SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Por qué Qatar está en el rincón equivocado

7-6-2017

En el opaco mundo de la diplomacia árabe, las cosas nunca son lo que parecen. En la superficie, la razón por la que Arabia Saudita, Bahrein, los Emiratos Árabes Unidos y Egipto cortaron los viajes aéreos, terrestres y marítimos a la pequeña península de Qatar esta semana fue bastante simple: los estados del Golfo acusaron a su vecino emirato de dar apoyo al extremismo islámico, incluido el llamado Estado islámico.

El presidente Donald Trump desde entonces ha apoyado esta opinión a través de Twitter, añadiendo que él discutió la “financiación de la ideología radical” durante su reciente visita a Oriente Medio. Los líderes del Golfo con los que él se reunió estaban “señalando a Qatar”, dijo al atribuir la culpa.

A pesar de la conveniencia de esta narración, hay otras fuerzas en juego. En realidad, Qatar ha sido marginada por sus vecinos “hermanos”, como dice el lenguaje de la diplomacia regional, por no hacer frente a la visión colectiva para el Oriente Medio, ahora ampliamente compartida por los Estados Unidos, Arabia Saudita e Israel.

No hay duda de que el clan al-Thani, que gobierna al emirato desde su capital, Doha, ha financiado a militantes que luchan contra el régimen del presidente Bashar al-Assad en Siria e inmiscuido en los asuntos internos de otras naciones árabes, Hermandad musulmana, especialmente en Egipto. Pero éstas son comparaciones relativas en un juego regional más amplio. Aun aceptando la aparente hipocresía de que Arabia Saudita haga esas acusaciones, dada su historia de respaldo a grupos militantes sunníes en Siria y su intervención militar en Yemen, las acusaciones son tan conocidas que están gastadas en este momento.

El pecado más atroz por el cual Doha está siendo castigado es su voluntad de reconocer que Irán ocupa una posición como una importante potencia regional y que los islamistas políticos como Hamas y Hezbollah tienen un papel que desempeñar en la determinación del futuro de Oriente Medio. Para decirlo sin rodeos, se está penalizando a Qatar por negarse a aceptar el status quo de los últimos 40 años, y por atreverse a desafiar la sabiduría convencional en el Golfo que afirma que golpear a Teherán, reforzar a militares fuertes y suprimir el islamismo político es el camino correcto para la región.

Para los gobiernos de Arabia Saudita, Estados Unidos e Israel, ese pensamiento divergente no es meramente indeseable sino herético. Mientras estas tres potencias prestaban atención a la idea de paz en Oriente Medio, el interés propio y estrecho impulsa cada vez más su pensamiento. Y este cálculo miope sostiene su improbable alianza aparente.

No se trata de pintar a Qatar como un partido inocente que no merece ninguna crítica. La postura de Doha desde la Primavera Árabe como un defensor de la reforma política contrasta con la naturaleza casi feudal de su propio sistema de gobierno, en el que la familia gobernante al-Thani y unos 200.000 qataríes dominan una población de alrededor de dos millones de extranjeros residentes (…)

Para justificar esta última ruptura de relaciones diplomáticas con Doha, Arabia Saudita citó comentarios recientes alabando a Irán que fueron atribuidos al emir de Qatar, el jeque Tamim bin Hamad al-Thani. Qatar ha desestimado estas acusaciones como “noticias falsas” y parte de un ataque de hacking más amplio en su servicio de noticias nacional.

Estas tensiones no son nuevas. Las opiniones de Qatar sobre Irán y grupos como Hamas y Hezbollah no son el resultado de una conversión repentina. En cierta medida, Qatar -que alberga a unas 10.000 tropas estadounidenses en la Base Aérea de Al Udeid- tomó la delantera de la doctrina de Obama de compromiso con Irán, lo que llevó al acuerdo nuclear concluido en 2015. Esta alineación diplomática y la presencia de la base aérea de importancia estratégica significaba que Doha disfrutaba de una medida de protección estadounidense mientras seguía su propia agenda regional.

Eso ha cambiado con la llegada de una administración nueva y muy diferente en Washington. Desde que Trump se ha rodeado de una coalición de asesores obsesionados con las amenazas gemelas de la influencia iraní y el “terror islámico radical”, tiene sentido que los saudíes decidieran que este era el momento de actuar. Castigar a Qatar y aislar a Irán también encaja con la evaluación del gobierno israelí de sus intereses estratégicos, ya que enfrenta a las fuerzas de Hezbollah hacia el norte y Hamas en Gaza en su frontera suroeste.

Atrapado por la nueva orientación de los Estados Unidos, Doha está aprendiendo que hay un precio a pagar por cuestionar la ortodoxia establecida.

Deja una respuesta