Terremoto popular también en las municipales

Rechazo rotundo a las polí­ticas de saqueo en los municipios

En las municipales, como en las autonómicas, el terremoto popular asesta un nuevo duro golpe al bipartidismo. Más de 9 millones de personas , que representan el 40% de los votos emitidos, han votado a las fuerzas y alternativas que de una u otra forma se oponen al saqueo y denuncian los recortes.

El PP pierde casi 2,5 millones de votos y sus 500 mayorías absolutas, entre ellas las 30 que tenía en capitales de provincia, y 3.750 concejales. Mientras el PSOE cosecha el nivel más bajo de la democracia, pierde otros 670.000 votos y 943 concejales, y deja de ser alternativa en ciudades clave como Barcelona, Valencia, Zaragoza, A Coruña o Bilbao. En las mayores capitales sólo tiene alguna posibilidad de gobernar en Sevilla y Zaragoza. Y juntos más de 3,2 millones de votos.

Son las candidaturas ciudadanas contra los recortes las que arrebatan el poder municipal al bipartidismo y pueden gobernar en lugares emblemáticos y cualitativos del poder político como Ahora Madrid, Barcelona en Comú o Valencia, pero también las Mareas de Xixón Sí se Puede y Vigo, Cádiz Sí se Puede, Zaragoza en Común, Som Palma y otras ciudades, que encabezan el hundimiento del bipartidismo y representan la fortaleza de candidaturas ciudadanas con dirigentes como Ada Colau o Manuela Carmena y sobre todo unas bases sociales curtidas en la lucha contra los recortes y la Troika, difícilmente asimilables por el hegemonismo y la oligarquía y que actúan de punta de lanza para su extensión a toda España.

Que no ganen en la propaganda lo que han perdido en las urnas

A partir de ahora nada puede seguir igual. Un imparable viento popular siembra y extiende un terremoto político contra el saqueo. Los resultados de las elecciones son el mayor terremoto electoral en la historia de la democracia. PP + PSOE pierden 161 escaños autonómicos y 2.533.140 de votos, un descenso del 27%. Y esto sólo en las autonómicas. El rechazo a los recortes sale imparablemente a la luz, golpeando al bipartidismo a través del cual Washington y Berlín nos imponen la intervención y el saqueo con una fuerza y contundencia sin precedentes.

Pretenden minimizar y ocultar el terremoto popular, frente a la sacudida que suponen los datos. Hay que denunciar sus trampas, intentan presentar un aquí no ha pasado apenas nada, pasar de puntillas por la realidad de la masiva pérdida de votos y la significación del electorado votando contra las medidas de saqueo y recortes. Mientras TVE y otros medios abrían los debates sobre los resultados electorales lanzando el mensaje de que “casi, casi estamos como estábamos” la tozuda realidad de los números dictaba sentencia hace dos días. La realidad es la contraria. Dos millones y medio de votantes perdidos por el PP en autonómicas y municipales, 11 puntos de caída respecto a 2011, el peor resultado en municipales desde 1991 y despedirse de todas y cada una de sus mayorías absolutas.“Washington y Berlín nos imponen la intervención y el saqueo con una fuerza y contundencia sin precedentes”

Ante el terremoto popular su respuesta al caudal de votos contra el bipartidismo y sus políticas de saqueo y recortes es poner en marcha urgentemente la maquinaria de la mentira y el despiste. Están asfixiados por el viento popular, no hay que darles ni agua. No pueden ganar en la propaganda de sus medios de comunicación todo lo que han perdido en las urnas. El primer truco de la serie que usan es ni mencionar la trampa de la ley electoral, la ley D´Hont es lo único que impide un descalabro mayúsculo aún más gigantesco. Ante semejante sacudida popular los principales medios interesados en que esto se mantenga como está, El País, ABC, El Mundo, La Vanguardia, CNN, BBC o Wall Street Journal coinciden. Nos hablan de “pérdida de poder territorial del PP”, de “un mapa no tan distinto al existente”, anticipándonos la fácil y simple solución de un sistema con 4 partidos y poniendo el peso de las conclusiones en una sencilla necesidad de pactos incluso apuntando que “el PSOE se salva porque será una fuerza activa en los pactos”. La perla entre las perlas que se pueden leer es que han mejorado sus resultados respecto a las europeas, en las que vota mucha menos gente y la diferencia de participación es de casi 30 puntos.

“El apoyo al cambio no tiene porque cuestionar el sistema” ¿Aquí no ha pasado nada y a pactar? sólo les sostiene la trampa de la ley D´Hont. El PP ha pasado de casi 8,5 millones de votos y 26.500 concejales a 6 millones de votantes y 22.750 ediles. Al PSOE le han dado la espalda más de 670.000, lo que les ha supuesto perder 943 concejales respecto a 2011: en Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, A Coruña y Bilbao no alcanza a ser ni la segunda fuerza política, tiene los peores resultados desde 1978. La frase “los resultados no han arrojado mayorías concluyentes” aparece en El País. ¿De verdad que no se puede sacar ninguna conclusión? El bipartidismo pierde en las municipales pierde tres millones de votos y 4.700 concejales, una sangría. A nivel general, suma y sigue con Podemos y Ciudadanos que suman entre ambos tres millones de votos, son los dos puntales concentrando el voto de rechazo al bipartidismo. Además se queda sin su feudo de Madrid el PP con un 32% de votos menos, un tercio de sus apoyos perdidos, retirados. ¿Y Barcelona? ¿Lo único que ha pasado es que gana Ada Colau con BCN en Comú? El PSOE en Barcelona se queda en 4 concejales de 11 que tuvo en 2011, el PP otro residual resultado 3 de los 8 anteriores, y sus habituales socios, CiU pierde 5 concejales, de 15 a 10 perdiendo 25.000 votos. PP pierde 40.000 y el PSOE se queda en la mitad, ¡la mitad! Pasando de 134mil votos a 67mil. Dos estocadas que más allá del valor estratégico y mediático que tienen como ciudades y CCAA son el punto álgido de un terremoto que recorre toda España, en el conjunto de sus comunidades y en cada municipio. En el caso de IU al que todos coinciden en intentar enterrar apresuradamente hay que poner por delante el acertado análisis de Cayo Lara basándose en los votos y resultados que IU tiene en solitario y en cada plataforma unitaria en las que ha participado. Está viva y dispuesta a luchar. Eso es una buena noticia, otra más.

En vista a las generales el bipartidismo está en su punto álgido de quiebra como brazo ejecutor de las políticas de saqueo y recortes. Lo que ha irrumpido es un electorado que dice claramente que por aquí no: un rechazo rotundo a las políticas de saqueo que benefician a un puñado de banqueros nacionales y extranjeros.

Deja una respuesta