¿Quién hará frente a los súper-ricos?

“Los estadounidenses de los que estoy hablando no son sólo las anónimas sombras colaboradoras de las campañas institucionales que inundaron esta campaña. No son menos triunfantes los individuos en la cúspide de la pirámide económica – los súper-ricos que han conseguido ser espectacularmente más ricos en las últimas cuatro décadas, mientras sus conciudadanos están con el agua al cuello o han retrocedido.”

"¿Cómo ueden los gerentes de fondos de cobertura que se están llevando miles de millones pagar un tipo impositivo más bajo que el de sus secretarias?" se preguntan los politólogos Jacob S. Hacker y Paul Pierson en su merecidamente elogiado nuevo libro, "Las políticas de el ganador se lleva todo." Su amplia evidencia empírica demuestra que la cada vez mayor desigualdad de ingresos de Estados Unidos no es un subproducto inevitable de las mega corporaciones modernas, o de la globalización, o de la llegada de la nueva economía basada en la tecnología, o de una creciente brecha educativa (…) La desigualdad es más bien el resultado de políticas específicas, incluidas las políticas fiscales, defendida por demócratas y republicanos en Washington por igual. (THE NEW YORK TIMES) DER SPIEGEL.- La canciller alemana, Angela Merkel, no tiene muchos fans en Grecia. Muchos en el país mediterráneo acusan la agresividad de Alemania a principios de este año, cuando llegó la grave deuda nacional de Atenas y los problemas de déficit presupuestario. La amargura sólo ha aumentado a medida que las duras medidas de austeridad se han aplicado. Ahora, sin embargo, parece que la popularidad de Merkel ha caído en varios países europeos más, Irlanda está a la cabeza de ellos. Irlanda no es el único país de la zona euro que ha sufrido un aumento en su rendimiento de los bonos soberanos este mes. Portugal, España y Grecia han sufrido la incertidumbre de los inversores sobre que el futuro mecanismo de reestructuración de la UE para ellos podría ser similar. Las preocupaciones son que las cada vez más duras medidas de austeridad en Irlanda, Grecia y Portugal, en particular, podrían obstaculizar el crecimiento futuro, limitando aún más la capacidad de esos países de pagar finalmente la carga de su deuda. EEUU. The New York Times ¿Quién hará frente a los súper-ricos? Frank Rich A raíz de la gran paliza a los Demócratas en 2010, un subproducto de la noche de las elecciones rápidamente desapareció de las notas a pie de página: la paliza recibida por estadounidenses muy ricos, la mayoría de ellos republicanos, que intentaron alcanzar escaños en el Senado y entrar en las mansiones de gobernador. Los estadounidenses no odian a los ricos. Admiran el éxito, y a menudo los idolatran. Sin embargo, los californianos mostraron una fuerte aversión a Meg Whitman, que sacrificó 143 millones dólares de su fortuna de eBay (…) a una carrera por la gobernación que perdió por dos dígitos. Los votantes de Connecticut propinaron un KO a la pateadora de ingles del World Wrestling, Linda McMahon [conocida por su gestión multimillonaria del negocio televisivo y publicitario de la lucha libre], y Virginia Occidental hizo lo mismo al magnate de la piedra caliza y del acero John Raese, el aspirante al Senado que dijo a un entrevistador sin ironía aparente, "hice mi dinero a la vieja usanza – Lo heredé". En mi opinión, estos perdedores se merecen, no obstante, un homenaje. Todos tienen empresas que han creado realmente puestos de trabajo (Raese incluido). Todos querían entrar en el servicio público para devolver al país que les permitió prosperar. Y su derrota tan contundente, nos ha dado un rayo de esperanza en tiempos duros. Nos ha recordado que a pesar de las muchas pruebas recientes de lo contrario, los internos no siempre terminan dirigiendo el manicomio de la política estadounidense. Los estadounidenses ricos que deben preocuparnos en su lugar son los que implícitamente ganaron las elecciones – los que reciben mucho más de Estados Unidos de lo que devuelven. No estaban en las papeletas electorales, y la mayoría de ellos no son nombres muy conocidos. A diferencia de Whitman y los otros candidatos derrotados que se autofinanciaron, es casi seguro que sacarán provecho de los resultados del 2 de noviembre. No hay nadie en Washington en ninguno de ambos partidos con la fortaleza de ánimo para tratar de impedir que cualquier cosa que se trate de arrebatarles, no sea crucificada. Los estadounidenses de los que estoy hablando no son sólo las anónimas sombras colaboradoras de las campañas institucionales que inundaron esta campaña. No son menos triunfantes los individuos en la cúspide de la pirámide económica – los súper-ricos que han conseguido ser espectacularmente más ricos en las últimas cuatro décadas, mientras sus conciudadanos están con el agua al cuello o han retrocedido. El 1% de los asalariados de América cobraron el 23,5 por ciento de los ingresos de la nación antes de impuestos en 2007 – frente a menos del 9 por ciento en 1976. Durante los años de auge de 2002 a 2007, los ingresos antes de impuestos de la parte superior del 1% aumentó un extraordinario 10 por ciento cada año. Pero el boom ha demostrado ser un asunto exclusivo: en ese mismo período, el ingreso promedio de los hogares estadounidenses no ancianos bajó y subió la tasa de pobreza. Serán aquellos que tienen ganancias muy superiores, los empresarios multimillonarios, no su amplia variedad de beneficiarios, los más beneficiados, con mucho, si hay una prórroga de los recortes de impuestos de la era Bush para quienes tienen ingresos de más de 200.000 dólares al año (para personas) y 250.000 (para parejas). El resurgido Partido Republicano se ha comprometido a luchar hasta el fin para mantener esta prerrogativa, pero difícilmente será necesario dada la tímida oposición del presidente Obama y del saliente Congreso Demócrata. El pasado domingo en "60 Minutes", Obama ya estaba inclinándose hacia otro "compromiso" en el que haría mayores concesiones. Es una medida de hasta qué punto está actualmente fuera de juego un líder que una vez tuvo la audacia de hablar largo y tendido sobre el candente tema de la raza, y ni siquiera recuerda su propia posición más contundente desde hace mucho tiempo sobre un tema donde la mayoría de los estadounidenses aún están de acuerdo con él. (Sólo el 40 por ciento de los encuestados a la salida de las urnas el 2 de noviembre aprobó una prórroga de todos los recortes fiscales de Bush.) El argumento del presidente en contra de extender los recortes para los más ricos se ha reducido ahora a la seca contabilidad de que su coste se sumaría al déficit federal. Como él mismo dijo a Steve Kroft en la CBS, "la pregunta es – ¿podemos darnos el lujo de pedir prestados 700 mil millones dólares?" Esa es una buena pregunta, está bien, pero no es la cuestión. El mayor problema es si el país puede permitirse el daño sistémico que realiza la desigualdad de ingresos cada vez mayor entre los estadounidenses más ricos y todos los demás, ya sean pobres, clase media e incluso ricos. Esa es una carga no sólo para la deuda, sino para la idea misma de América – para nuestra fe de Horatio Alger [pastor protestante muy popular a finales del siglo XIX que predicaba que mediante la honestidad, la perseverancia y el trabajo arduo, un muchacho pobre pero virtuoso tendría su recompensa justa] en la movilidad social de la plutocracia, para nuestra creencia de que la marca peculiar de nuestro capitalismo provoca la innovación y el crecimiento, y para nuestro sentido básico de equidad. Increíblemente, el 1% de los estadounidenses tienen ahora tasas de impuestos un tercio menor que el mismo percentil más alto tenía en 1970. "¿Cómo pueden los gerentes de fondos de cobertura que se están llevando miles de millones pagar un tipo impositivo más bajo que el de sus secretarias?" se preguntan los politólogos Jacob S. Hacker (de la Universidad de Yale) y Paul Pierson (Universidad de California, Berkeley) en su merecidamente elogiado nuevo libro, "Las políticas de el ganador se lleva todo." Si usted quiere derramar lágrimas de verdad sobre el "sueño americano" –en contraposición a las lágrimas del auto-canonizado John Boehner [líder republicano en el Congreso]– lea este libro y llore. La respuesta de los autores a esta y otras preguntas es una acusación devastadora a los dos partidos. Su amplia evidencia empírica, algunas de las cuales cito aquí, demuestra que la cada vez mayor desigualdad de ingresos de Estados Unidos no es un subproducto inevitable de las mega corporaciones modernas, o de la globalización, o de la llegada de la nueva economía basada en la tecnología, o de una creciente brecha educativa (…) La desigualdad es más bien el resultado de políticas específicas, incluidas las políticas fiscales, defendida por demócratas y republicanos de Washington por igual, que han desencadenado una guerra de ofertas para los donantes de alto estatus elección tras elección. El libro desinfla mucha de la sabiduría convencional. Hacker y Pierson fechan el amanecer de la colusión entre el sistema político y los súper-ricos, no en la revolución de Reagan, sino en la anterior presidencia de Carter y su Congreso demócrata. También escriben que, contrariamente a la percepción popular, los asalariados súper altos en Estados Unidos no son en su mayoría "superestrellas y celebridades de las artes, el entretenimiento y los deportes" o los stars del derecho, la medicina y el sector inmobiliario. Son por contra los ejecutivos y gerentes de las grandes corporaciones – cada vez más (y menos sorprendente) los ejecutivos y gerentes de empresas financieras, incluyendo los que escaparon con fortunas escandalosas de sus empresas durante la implosión de la burbuja de la vivienda. Los argumentos del Partido Republicano para extender los recortes fiscales de Bush a esta gente, por lo general envuelto en lloriqueos ridículamente hipócritas sobre la "lucha de clases," son fácilmente contestados. El estribillo más recurrente es que los propietarios de pequeñas empresas que forman parte de este grupo reducirían tanto sus ingresos que ya no podían contratar a nuevos empleados. Pero el Tax Policy Center fundado en 2008, en el momento en que se levantó una campaña similar en nombre de "Joe el fontanero", demostró que sólo el 2% de todos los estadounidenses que declaran ingresos de pequeñas empresas, independientemente de su tramo impositivo, tendrían un aumento de impuestos si Obama cumpliera su promesa de dejar caducar los recortes fiscales de Bush para las rentas más altas. El economista Dean Baker calculó que el aumento del impuesto anual en el extremo inferior de dicho tramo, para aquellos con ingresos entre 200.000 y 500.000 dólares, ascendería a 700 dólares – lo que "no es suficiente para contratar a nadie." Los que están en los tramos más altos no están invirtiendo en la creación de nuevos puestos de trabajo, incluso ahora, cuando la totalidad de los recortes fiscales de Bush permanecen en vigor, así que ¿por qué prorrogarlos cambiaría esta ecuación? Las empresas estadounidenses parecen tener la intención de sentarse sobre miles de millones en efectivo hasta que se reactive la economía. Mientras tanto, la Oficina Presupuestaria del Congreso coloca la extensión de los recortes fiscales de Bush, por no hablar de aquellos a los estadounidenses más ricos, como la menos eficaz de 11 posibles opciones políticas para aumentar el empleo. Tampoco son los super-ricos quienes ayudan a promover la tradicional cultura americana de negocios que inspira y alienta a las personas con grandes ideas y les conduce a creer que pueden subir a la cima. Robert Frank, el escritor que hizo la crónica de los super-ricos en el libro "Richistán", ha analizado recientemente la nueva lista Forbes de los 400 estadounidenses más ricos para The Wall Street Journal y encontró un "endurecimiento de la plutocracia" y una movilidad escasa. Sólo 16 de los 400 fueron recién llegados –a diferencia de un promedio de 40 a 50 en los últimos años– y tendían a serlo en industrias como el carbón, el gas natural, productos químicos y los casinos, en vez de en empresas de futuro como la Economía Verde, la tecnología o la biotecnología. Esta "no es exactamente la fórmula para la cacareada máquina de la riqueza empresarial de América", escribió Frank. Como documenta "Las políticas de el ganador se lleva todo", Estados Unidos ha estado muy ocupado en "la construcción de un puente hacia el siglo XIX" – es decir, a una nueva Edad Dorada. Para desalojar al país de este atolladero estancado se requieren todo tipo de esfuerzos por parte de los estadounidenses dentro y fuera de la política. Lo que incluye alguna abnegación patriótica de la gente de la parte superior que todavía podrían emular a Warren Buffett y otros pocos de la lista Forbes 400 que se atreven a decir públicamente que no es lo mejor para el interés de Estados Unidos que se recorten los impuestos y se legisle en su favor. Muchas de las innumerables tareas que deben abordarse para iniciar la reconstrucción de una distribución equitativa en Estados Unidos son enormes, pero muy pocas sin duda, en su caso, son más fáciles de eliminar que una exención tributaria que estaba destinada a caducar de todos modos y que la mayoría de los estadounidenses quiere ver expirar. Hace dos años, Obama hizo campaña sobre este tema mucho más vigorosamente de lo que lo hizo en, por ejemplo, la reforma de la salud. Ahora él y lo que queda de su bancada del Congreso están a punto de retirarse de esta batalla aún en marcha. Usted sabe que las cosas son desalentadoras cuando comienza a desear que el presidente convoque a su Linda McMahon interna. THE NEW YORK TIMES. 13-11-2010 Alemania. Der Spiegel La deuda de Irlanda vuelva a desatar el nerviosismo en Europa La canciller Angela Merkel quiere establecer un mecanismo de bancarrota para los países con problemas de la zona euro. Pero con una incertidumbre rampante por lo que tal procedimiento sería, Irlanda se enfrenta de repente con unos costos de endeudamiento terribles. Algunos sospechan que Dublín podría tener que acudir pronto a la UE en busca de ayuda. La canciller alemana, Angela Merkel, no tiene muchos fans en Grecia. Muchos en el país mediterráneo acusan la agresividad de Alemania a principios de este año, cuando llegó la grave deuda nacional de Atenas y los problemas de déficit presupuestario. La amargura sólo ha aumentado a medida que las duras medidas de austeridad se han aplicado. Ahora, sin embargo, parece que la popularidad de Merkel ha caído en varios países europeos más, Irlanda está a la cabeza de ellos. Desde que los líderes de la Unión Europea acordaron a finales de octubre una propuesta de Berlín, que prevé la posibilidad de un procedimiento de quiebra para los países de la zona euro –incluidas las pérdidas potenciales para los tenedores de bonos soberanos– las tasas de interés en sus bonos se han disparado. El miércoles, los rendimientos de los bonos de Irlanda se elevaron por duodécimo día –cerrando en 8,7 por ciento el miércoles–, lo que indica que los inversores están perdiendo la fe en la capacidad del país para pagar la deuda. "La razón principal por la que los diferenciales se han mantenido bajo presión no es una mayor divergencia en los fundamentos del presupuesto", dijo Luca Jellinek, director de estrategia de tasas de interés de Credit Agricole, a Bloomberg. "Más bien, se deriva de nuevos elementos que prueban que la solidaridad intergubernamental dentro de la Unión Monetaria Europea sigue siendo frágil y, posiblemente, limitada". Aunque los funcionarios europeos han pasado la semana insistiendo en que la UE acudirá en apoyo de Irlanda en caso de ser necesario, tanto Merkel como la ministro de Economía francesa, Christine Lagarde, han aumentado la presión sobre Irlanda en los últimos días. El miércoles, Lagarde hizo la declaración más clara hasta ahora de que Francia apoya la posición de Alemania sobre la reestructuración de la deuda de los países de la zona afectados por la crisis del euro. Dura postura de Merkel "Todas las partes interesadas deben participar en las ganancias y pérdidas de cualquier situación en particular", dijo Lagarde a Bloomberg TV. Merkel, por su parte, se ha negado a suavizar su postura. En Seúl el jueves en el G-20, dijo que "también necesitamos que los acreedores participen en los costes de reestructuración. … No siempre se puede explicar a nuestros electores que los contribuyentes tienen que pagar por ciertos riesgos, en lugar de aquellos que hacen un montón de dinero asumiendo esos riesgos." La Unión Europea tiene previsto presentar una primera propuesta de cómo un mecanismo de reestructuración podría funcionar en diciembre. La idea es elaborar las normas que entrarán en vigor una vez que los 750.000 millones de euros del paquete de rescate, creado a principios de este año, expiren en 2013. El Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, en referencia a ese fondo de rescate, insistió el jueves que Bruselas estaba preparada para acudir en ayuda de Irlanda. "Lo importante es saber que tenemos todos los instrumentos esenciales en la Unión Europea y la zona euro para actuar si fuera necesario, pero yo no voy a hacer ninguna especulación". El fondo, por un valor total de 750.000 millones, incluye 440 mil millones en garantías provenientes de los miembros de la zona euro y otros 60 mil procedentes de la Unión Europea. El Fondo Monetario Internacional contribuye con los restantes 250 mil millones para el fondo. La participación del FMI en el fondo y el fantasma de que podría estar involucrados en el establecimiento de los términos de cualquier plan de rescate contribuyó a elevar los costos de endeudamiento del país el miércoles. Irlanda ha seguido insistiendo en que no tendrá que recurrir al fondo de la UE, con el ministro de Finanzas Brian Lenihan diciendo esta semana que Irlanda –que ha dejado temporalmente la emisión de bonos soberanos debido a las altas tasas de interés– tiene suficiente dinero para pagar sus deudas hasta el próximo abril, al menos. Crecimiento de las preocupaciones Sin embargo, los inversores están esperando ansiosamente los detalles del programa de austeridad de Irlanda, que se presentará este mes. Irlanda planea recortar 6 mil millones de euros de su déficit presupuestario en 2011 y otros 9 mil millones en los años siguientes. El país espera ser capaz de reducir su déficit presupuestario, actualmente en la friolera de 32% del PIB –una cifra que se disparó, ya que Irlanda tuvo que incluir en una sola vez los gastos de rescatar a sus bancos este año– por debajo del límite de la zona del euro del 3% en 2014. Irlanda no es el único país de la zona euro que ha sufrido un aumento en su rendimiento de los bonos soberanos este mes. Portugal, España y Grecia han sufrido la incertidumbre de los inversores sobre que el futuro mecanismo de reestructuración de la UE para ellos podría ser similar. Las preocupaciones son que las cada vez más duras medidas de austeridad en Irlanda, Grecia y Portugal, en particular, podrían obstaculizar el crecimiento futuro, limitando aún más la capacidad de esos países de pagar finalmente la carga de su deuda. "El foco ahora está pasando de la consolidación fiscal al crecimiento económico", confirmó Carsten Brzeski, economista jefe de ING en Bruselas, a la Associated Press esta semana. El renovado interés sobre la deuda soberana europea ha vuelto a hundir al euro. A pesar de que la Reserva Federal de EEUU anunció que tiene planes para inyectar 600 mil millones de dólares en la economía de EEUU en los próximos meses –movimiento que normalmente ha dado lugar a que el dólar pierda valor frente al euro–, la moneda común europea en realidad ha caído frente al dólar este semana. Mientras que el euro subió brevemente por encima de 1,40 dólares tras el anuncio de la Fed la semana pasada, ahora ha caído hasta 1.37 $. El comisario Europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, ha estado haciendo lo que pudo esta semana para lanzar a los inversores optimismo sobre Irlanda. En Dublín el martes, Rehn dijo: "Ustedes son un pueblo inteligente y tenaz, otras veces han demostrado que pueden superar la adversidad y esta vez, no se enfrentan solos a los retos, Europa está con ustedes…." Debate presupuestario Sin embargo, aun cuando el debate europeo sobre los mecanismos de reestructuración de la deuda ha provocado esta ronda más reciente de pánico de la deuda soberana, la responsabilidad recae sobre Irlanda para convencer a los inversores que tiene un plan viable. El Parlamento está listo para votar el presupuesto del primer ministro Brian Cowen el 7 de diciembre. Pero a pesar de que existe un miedo generalizado de que la crisis se verá agravada si el presupuesto no es aprobado, los dos principales partidos de oposición del país han indicado que votarán en contra del presupuesto. Cowen, es profundamente impopular en Irlanda, y un fracaso del proyecto de presupuesto es casi seguro que conducirá a nuevas elecciones. El año pasado, el gobierno irlandés ya redujo el gasto público en 4 mil millones de euros, una reducción que golpeó principalmente a los trabajadores del sector público y los beneficiarios de la asistencia social, pese a que se sintieron en todos los sectores de la sociedad. Muchos se preguntan de donde podrían venir más recortes. Esta semana, los sindicatos han dicho que planean llevar a cabo una jornada de protesta a finales de este mes. Sin embargo, aun cuando Cowen se las arregle para sacar adelante su proyecto de presupuesto, no hay garantía de que el costo del endeudamiento de Irlanda se reduzca a niveles asequibles. De hecho, incluso el dinero de la UE incluiría un 6,8% de interés. "El tipo de interés sería alto", dijo John McHale, un profesor de economía en la Universidad Nacional de Irlanda en Galway, a la AP en referencia a los fondos de la UE. "Y habría hecho un enorme daño a la reputación de Irlanda. Así que bien podríamos resolver este problema nosotros mismos." DER SPIEGEL. 11-11-2010

Deja una respuesta