Pedro Sánchez anuncia sus primeras medidas

Primeras políticas, primeros avances

En su primera comparecencia ante el Parlamento Sánchez ha explicado las políticas que lanzará su ejecutivo, basadas en consolidar el crecimiento económico, recuperar poder adquisitivo para las clases populares, avanzar en igualdad de hombres y mujeres, regenerar la democracia, buscar el diálogo con la Generalitat y alcanzar un mayor peso en Europa.

Medidas económicas y política laboral

Sánchez ha basado buena parte de su discurso en explicar su política económica. A cambio de conseguir mayor flexibilidad de Europa en lo que se refiere a disciplina fiscal, se ha comprometido con la estabilidad presupuestaria. 

Para poder financiar sus medidas sociales, el ejecutivo de Sánchez ha anunciado dos importantes alzas fiscales a las grandes empresas. Una es un impuesto específico para las empresas tecnológicas (un sector que hasta ahora prácticamente no tributaba), con el objetivo declarado de cuadrar la sostenibilidad del sistema público de pensiones. 

Otra se dirige a subir el Impuesto de Sociedades (IS) para las grandes empresas, buscando que el tipo efectivo (lo que realmente acaban pagando) se sitúe en el 15%. La realidad es que aunque el tipo nominal del IS se sitúa entre el 25 y el 30% (que las pequeñas y medianas empresas pagan de forma prácticamente íntegra), los grandes bancos y monopolios del IBEX 35 cotizan como media por debajo del 10%, y en muchos casos la mitad de eso. Sánchez busca reformar un sistema fiscal que para las grandes empresas es una especie de queso gruyer plagado de deducciones, créditos y exenciones, que ha hecho que la aportación  de estos gigantes a las arcas públicas haya caído a plomo durante la crisis.

Respecto a la financiación autonómica, el nuevo Gobierno relaja su disciplina de gasto. Las CCAA pasarán de un objetivo de déficit del 0,1 al 0,3% del PIB, lo cual les dotará de un margen fiscal de 2.500 millones de euros para poder financiar sus políticas.“Sánchez ha declarado que su objetivo es un “reparto equitativo de la riqueza”, en el que los salarios recuperen el peso en la renta nacional que tenían antes de la crisis”

En cuanto a las amnistías fiscales, el Gobierno de Sánchez se ha comprometido a hacerlas ilegales de ahora en adelante, pero -a pesar de la protesta de los grupos de la izquierda- se ha plegado ante la imposibilidad de publicar los nombres de los defraudadores acogidos a la amnistía fiscal realizada por el Gobierno de Mariano Rajoy. “No podemos modificar un pasado ya sentenciado. Ya me gustaría, créanme; pero sí podemos evitar nuevas amnistías”.

En cuanto a su política laboral, después de impulsar un acuerdo entre sindicatos y patronal por el que los sueldos de los convenios subirán hasta un mínimo de 1.000 euros al mes, Sánchez ha hecho varios anuncios sobre el mercado laboral. Uno de sus ejes es un plan contra el desempleo juvenil (que en España alcanza un 45%, frente al 20% de la media de la UE) que promete tomar medidas contra la precariedad. El Gobierno revisará los llamados “contratos de relevo”, desarrollará una nueva regulación de las prácticas no laborales, y aprobará un Estatuto del Becario. 

Sánchez ha declarado que su objetivo es un “reparto equitativo de la riqueza”, en el que los salarios recuperen el peso en la renta nacional que tenían antes de la crisis, con una subida del salario mínimo, la lucha contra la economía sumergida, las horas extraordinarias ilegales, los falsos autónomos y la discriminación por raza o género. 

También ha afirmado que derogará los delitos relacionados con la actividad sindical: “Vamos a derogar el párrafo 3 del artículo 315 del Código Penal sobre los delitos relacionados con la libertad sindical”.

 Avances en políticas sociales

Pensiones

Además del ya mencionado impuesto a las tecnológicas para ayudar a financiar el sistema público de pensiones, ha anunciado su intención de constituir “un nuevo Pacto de Toledo” con el que recuperar el Índice de Precios de Consumo (IPC) como referencia para actualizar las pensiones.

Vivienda

Para combatir el gravoso encarecimiento del precio de la vivienda (en especial de los alquileres), el nuevo Gobierno socialista ha apostado por crear un parque de 20.000 viviendas públicas en alquiler. Se elevará la prórroga forzosa en los contratos de arrendamiento, de tres a cinco años, se limitarán las fianzas, y se acotarán las viviendas turísticas para desinflar la burbuja de precios que se detecta en algunas grandes ciudades. 

Violencia de género

Ante los recientes hechos y sentencias relacionados con el caso de La Manada y la enorme indignación social levantada, el nuevo ejecutivo busca garantizar que las condenas por agresión sexual no dependan más de la interpretación de los jueces. Sánchez ha reiterado que el Ejecutivo aboga por reforzar la “perspectiva de género” en la Justicia. Ha prometido que su “Gobierno feminista” se centrará en propiciar socialmente “una sensibilización temprana ante la violencia ejercida contra la mujer como algo infame”, y ha afirmado que reformará las leyes para clarificar los delitos relacionados con las agresiones sexuales, tal y como adelantó la vicepresidenta Carmen Calvo. “Si dice ‘no’ es que no, y si no dice que sí también es que no”

Política de transición energética

En su comparecencia, Sánchez ha abogado por impulsar políticas “democratizadoras de la energía” que impulsen el autoconsumo energético, que además de la derogación del Impuesto al Sol constarán de una ley de Cambio Climático y de Transición Energética y nuevas medidas para la innovación tecnológica y desarrollo. 

Vuelta a la sanidad universal

Sánchez ha anunciado el decreto por el que se reinstaura la sanidad universal, derogando todas las medidas que el PP aprobó contra los trabajadores extranjeros sin papeles. A partir de ahora los inmigrantes serán atendidos sin necesidad de tarjeta sanitaria, empadronamiento, ni permiso de residencia. La medida ha sido celebrada por los expertos sanitarios, además de por su carácter humanitario, por su lógica científica. La anterior política no solo contribuía a colapsar las urgencias de los hospitales y significaba un mayor coste sanitario a la postre, sino que aumentaba el riesgo de epidemias al dejar a una parte de la población sin atención primaria.S“e reinstaura la sanidad universal, derogando todas las medidas que el PP aprobó contra los trabajadores extranjeros sin papeles. La situación laboral tampoco será impedimento para tener la tarjeta sanitaria.”

Para el resto de los trabajadores también se reinstaura la universalización de la sanidad en toda su magnitud. La situación laboral tampoco afectará a la tarjeta sanitaria. Se podrá tener acceso a ella sin necesidad de haber cotizado a la Seguridad Social.

Al mismo tiempo, el ejecutivo va a poner fin al copago farmacéutico para los pensionistas, en vigor desde el 2012. El ejecutivo calcula que la iniciativa tendrá un ahorro para los jubilados de entre 450 y 500 millones de euros. El resto de pacientes verán reducido el precio de los medicamentos con la subvención de medicamentos: aportarán solo un 40% del precio estipulado en los fármacos.

Temas candentes

Cataluña

Sánchez ha enmarcado su orientación hacia las tensiones en Cataluña con dos vectores. La búsqueda del diálogo con la Generalitat y el campo soberanista -“dialogar no es ceder, sino hacer política”, ha insistido- mostrando su su disposición a “alcanzar una solución política” a través de “un diálogo franco y directo”. Pero siempre poniendo el límite del “Estatuto y de la Constitución”, y admitiendo que estamos ante un problema que no tendrá una salida “ni fácil ni rápida”.

Política exterior

Sánchez ha abogado por que nuestro país tenga una presencia mucho más activa en los foros internacionales, especialmente en Europa, y por “asumir el reto migratorio y la lucha contra el terrorismo”. En esta política exterior anunció que “Marruecos, país amigo, va a ocupar un lugar destacado”.

El cambio de política hacia los refugiados en el Mediterráneo con la acogida del Aquarius en Valencia o el Open Arms en Barcelona, además de ser una medida aplaudida por la mayoría social, da a España un papel activo en Europa, en un momento en el que Gobiernos como el italiano o los de centroeuropa utilizan el problema migratorio como arma arrojadiza contra Berlín y París.

 

 

 

Deja una respuesta