Rusia y Turquía estrechan sus lazos

En el escenario de una guerra de Siria -perdida ya para las pretensiones iniciales de EEUU de derribar al régimen de Bachar Al Assad- la cooperación militar entre Rusia y Turquía se fortalece.

Un importante contingente de tropas turcas ha entrado en la provincia de Idleb en el noroeste de Siria para establecer «puntos de vigilancia» y desplegar «fuerzas para rebajar tensiones». Este despliegue se da en el marco de los Acuerdos de Astaná, firmados el mes pasado por Rusia, Irán y Turquía, que se han comprometido a vigilar conjuntamente el alto el fuego en Siria. En esas operaciones, las fuerzas armadas turcas -actuando completamente al margen de la OTAN- informan y se coordinan con sus homólogos rusos a través de canales militares.

En realidad, tal despliegue del ejército turco busca cerrar el paso a las guerrillas kurdas del YPG -crecientemente apoyados por EEUU- y más ahora que el norte de Irak, las regiones kurdas han celebrado un referéndum de autodeterminación que -aunque legítimo para uno de los pueblos más oprimidos del planeta- va a ser instrumentalizado por Washington para crear nuevos focos de tensión en Oriente Medio, tras la derrota militar del Estado Islámico. «Nunca permitiremos un pasilo de terror en nuestra frontera con Siria», dio en referencia a los kurdos Erdogan.

Rusia -junto a Irán- ha apostado fuertemente por la continuidad del régimen de Bachar Al Assad, con el que Erdogan ha estado desde siempre abiertamente enfrentado. Sin embargo, la creciente alianza entre Moscú y Ankara ha cambiado la posición del presidente turco hacia Damasco. «Nuestras relaciones con Assad son a través de Rusia. Nosotros tomamos medidas en otras áreas», ha llegado a decir el mandatario otomano. Erdogan y Assad, hasta ayer enemigos acérrimos, ahora no se tratan, pero se toleran.

Un comentario sobre “Rusia y Turquía estrechan sus lazos”

Deja una respuesta