Reforma del sistema sanitario, al fin

“El proyecto de ley, que fue aprobado por el Senado en diciembre y por la Cámara el domingo, representa un compromiso nacional para la reforma de los peores elementos del sistema actual. Se brinda cobertura a decenas de millones de estadounidenses sin seguro médico, previene los peores abusos de las compañí­a de seguros, y empieza a luchar sin descanso con el aumento de los costes, mientras busca reducir ligeramente el déficit en el futuro”.

El enfoque de la reforma es la mejora de los disfuncionales y enormemente caros mercados de seguros ara los individuos y pequeñas empresas, y la ampliación de la cobertura de Medicaid para los pobres. La gran expansión de la cobertura se iniciará en 2014, pero algunas reformas comenzarán rápidamente, como los créditos fiscales para ayudar a las pequeñas empresas a ofrecer esta cobertura. Con el tiempo, las reformas podría generar cambios radicales en el modo en que la atención médica se realiza y se paga (THE NEW YORK TIMES) THE WASHINGTON POST.- Esto es lo que permite a una legislación histórica convertirse en histórica; que logre un amplio apoyo, pase sin trucos parlamentarios, y se convierte en una ley de amplia aceptación en el país. La votación de mañana –incluso si la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, presiona a 216 demócratas para aprobar la legislación– no será histórica. No va a "poner fin" a una lucha secular por la atención sanitaria. La cuestión reaparecerá en noviembre de 2010 [fecha de las elecciones para renovar la mitad de las Cámaras] y en el próximo Congreso y en noviembre de 2012. Y predigo que gran parte de lo que pase mañana –si pasa, que de ninguna manera está hecho– nunca se convertirá en una legislación o una política pública estable EEUU. The New York Times Reforma del sistema sanitario, al fin El proceso ha sido desgarrador, y contaminado por 11 horas de estrecho obstruccionismo político, pero el largo año de lucha por la reforma del sistema de salud llegó a su fin la noche del domingo con un triunfo para los innumerables estadounidenses que han sido víctimas o han visto desatendidos sus cuidados por un sistema de salud disfuncional. Barack Obama ha puesto su presidencia en la línea correcta para un logro de proporciones históricas. El proyecto de ley, que fue aprobado por el Senado en diciembre y por la Cámara el domingo, representa un compromiso nacional para la reforma de los peores elementos del sistema actual. Se brinda cobertura a decenas de millones de estadounidenses sin seguro médico, previene los peores abusos de las compañía de seguros, y empieza a luchar sin descanso con el aumento de los costes, mientras busca reducir ligeramente el déficit en el futuro. Las enmiendas aprobadas por el Congreso, pendientes de aprobación en el Senado, ofrecen una cobertura adicional y profundizan algo más en la reducción del déficit. Todo esto se ha logrado a pesar de que ni un solo republicano en la Cámara o el Senado estuvo dispuesto a votar por el proyecto de ley. Los esfuerzos de la Casa Blanca y los demócratas del Congreso para un proyecto de ley bipartidista fueron recibidos por la demagogia. Que no es probable que termine ahora. Los líderes republicanos, que ven oportunidades de obtener escaños en las elecciones, han dejado claro que seguirán vendiendo la ficción de una apropiación por el gobierno del sistema de atención médica y a unos costes demasiado elevados para soportarlos. Obama tardó demasiado tiempo en entrar en la pelea, pero lo fuerte llegó al final y tendrá que seguir empujando para que todos los estadounidenses entiendan los beneficios de la reforma. La mayoría de los estadounidenses –los que ya tienen un seguro basado en los empleadores– no verán muchos cambios durante un tiempo y ciertamente no en los siete meses antes de las elecciones. Obtendrán un beneficio importante con rapidez: por un cargo adicional en la póliza, los padres podrán mantener en el seguro a sus hijos adultos dependientes hasta los 26 años. Esa es una buena noticia cuando muchos jóvenes tienen dificultades para encontrar trabajo a causa de la recesión. La mayor diferencia para los estadounidenses que tienen un seguro de su empleador es la seguridad de saber que, a partir de 2014, si pierden su trabajo y tienen que pagar su propia póliza, no se les podrá negar la cobertura o subirles tasas debido a enfermedades anteriores. Antes de eso, los enfermos crónicos podrían obtener una cobertura temporal de un fondo común de alto riesgo y a los niños con enfermedades crónicas se les garantiza la cobertura. El enfoque de la reforma es la mejora de los disfuncionales y enormemente caros mercados de seguros para los individuos y pequeñas empresas, y la ampliación de la cobertura de Medicaid para los pobres. La gran expansión de la cobertura se iniciará en 2014, pero algunas reformas comenzarán rápidamente, como los créditos fiscales para ayudar a las pequeñas empresas a ofrecer esta cobertura. Con el tiempo, las reformas podría generar cambios radicales en el modo en que la atención médica se realiza y se paga. En última instancia, podría rivalizar con la Seguridad Social y el Seguro Médico en su importancia histórica. PRÓXIMA COBERTURA UNIVERSAL. Estados Unidos es el único país industrial avanzado que no ofrece ni garantiza la cobertura de atención de la salud para prácticamente todos sus ciudadanos. Es una obligación moral poner fin a esta negligencia inexcusable sobre los trabajadores estadounidenses. El proyecto de ley no acaba de alcanzar la plena universalidad, pero en 2019, entre el 94 y el 95% de los ciudadanos estadounidenses y residentes legales menores del Medicare tendrán cobertura. El proyecto de ley requiere a la mayoría de los estadounidenses obtener un seguro de salud, proporcionando subsidios para ayudar a las clases medias a comprar pólizas en nuevos intercambios competitivos, y ampliando la cobertura de Medicaid de los pobres para incluir adultos sin hijos y a otros actualmente no contemplados. SEGURO DE REFORMAS La legislación frenar muchas de las peores prácticas de la industria de seguros. Las aseguradoras ya no serán capaces de rechazar a los candidatos con "condiciones previas" o cobrarles precios exorbitantes. No podrán revocar por razones engañosas a la gente cuando se enferma (lo que se hace efectivo de inmediato) o limitar la cantidad que están dispuestos a pagar en relación a las enfermedades de un beneficiario en un año determinado o durante toda la vida. La reforma más importante –obligando a las aseguradoras a aceptar a todos los solicitantes, independientemente de su estado de salud– no se podrá lograr a menos que casi todos los estadounidenses están obligados a tener cobertura, de forma que los costes puedan ser repartidos entre los sanos y los enfermos. UN COMIENZO EN EL CONTROL DE COSTES. La legislación no bajará rápidamente la curva de costes de la atención médica o las primas de seguros –nadie ha encontrado todavía una manera segura de hacer esto– pero la reforma será un primer paso importante. Algunos expertos creen que sentará el marco estructural para hacer el esfuerzo más serio jamás realizado para controlar la inflación médica. Se creará el intercambio competitivo de los seguros que debería ayudar a reducir las primas para los individuos y las pequeñas empresas, ofreciendo una variedad de pólizas privadas y una incidencia comparable a la cobertura de los grandes grupos. La legislación impone un impuesto al consumo en 2018, diseñado para alejar a los empleadores y sus trabajadores de las pólizas de seguro de más alto coste, que suelen proporcionar generosos beneficios con pocos gastos de bolsillo para los trabajadores. Economistas de la salud consideran que el impuesto sobre consumos específicos es una muy fuerte medida de control de los costes, porque si los trabajadores tienen que pagar más por el coste, ellos mismos y sus médicos serán capaces de pensar más detenidamente si un examen o procedimiento es realmente necesario. El impacto de los impuestos especiales será cada vez más fuerte conforme pasen los años. La legislación crea una serie de programas piloto dentro de Medicare, destinadas a evaluar otras estrategias innovadoras de reducción de costes. Se incluye el fomentar nuevos grupos de médicos a fin de coordinar mejor la atención de los enfermos crónicos, y pagar a los médicos e instituciones de salud basándose en la calidad, y no en la cantidad, de los servicios que prestan (…) Con tantos mecanismos disponibles para mantener bajos los costos médicos, es difícil creer que no dará sus frutos, si no en los próximos años, sí en la década siguiente. Así como la Seguridad Social fue creciendo desde un modesto comienzo en 1935 para convertirse en una piedra angular del sistema de jubilaciones de la nación, este es un principio sobre la reforma de salud, no el final. Mucho dependerá de si los futuros presidentes y congresos se adhieren a los objetivos de ahorro y de déficit establecidos en esta legislación, de la agresividad con que los estados administran los nuevos mercados, de cómo los profesionales de la salud y las instituciones hagan frente al desafío de cambiar sus formas, y de cómo el público responda al mandato de que todo el mundo debe obtener un seguro o pagar una multa. Nuestra esperanza y nuestra creencia es que esta reforma logrará al final la realización de sus grandes objetivos. Ahora, la buena noticia para todos los estadounidenses es que a pesar de toda la política y el obstruccionismo, el proceso ha comenzado finalmente. THE NEW YORK TIMES. 21-3-2010 EEUU. The Washington Post La atención a la salud no es como los derechos civiles William Kristol En sus palabras de ayer, el presidente Obama comparó la votación sobre la reforma de la atención a la salud de mañana con la votación de 1964 sobre la legislación de derechos civiles: "En tan sólo unos días, una lucha centenaria culminará con una votación histórica. Hemos tenido otras votaciones históricas antes… Hemos tenido una votación histórica en materia de derechos civiles para asegurar que todo el mundo es igual ante la ley." La Ley de Derechos Civiles del año 1964 fue originalmente aprobada en la Cámara por 290 contra 130 votos. Su cierre se inició en el Senado con una votación de 71-29, y el mismo Senado aprobó luego su versión de la legislación por 73-27. El Congreso recogió los cambios del Senado y lo aprobó por 289-126. Mayorías sustanciales de ambos partidos apoyaron la legislación en cada etapa. Esto es lo que permite a una legislación histórica convertirse en histórica; que logre un amplio apoyo, pase sin trucos parlamentarios, y se convierte en una ley de amplia aceptación en el país. La votación de mañana –incluso si la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, presiona a 216 demócratas para aprobar la legislación– no será histórica. No va a "poner fin" a una lucha secular por la atención sanitaria. La cuestión reaparecerá en noviembre de 2010 [fecha de las elecciones para renovar la mitad de las Cámaras] y en el próximo Congreso y en noviembre de 2012. Y predigo que gran parte de lo que pase mañana –si pasa, que de ninguna manera está hecho– nunca se convertirá en una legislación o una política pública estable. En cambio, si pasa se intensificará un gran debate sobre el tamaño y alcance del gobierno que bien podría dar lugar a un movimiento, en los próximos años, en políticas públicas, en el cuidado de la salud y otras áreas, en la dirección opuesta. THE WASHINGTON POST. 20-3-2010

Deja una respuesta