; o que se aplique una subida general de impuestos (el IVA hasta el 18% y el IRPF) para cubrir el agujero de las cuentas públicas dejado por los planes de rescate bancario, que castiga sobremanera a trabajadores, parados o pensionistas.Es preciso una reforma fiscal redistributiva basada en una escala de 0 a 10: desde el 0% de impuestos para trabajadores con rentas mínimas y autónomos y pymes con beneficios bajos, hasta el 90% de fiscalidad para las grandes fortunas y los beneficios de bancos y monopolios.-Y reducción de un 20% de los gastos del Estado. En plena crisis no dejan de saltar los escándalos de corrupción y despilfarro en las administraciones del Estado, desde el centro hasta las autonómicas y ayuntamientos. Los propios presupuestos del Estado aprobados para este año destinan 6.000 millones de euros a partidas tales como: 39 millones de euros para gastos de oficina de los diputados y senadores, 2,9 millones a subvencionar carreras de caballos o los más de 90 millones de euros que destinan varios ministerios a las fundaciones de los partidos políticos…; por no hablar de los abusos del coche público, de la proliferación de consejeros con sueldos millonarios, de las financiaciones encubiertas bajo la forma de “informes” y otras corruptelas. Hay que dar un tajo (y el 20% aún es poco) al despilfarro de las castas políticas en gastos innecesarios, superfluos, suntuosos y simplificar las administraciones a todos los niveles. 4 Frente al plan de rescate bancario Poner los recursos del sistema financiero al servicio de la creación de riqueza y empleo. ¡NACIONALIZACIÓN DE LA BANCA YA! La gran banca (tres bancos y 2 cajas) controlan la inmensa mayoría de los recursos financieros de toda España, además de los 310.000 millones de euros que el gobierno ha puesto a su disposición con los planes de rescate. Los recursos del país entregados para que ellos mantengan su nivel y sus beneficios a pesar de la crisis.Es preciso poner esos recursos al servicio de la inversión productiva para crear riqueza y empleo. La devolución inmediata del dinero de los planes de rescate para invertir en la economía productiva, la investigación y en sectores estratégicos (como el de las energías alternativas) y para convertirlos en créditos a bajo interés para pymes, autónomos y familias.La transformación del ICO para convertirlo en banco público que gestione los ahorros del Estado.Y la nacionalización de la banca, como medio imprescindible para poder reorientar sus inmensos recursos financieros, acumulados con el trabajo y el ahorro de todo el país, al servicio de la economía nacional.

Deja una respuesta