Reforma del estatuto vasco. Vieja chatarra reciclada

El PNV trata de avanzar en la independencia aprovechando las nuevas condiciones y los últimos acontecimientos. La vía catalana, la disolución de ETA y las expectativas que pueda generar el cambio de gobierno, son aprovechadas para relanzar un nuevo impulso hacia la secesión. El preámbulo para el nuevo estatuto del País Vasco introduce el derecho a decidir, la condición de nación, la nacionalidad vasca o la relación de bilateralidad con el Estado como elementos claves.

Cualquiera que sepa algo de matemáticas sabe perfectamente que nunca hay un solo camino para llegar al cero.

El texto del preámbulo para el nuevo estatuto vasco no trata tanto de un cambio de estrategia para avanzar hacia la independencia como de aprovechar y adecuar el camino a las nuevas circunstancias, introduciendo sutiles pero sustanciales modificaciones en el nuevo estatuto que permitan ir configurando mejores condiciones para los objetivos de secesión a medio y largo plazo. Dirigentes del propio PNV han afirmado que con el nuevo estatuto no tratan de aumentar o disminuir competencias relacionadas con el Estatuto de Gernika, sino de establecer un nuevo marco de relación de Euskadi con España.

En realidad, nada nuevo, pero en otras condiciones en las que han actuado, básicamente, tres factores de una manera más o menos directa.

Cataluña. Importar el procés

De Cataluña han sacado dos valiosas conclusiones.

Por una parte, “el farol” unilateral ha tenido consecuencias muy negativas para las alternativas que defienden la ruptura. Se ha abierto una fractura en la sociedad catalana de consecuencias imprevisibles, han perdido apoyo social y electoral y la autonomía ha sido suspendida con todo lo que ello implica, especialmente en materia de control de presupuesto y, por tanto, de atención a la clientela del régimen. Por la otra, la bandera del “derecho a decidir” como coartada para avanzar en el objetivo de ruptura con España, bien gestionada, puede generar una situación que el nacionalismo vasco, lastrado por sus vínculos con ETA, no ha podido “importar”.

El lastre de ETA. Condición necesaria pero no suficiente para avanzar

Así las cosas, lo que aparece no es que la disolución de ETA genere un nuevo “escenario” –como les gusta decir a los dirigentes nacionalistas– para avanzar en el autogobierno y los objetivos de independencia. Es que para que se diera ese avance, era necesario eliminar la losa en la que se había convertido una ETA que ya no aportaba nueces y cuyo cadáver político, en avanzado estado de descomposición, desprendía un hedor que impedía cualquier propuesta con “apariencia democrática”, como la que han hecho en Cataluña.

Ya lo dijo Arzalluz: “Comparto con ETA sus fines, pero no sus medios”. Y dado que los medios nunca se desarrollan al margen de los fines, todo indica que ha sido el sector de nacionalismo más radical el que se ha tenido que adaptar a los “nuevos tiempos” tras la derrota de la línea nazi-fascista de ETA vinculada política e ideológicamente con un sector del PNV, de la iglesia y el empresariado vascos.

El cambio de gobierno. ¿Nuevas expectativas?

A estos dos factores se ha unido el del cambio de gobierno en la Moncloa que, inevitablemente, genera nuevas expectativas a pesar de que, en sus primeros pasos, nada indica que el gabinete de Sánchez vaya a conceder algo diferente al que ha concedido su antecesor. De hecho, el preámbulo presentado en el Parlamento Vasco ha contado exclusivamente con los votos de PNV y EH Bildu y con el rechazo de Podemos.

De momento el “tejido asociativo”, siempre vinculado al régimen, ha convocado para finales de 2018 la celebración de un referéndum bajo la coartada del derecho a decidir, que ya se reivindicó en la declaración de Cambo el pasado mayo. Para ir preparando la convocatoria, el 10 de mayo celebró una cadena humana que, convocada por la asociación Gure Esku Dago, contó con el apoyo del propio PNV y de todas las fuerzas nacionalistas.

Todos estos factores hacen prever que la cuestión nacional seguirá en el centro del debate político durante lo que queda de legislatura y, previsiblemente, en el próximo periodo. Un desafío al que el gobierno de Sánchez tendrá que dar una respuesta. De momento, el nacionalismo vasco solo ha sido capaz de presentar como nuevos, la esencia de los viejos planteamientos.

Lo que dice el nuevo preámbulo del Estatuto Vasco

El texto, presentado el pasado, 23 de mayo, con 46 votos a favor (PNV y EH Bildu) y 29 en contra (Podemos, PSE-EE y PP) sostiene que el pueblo vasco es una nación con identidad propia, defiende el derecho a decidir y propone una relación bilateral entre el País Vasco y el Estado español.

En el capítulo 2, puede leerse que “El Pueblo Vasco es Nación porque así lo reconoce e identifica una mayoría de su ciudadanía”. Sobre el estatus de ciudadanía vasca, en el capítulo 3, se sostiene que “La sociedad vasca desde el reconocimiento de los derechos sociales de segunda y tercera generación está en condiciones materiales y simbólicas de refundar su pacto social…”

En el 5º, se presenta bajo el título “Principio de legalidad. Principio democrático. Derecho a decidir”, y, finalmente, en el capítulo 8, se afirma que “Se configurará un nuevo modelo de relación con el Estado, bilateral, de igual a igual”.

9 comentarios sobre “Reforma del estatuto vasco. Vieja chatarra reciclada”

  • Hay que reconocer que los vascos son superiores,tienen niños superdotados http://www.elmundotoday.com/2018/03/un-nino-vasco-consigue-meter-la-figura-cuadrada-por-el-hueco-triangular/

    Numerosos medios de comunicación se han trasladado hoy al Colegio Virgen de la Piedra, situado a las afueras de Bilbao, donde un niño vasco de cuatro años ha conseguido meter la figura cuadrada por el hueco triangular en un juego de lógica.

    “Siempre ha sido bruto, ya desde muy pequeño usaba una hormigonera como sonajero. Sin ella no se dormía”, explican los padres de Patxi, muy esperanzados con el futuro de su retoño, pues creen que tiene aptitudes para sorprender a la comunidad científica cuadrando el círculo a golpes.

    “Impresiona ver cómo alguien tan pequeño puede recurrir al pensamiento lateral con los puños, pero es cada vez más frecuente”, reconoce la tutora del pequeño, presente en el aula en el momento de los hechos. “Les pides que hagan el retrato de un gatito en la clase de Plástica y salen al patio, cazan un gato a pedradas y lo pegan al papel con celo”, asegura. La tutora cuenta también que en el centro las piezas de Lego raramente se usan para construir: “Te hacen una réplica de una merluza a la Koskera y luego se la comen”, dice.

    Ejemplos como el de Patxi son cada vez más frecuentes y obligan a los pedagogos a cuestionar los procedimientos educativos estándar, al menos en la comunidad vasca. “No les puedes enseñar que el aceite no se disuelve en agua porque ellos lo disuelven porque son de Bilbao”, declara Egoitz Merino, jefe de estudios del centro. “En vez de hacer figuras con plastilina, le clavan un pincho y se la tragan, necesitan otros recursos”, insiste.

    “Cada comunidad tiene sus propias particularidades”, reconoce un portavoz del Ministerio de Educación. En Murcia, por ejemplo, los niños han caído en el sedentarismo desde que se les ha prohibido seguir jugando al fútbol con la cabeza cercenada del profesor de Educación Física. “Hay que buscar soluciones, aunque haya que traer profesores de fuera”, reconocen desde la región.

  • ““El Pueblo Vasco es Nación”….olé tus h..Urkullu.Una plaza de toros y salón de flamenco te vamos a construir en Ajuria Enea,gilipollas,para que contemples el puro “arte maketo”.Pues no te j..çeste

  • EZBAINA ANCESTRAL dice:

    No puede mantenerse con el dinero de todos esta falacia de recibir privilegios en nombre de un supuesto pasado particular, porque pasados particulares los tenemos todos, aunque dentro de un hilo común histórico verificable sin ir más lejos a través de El Quijote. Por eso quieren quemarlo los inventores de arcadias metafísicas y pre derechos humanos.

Deja una respuesta