El gobierno que la mayorí­a quiere:

Por un gobierno de unidad contra los recortes: PSOE, Ciudadanos, Podemos, IU, Compromí­s

Desde De Verdad venimos defendiendo que, tras los resultados del 20-D, el gobierno que no sólo responde a la voluntad de la mayorí­a, sino que crea mejores condiciones para la defensa de los intereses populares es un gobierno de unidad que incluya a PSOE, Ciudadanos, Podemos, IU, Compromí­s. Y esta es precisamente la alternativa de gobierno que avanza y recaba un apoyo social más amplio.

Según las más recientes encuestas, un 62% de la población apoya un entendimiento entre las fuerzas políticas para propiciar un cambio. Se corresponde casi exactamente con el porcentaje que el 20-D votó a las alternativas enfrentadas a las políticas de recortes ejecutadas por los gobiernos de Rajoy.

Esto es lo que está demandando la sociedad civil.

Y que se expresó en iniciativas como el manifiesto “Necesitamos otro gobierno”, respaldado por 20 personalidades , donde se afirmaba que “solo los tres partidos más fuertes que reclamaron, con un signo u otro, un claro cambio de tendencia (PSOE, Podemos y Ciudadanos) han sacado más del doble de los votos recibidos por el PP”. “Se ha abierto la posibilidad, hoy mayor que hace unas semanas, de formar un gobierno de amplia unidad contra los recortes, que incluya a PSOE, Ciudadanos, Podemos, IU, Compromís. Y debemos aprovecharla. Porque es mucho lo que nos jugamos”

O en las declaraciones de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que primero considero “viable un acuerdo de investidura entre PSOE, Ciudadanos y Podemos”, y ahora declara que para formar un nuevo gobierno “hay que escuchar, ceder”, porque “la gestión de los intereses, de las esperanzas, de las ilusiones de una sociedad, debe ser la prioridad de los políticos”.

Toda una corriente de opinión entre sectores progresistas cada vez más amplios que exige colocar la unidad en torno al rechazo a los recortes por encima de cualquier otro interés.

La presión de esta mayoría social contra los recortes ha influido en la posición tanto de PSOE como de Podemos y Ciudadanos.

La celebración de una “reunión a tres” entre PSOE, Podemos y Ciudadanos es en si misma un avance significativo. Y que hace muy pocas semanas parecía poco menos que una quimera.

El PSOE insiste en formar un “gobierno transversal de cambio”, y en negarse a participar en una “gran coalición” donde se incluya al PP.

Los dirigentes de Podemos afirman que no hay “líneas rojas” que impidan el acuerdo y que van a sentarse a negociar, también con Ciudadanos. Incluso algunos destacados dirigentes de Podemos como Iñigo Errejón han declarado sentirse “moderadamente optimistas” ante los resultados de la “reunión a tres”. Afirmando que los partidos deben “ser capaces de llegar acuerdos que no obliguen a nadie renunciar a lo fundamental de lo que es”.

Reafirmando que “el referéndum en Cataluña no es un tótem”, añadiendo que “la cuestión territorial nunca ha sido la prioritaria, y sí la justicia o la lucha contra la exclusión social”.

Y Ciudadanos ha accedido a participar en la reunión con Podemos, algo que hasta ahora había vetado. Planteando a Podemos la integración de puntos de su programa a cambio de su abstención.

Son avances significativos en una buena dirección.

Más allá del carácter de las fuerzas que deben integrarlo, un gobierno como éste, de amplia unidad con PSOE, Ciudadanos, Podemos, IU, Compromís, generaría mejores condiciones para avanzar en la lucha contra los recortes. Creando también peores condiciones para que la Comisión Europea o el FMI puedan imponernos la nueva oleada de recortes que ya nos exigen públicamente.

Porque en el otro lado, hay quien quiere apretarnos todavía más las tuercas… y de que manera.

La Unión Europea está utilizando el incumplimiento respecto a los objetivos de déficit público pactados para exigirnos nuevos “ajustes” que podrían ascender hasta los 25.000 millones en los próximos dos años. Si tenemos en cuenta que la primera oleada de recortes del gobierno de Zapatero se cifró en 15.000 millones, entenderemos la magnitud del nuevo “ajuste” que Bruselas pretende imponernos.

Exigiendo además que se comprometa ya su ejecución, antes de la elección de un nuevo gobierno, que estaría con “las manos atadas”. Y ofreciendo una negociación en condiciones y plazos… solo a condición de acatar el grueso de los ajustes.

Paralelamente se avanza, de forma silenciosa, en nuestro nuevo papel en la maquinaria militar norteamericana. Ya han comenzado las primeras maniobras, precisamente en Bruselas, de la Fuerza de Muy Alta Disponibilidad de la OTAN que España encabezará.

Lo que Washington, Bruselas, y también la oligarquía española, sitúan son las “líneas rojas” que cualquier gobierno, sea del signo que sea, debe cumplir.

Ante una mayoría social que empuja hacia la formación de un gobierno de amplia unidad contra los recortes, se enfrentan quienes pretenden perpetuar el saqueo contra la población.

Pero quienes vamos ganando, porque esa es la corriente principal que avanza en la política española, somos nosotros, la mayoría social contra los recortes, y no ellos.

Se ha abierto la posibilidad, que es hoy mayor que hace unas semanas, de formar un gobierno de amplia unidad contra los recortes. Y debemos aprovecharla. Porque es mucho lo que nos jugamos.

Se acerca el momento decisivo, conforme avanzamos hacia la fecha límite -el 2 de mayo- para la formación de un nuevo gobierno o la repetición de elecciones.

Llamamos a todas las fuerzas políticas, y a todos los ciudadanos, a que hagan posible la formación de un gobierno de progreso que incluya a PSOE, Ciudadanos, Podemos, IU, Compromís.

Deja una respuesta