Frente al "plan de ajuste", una salida a la crisis favorable a los intereses nacionales y populares

¡Sí­ hay una alternativa!

Todos estamos de acuerdo en la necesidad de movilizarse contra los recortes que está imponiendo el gobierno de Zapatero. ¿Pero qué alternativa debemos enfrentar? ¿Hay que conformarse, como plantean las cúpulas de CCOO y UGT, con “obligar a recapacitar” a Zapatero, suavizando los recortes más escandalosos? ¿O hay que exigir que los ingentes recursos controlados por un pequeño puñado de grandes bancos -que en realidad son nuestros pero son utilizados para rendir miles de millones anuales de ganancias a un í­nfimo puñado de magnates- se pongan al servicio de acabar con el paro y salir de la crisis? ¿Cómo que no hay recursos, y la única alternativa es “apretarse el cinturón” para reducir el déficit? ¿Entonces por qué el Santander acaba de presentar 9.000 millones de beneficios, los segundos mejores resultados de la historia?

En las asadas elecciones europeas, hicimos campaña bajo la consigna de “¡Sí se puede!”, y propusimos diez medidas de redistribución de la riqueza, ahorro e inversión para crear empleo, capaces de propiciar una salida a la crisis favorable a los intereses populares.Y al hacerlo, nos adelantamos a los acontecimientos, dando respuesta a cada uno de los puntos del programa de ajuste que las principales burguesías mundiales y la gran banca española quieren imponernos.Hace un año, la “narcotización” sobre los efectos de la crisis para la población estaba todavía extendida. Ahora, la realidad ha reafirmado la vigencia de los ejes del programa. Frente a los recortes de las pensiones y alargamiento de la edad de jubilación, una subida inmediata de 1.000 euros mensuales de todas las pensiones. El nivel de pobreza entre los pensionistas españoles supera el 31% y el 65% está en riesgo de caer en la pobreza. Pero los altos directivos de la banca cobran una pensión media de 3 millones de euros. Frente a la rebaja de salarios que propone el borrador de reforma laboral propuesto por Zapatero, que nadie gane menos de 1.000 euros pero nadie más de 10.000. Para que todos los trabajadores cobren ese salario mínimo de 1.000 euros, basta con aplicar el tope salarial máximo de los 10.000 euros mensuales al 0,2% ultraprivlegiado -consejeros de bancos y monopolios, altos cargos del Estado- que disfrutan de sueldos escandalosos. Frente al plan de rescate bancario la utilización de los recursos del sistema financiero al servicio de la creación de riqueza y empleo Sólo con los 310.000 millones entregados a la banca en planes de rescate, podrían crearse 4,5 millones de nuevos empleos. Frente al aumento de la deuda pública para rescatar a la banca -y los “planes de austeridad” de Zapatero, que esconde el recorte de los gastos sociales- una reducción del 20% de los gastos del Estado centrándose en la supresión de los gastos supérfluos e innecesarios y los privilegios de las castas políticas. La reducción de un 20% del despilfarro público generaría un ahorro capaz de crear 2 millones de nuevos puestos de trabajo. Este es el programa que nos interesa, ahora más que nunca, al pueblo trabajador. Las manifestaciones del 23-F, y las que se celebrarán hasta el seis de marzo, deben ser un altavoz para que este “¡Sí se puede!” se escuche en todos los rincones de España.

Deja una respuesta