Posibles consecuencias del golpe Bin Laden

“El complejo bin Laden no fue localizado por un golpe de suerte o por un sobrevuelo de aviones no tripulados, sino por años de cuidadosa recopilación de informes de inteligencia – algunos de los cuales, por desgracia, pueden provenir del interrogatorio ilegal de prisioneros en los “cuartos oscuros” de la CIA El asalto final por helicópteros de los Navy SEALs parece haber sido ejecutado con maestrí­a, sin bajas de EEUU, una hazaña que puede desterrar algunos recuerdos de la fallida misión de rescate de rehenes en Irán en 1980.”

Sin embargo, la imortancia práctica del golpe puede no coincidir con su resonancia política y moral. De hecho, la operación puede incluso profundizar algunos de los problemas que enfrenta Estados Unidos en el sur de Asia una década después del 11-S. En primer lugar, no está claro hasta qué grado las operaciones de Al Qaeda se verán afectado por la pérdida de su líder. El éxito del domingo también podría ser contraproducente si hace que la administración o el Congreso lleguen a la conclusión de que EEUU ahora puede permitirse una retirada rápida de Afganistán. Por último, los datos conocidos acerca de la instalación donde se escondía bin Laden subrayan el complejo desafío que plantea Pakistán. (THE WASHINGTON POST) THE NEW YORK TIMES.- A pesar de que ahora es un poco más fácil respirar, también debemos recordar que la lucha contra los extremistas está lejos de terminar. Al Qaeda podría devolver el golpe, u otros grupos pueden intentar hacer valer su creciente poder. Los informes de la forma en que la guarida de Bin Laden en Pakistán fue descubierta y violada, los años de recopilación de inteligencia y la planificación intensiva para este ataque, son un recordatorio de lo difícil de este trabajo y en qué medida es cuestión de vigilancia y persistencia. Haciendo crecer enormemente su liderazgo, el presidente Obama ha demostrado que es un dirigente fuerte y mesurado. Su declaración en la noche del domingo de que "se ha hecho justicia" carece de triunfalismo. EEUU. The Washington Post Posibles consecuencias del golpe Bin Laden Hay múltiples razones para celebrar la muerte de Osama bin Laden en una redada de las fuerzas especiales de EEUU el domingo. Al-Qaeda ha perdido a su fundador y símbolo, si no a su comandante en jefe. El autor principal de los ataques del 11 de septiembre de 2001, finalmente ha sido llevado ante la justicia. Por otra parte, el mundo ha visto un formidable espectáculo de proeza por parte de la inteligencia y las fuerzas militares de EEUU. El complejo bin Laden no fue localizado por un golpe de suerte o por un sobrevuelo de aviones no tripulados, sino por años de cuidadosa recopilación de informes de inteligencia – algunos de los cuales, por desgracia, pueden provenir del interrogatorio ilegal de prisioneros en los “cuartos oscuros” de la CIA El asalto final por helicópteros de los Navy SEALs parece haber sido ejecutado con maestría, sin bajas de EEUU, una hazaña que puede desterrar algunos recuerdos de la fallida misión de rescate de rehenes en Irán en 1980. Al presidente Obama, quien supervisó de cerca los preparativos para el ataque, se le ha reconocido, con razón, el mérito por todos en Washington: la operación proporcionó un raro momento de celebraciones y alivio compartidos en una América dividida. Sin embargo, la importancia práctica del golpe puede no coincidir con su resonancia política y moral. De hecho, la operación de Bin Laden puede incluso profundizar algunos de los problemas que enfrenta Estados Unidos en el sur de Asia una década después del 11 de septiembre. En primer lugar, no está claro hasta qué grado las operaciones de Al Qaeda se verán afectado por la pérdida de su líder. Si, como muchos han concluido en los últimos años, Bin Laden no estaba directamente involucrado en la planificación y ejecución de operaciones terroristas, le puede valer a al-Qaeda casi tanto muerto como vivo. Como los seguidores del Che Guevara o de León Trotsky pueden dar fe, militantes muertos todavía puede inspirar a muchos, sobre todo si caen a manos de sus enemigos. Aunque debilitada por las operaciones de lucha contra el terrorismo, Al Qaeda sigue siendo una formidable organización con cientos de activistas en Pakistán y ramas autónomas en el Yemen, África del Norte y Europa. Puede ser más peligrosa en las próximas semanas y meses, cuando es probable que intente vengar la muerte de su fundador. El éxito del domingo también podría ser contraproducente si hace que la administración o el Congreso lleguen a la conclusión de que Estados Unidos ahora pueden permitirse una retirada rápida de Afganistán. Obama debe decidir pronto sobre la escala de la retirada de tropas prevista para este verano, algunos sostendrán que el objetivo de la guerra en Afganistán –la derrota de Al Qaeda– se ha logrado. Pero al-Qaeda ya no es la único ni la principal amenaza en el teatro de operaciones. También existe el peligro de que el movimientos de los talibanes –que el lunes lloraban a bin Laden– tenga éxito en ganar control sobre Afganistán, Pakistán, o sobre ambos. Por último, los datos conocidos acerca de la instalación donde se escondía bin Laden subrayan el complejo desafío que plantea Pakistán. Una formidable instalación construida en 2005, la mansión se encuentra dentro de lo que equivale a una comunidad militar, una especie de réplica paquistaní a West Point. Expertos en Pakistán dicen que es difícil saber si los militares conocían la guarida. El asesor de lucha contra el terrorismo de la Casa Blanca, John Brennan, dijo el lunes que la "ubicación plantea preguntas." Las autoridades paquistaníes han difundido hasta ahora la versión pública de no sabían nada de antemano de la redada organizada por fuerzas extranjeras en el corazón de su país. Pero la posible complicidad de Pakistán con el escondite de Bin Laden no se puede descartar – o barrer bajo la alfombra. THE WASHINGTON POST. 3-5-2011 EEUU. The New York Times Una noticia largamente esperada La noticia de que Osama bin Laden había sido localizado y asesinado por las fuerzas estadounidenses nos llena, y a todos los estadounidenses, de un gran sensación de alivio. Sin embargo, nuestra reacción está fuertemente teñida de tristeza. Casi una década después de los atentados 11 de septiembre 2001, el horror no ha desaparecido, ni alcanzamos a comprender cuán profundamente cambió nuestras vidas. A pesar de que ahora es un poco más fácil respirar, también debemos recordar que la lucha contra los extremistas está lejos de terminar. Al Qaeda podría devolver el golpe, u otros grupos pueden intentar hacer valer su creciente poder. Los informes de la forma en que la guarida de Bin Laden en Pakistán fue descubierta y violada, los años de recopilación de inteligencia y la planificación intensiva para este ataque, son un recordatorio de lo difícil de este trabajo y en qué medida es cuestión de vigilancia y persistencia. Haciendo crecer enormemente su liderazgo, el presidente Obama ha demostrado que es un líder fuerte y mesurado. Su declaración en la noche del domingo de que "se ha hecho justicia" carece de triunfalismo. Su promesa de que el país "permanece vigilantes en casa y fuera" fue un importante recordatorio de que el peligro no ha pasado. Su afirmación de que "Estados Unidos no está y nunca estará en guerra con el Islam" envió un mensaje esencial para el mundo musulmán, donde las esperanzas de la democracia están aumentando, pero las viejas rencillas, y los dirigentes que las explotan, tienen todavía un gran alcance. Obama afirmó con razón que este país será "implacable en la defensa de nuestros ciudadanos y nuestros amigos y aliados. Fieles a los valores que nos hacen ser quienes somos", pero mantener ese equilibrio no es fácil, y este gobierno se ha desviado en ocasiones, aunque no tan a menudo o tan peligrosamente como el equipo de Bush. Mucho se ha dicho de que la información original provino de los detenidos en la prisión de Guantánamo, Cuba. No hay evidencia de que un buen trabajo de inteligencia como este sea el resultado de las detenciones secretas o los malos tratos y torturas. Todo indica lo contrario. La historia completa no se ha dicho todavía, pero algunas cosas nos llaman la atención de las primeros informaciones. La decisión del presidente de ordenar un ataque al complejo –la única manera de obtener la prueba de la muerte de Bin Laden– en lugar de destruirlo desde el aire, muestra agallas. La memoria de la misión de rescate de rehenes en Irán del presidente Jimmy Carter tenía que estar en la mente de todos en la Casa Blanca. En la noche del domingo, Obama elogió débilmente a Pakistán por alguna cooperación no especificada, pero los hechos son condenatorios: al hombre más buscado del mundo vivía en un complejo de 1 millón de dólares, a una hora de Islamabad, la capital de Pakistán, y cerca de una academia de entrenamiento militar y una gran base militar. El lunes, la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton estaba ejerciendo su papel diplomático, suponemos, al hablar acerca de cómo Estados Unidos está comprometido con su alianza con Pakistán. Esperamos que ella y el presidente sean mucho más duros en privado con las autoridades pakistaníes y les exijan explicaciones sobre esta relación. Después de esto, ¿cómo se puede mantener una cara seria –o no gritar– cuando las autoridades paquistaníes afirman que no tienen idea de donde se esconden el jefe de los talibanes, el Mullah Muhammad Omar, o decenas de otros líderes extremistas? Obama hizo sólo una mención a la guerra en Afganistán, puesta en marcha para acabar con Al Qaeda y sus anfitriones talibanes. Después que el presidente George W. Bush volvió su mirada hacia Irak, el esfuerzo vaciló gravemente. La “escalada” del presidente Obama está mostrando algunos progresos. Los talibanes se han retirado de Kandahar, pero no están a punto de ser derrotado. Los afganos están alienados y disgustados por la corrupción y la incompetencia del gobierno de Karzai. La muerte de Bin Laden debe ser una advertencia a los líderes talibanes y sus combatientes de que los Estados Unidos no van a renunciar. La administración Obama debería aprovechar ese mensaje de fortaleza y seriedad para explorar si es posible un acuerdo político q con los talibanes: uno que no envíe a las mujeres y las niñas afganas a la Edad Oscura o vuelva a abrir el país a Al Qaeda. Pero también uno que ayude a acercar el fin a una década de lucha de América. La muerte de Bin Laden es un momento extraordinario para los estadounidenses y todos los que han perdido a sus seres queridos en actos horribles y sin sentido del terrorismo. Tan frescas como están aún las heridas, sorprende, sin embargo, lo irrelevante en que se ha convertido Bin Laden en las calles de Túnez, Libia, Egipto, Bahrein y Siria, donde las gente están luchando por la libertad. Obama debe aprovechar este momento para indicar claramente el apoyo norteamericano para todos aquellos en el mundo musulmán que anhelan un cambio pacífico y democrático. Su victoria será la verdadera derrota de Bin Laden. THE NEW YORK TIMES. 2-3-2011

Deja una respuesta