Durao Barroso pasa de ser presidente de la Comisión Europea a presidente no ejecutivo de Goldman Sanchs

¿Puertas giratorias o unión personal?

El antaño primer ministro portugués (entre 2002 y 2004) y posteriormente presidente de la Comisión Europea entre los años 2004 y 2014, ha pasado a trabajar directamente para el famoso banco norteamericano Goldman Sanchs, donde ha sido nombrado como presidente no ejecutivo para su filial en Londres.

Esta decisión no ha sido exenta de polémica. Altos cuadros dentro de la Unión Europea, especialmente franceses como el Secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Harlem Désir, solicitaron a Durao Barroso que dimitiera del cargo recién aceptado en cuanto que comprometía la imagen de la Unión Europea, mientras que otros como el presidente francés François Hollande consideran su decisión como “moralmente inaceptable”, pese a que no incumple la legalidad vigente. Otros le reprochan que haya aceptado un puesto por el que vaya a cobrar 5 millones de euros anuales. “No es que Durao Barroso haya pasado a trabajar para Goldman Sanchs, es que siempre ha trabajado para el banco en primer lugar”

Para evitar casos como este, la defensora del Pueblo europeo, Emily O’Reilly, ha pedido que se endurezcan las normas éticas para los excomisarios y expresidentes de la Comisión Europea, para evitar que este tipo de comportamientos se puedan reproducir. Todo un brindis al Sol. Y es que no estamos ante un caso particular de un político concreto que se está aprovechando de una normativa laxa para su beneficio personal, lo que se conoce coloquialmente como el fenómeno de las “puertas giratorias”. Para empezar porque no es un caso aislado. Goldman Sanchs tiene un buen historial de importantes cuadros políticos dentro de la Unión Europa que previamente han estado trabajando oficialmente para el banco. Ejemplo son Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo y previamente vicepresidente europeo de Goldman Sanchs, Mario Monti, exprimer ministro italiano (impuesto por la Troika) y asesor de Goldman Sanchs, Lucas Papademos, exprimer ministro griego (impuesto también por la Troika) y que participó en la falsificación de cuentas del estado griego llevado a cabo por Goldman Sanchs, aparte de otros muchos.

Pero tampoco es un caso concreto de un único banco con mucho poder, o un fenómeno reciente en la política europea. No, esto ya fue denunciado por Lenin hace un siglo, cuando escribió Imperialismo, Fase Superior del Capitalismo, donde señaló que uno de los cinco rasgos del imperialismo consistía en la unión personal entre el capital bancario y el capital industrial para formar el capital financiero. Y como el capital financiero también llevaba a cabo un proceso de unidad personal con el Estado, fundamental para los intereses de los monopolios. De esta forma, ya Lenin daba ejemplos, hace cien años, de miembros de la oligarquía financiera que pasaban a ocupar altos cargos dentro de las esferas del Estado y viceversa, y señalaba como esto no era un fenómeno coyuntural, sino necesario para establecer el dominio de los monopolios sobre la sociedad.

El imperialismo norteamericano tiene un proyecto de saqueo sobre los países más dependientes de la Unión Europea para el mantenimiento de su hegemonía ¿Cómo no va a tener cuadros afines en los puestos más altos de las esferas de la UE para garantizar que semejante proyecto sigue su curso? No es que Durao Barroso haya aprovechado una oportunidad única, es que ha cambiado de despacho, pero sin salir del edificio en el que trabajaba, y sin dejar de trabajar para el mismo dueño.

Deja una respuesta