Marcha Popular Indignada

Sembrando indignación y organización

Entre el 20 y el 29 de junio cientos de personas desde los cuatro puntos cardinales iniciaron una marcha hacia Madrid, como continuación de las acampadas del Movimiento 15-M. Recorriendo cientos de poblaciones y organizando asambleas en ellas, la marcha de los indignados multiplica sus apoyos extendiendo la movilización como la pólvora, caminando por 10 rutas que al mismo tiempo se subdividen, para encontrarse en una gran manifestación el 24 de julio. La sociedad española está “llena de vida y fuerza de resistencia”

Los objetivos Mostrar el modelo de trabajo asambleario que el movimiento 15M defiende como modelo de articipación ciudadana en cada población que visitemos, realizando una asamblea en cada una, recogiendo las demandas que nos hagan llegar en pro de una democracia de verdad, contra la corrupción, sobre el sistema político y/o sobre el sistema económico. Es importante establecer contacto permanente con las poblaciones para sumarlas al “spanish revolution”, ya que el movimiento es tanto al exterior a nivel global como interior con nuestras poblaciones vecinas. Pautas de convivencia en la marcha Cada persona que emprenda la marcha debe ser responsable de su higiene, del buen estado de sus pertenencias, mantener limpio el espacio y materiales usados durante el viaje, procurar reciclar todo lo que se pueda, mantener una actitud respetuosa al relacionarse tanto con los compañeros como con la población, no consumir, ni estar bajo los efectos, de ni alcohol ni estupefacientes mientras se realice alguna actividad del 15m ni en lugares públicos, respetar los momentos de descanso, puntualidad en las salidas de las marchas, participar en la medida de lo posible en las tareas pertinentes de la marcha y asambleas, no aceptar dinero de la población, no obtener beneficio personal en nombre del 15-M o de la Marcha Popular Indignada. Cabello Miembro de la Marcha Popular Indignada (Ruta Este) “Anuncian nuestra llegada con las campanas de la iglesia y convocan por la megafonía del ayuntamiento la asamblea. Donde no hay organización, la creamos.” El 19-J pudimos ver que el 15-M se extiende, y ¿en la marcha?, ¿cómo os recibe la gente?Con carteles de bienvenida en todos los sitios. Lo que hay es sana disputa porque vayamos a un pueblo o a otro. Hoy mismo ha venido un compañero insistiéndonos en que fuéramos a su pueblo, pero claro, tenemos que decidir porque a veces supone desviarnos 20 kilómetros que después tenemos que recuperar.La gente se está volcando con la Marcha. Nos reciben como si fuéramos de la familia, con comida, cuidando el sitio donde vamos a acampar, que podamos bañarnos y asearnos…Fíjate, la guardia civil y la policía local nos ayuda en todo lo que puede, y se preocupan de que no tengamos ningún problema. Ayer hablé con un teniente de la guardia civil que nos contaba la situación de su hijo en paro y cómo apoya las reivindicaciones del 15-M. ¿Vuestro paso es testimonial o le planteáis propuestas a la gente en cada sitio? Hay sitios en los que ya existe algo de organización del Movimiento 15-M, pero donde no la hay la creamos. El otro día llegamos a un pueblo donde habían dos personas y los dejamos siendo 15 después de la asamblea. Porque es en la misma asamblea en la que se forman. Luego cuando la gente nos desea suerte siempre les decimos que esto es una cosa de todos, que todos tienen que ir a Madrid el día 24 de julio, como sea. La gente se emociona y aplaude porque están muy de acuerdo. Hemos visto hasta gente llorar de ver las dimensiones y el contenido de todo lo que se está haciendo. Yo creo que va a ser un éxito.Piensa que estamos hablando en algunos casos de pueblos de 650 habitantes, que cuando llegamos alcanzan el máximo de población que han tenido. Son poblaciones en las que en las asambleas está hasta el alcalde. Anuncian nuestra llegada con las campanas de la iglesia y convocan por la megafonía del ayuntamiento la asamblea varias veces al día. ¿Cuál es el día a día en la Marcha?Nos levantamos entre las 5 y las 6 de la mañana y caminamos hasta el siguiente pueblo. Hacemos una asamblea a las 19h en cada sitio. Si tenemos apoyo de gente en el pueblo son ellos los que la convocan, nos reciben, y organizan las comidas. Después de la asamblea tenemos una reunión interna de la marcha, en la que recopilamos las reivindicaciones planteadas por la gente del pueblo. En la zona que estamos ahora la gente está movilizada contra el cementerio nuclear, desde la alcaldesa hasta el último habitante. Y hacemos dos actas, una con lo que dice la gente de aquí, y otra con el debate propio de la marcha. Y al día siguiente volvemos a empezar.Cada semana descansamos dos días, aunque esta semana todavía no hemos descansado. Y nos organizamos en varias comisiones como logística y avanzadilla o difusión. Lo que cuentas parece como el llamamiento del alcalde de Móstoles a levantarse contra los franceses, que envió cuatro jinetes, uno en cada dirección, parando en todos los pueblos del camino. ¿Tenéis contacto con el resto de marchas?Estamos pensando en organizar una gran asamblea por Internet con todas las rutas, pero los de la ruta este nos reuniremos en Albacete, con Murcia, Cuenca y Alicante. Durante la marcha se nos van uniendo pequeños grupos de la zona, y los fines de semana acude mucha gente al pueblo en el que estemos. La gente nos trae de todo, hasta el punto que tenemos que pedir que solo traigan lo necesario porque no podemos cargar con todo. No aceptamos dinero y el que quiere aportar le pedimos que llene un bidón de gasolina para el viaje. Es realmente impresionante el apoyo.

Deja una respuesta