Redistribuyendo la riqueza e invirtiendo en creación de riqueza y empleo sí­ se puede acabar con el paro

¡Podemos crear seis millones de empleos en los próximos cuatro años!

«Es necesario cumplir con el objetivo de déficit, y por ello lo tenemos que pasar mal, porque la situación económica es muy dura». Así­ se despachaba la secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, tras anunciar que este año se destruirán 630.000 puestos de trabajo más, lo que supondrí­a bordear el umbral de los seis millones de parados. Los beneficios de los bancos y monopolios del Ibex-35 superaron los 33.500 millones de euros, una cifra superior a los recortes necesarios para «cumplir con el objetivo de déficit». ¿»Situación económica muy dura»? ¿O en España hay mucha riqueza y el único problema es quien se la queda? Exigimos una polí­tica de redistribución de la riqueza, que permita invertir en creación de riqueza y empleo los ingentes recursos que ahora monopolizan bancos, monopolios y grandes fortunas. Así­ sí­ se puede acabar con el paro. Y se puede hacer en el plazo de cuatro años. Lo demostramos en este artí­culo. Sólo hace falta la voluntad polí­tica para aplicarlo.

Hay recursos de sobraPodemos acabar con el paro. Y podemos hacerlo ya. Existen en España recursos sobrados para hacerlo.

Podemos negociar, durante los próximos cuatro años, una quita del 70% de los intereses que pagamos a los grandes bancos extranjeros y nacionales por la deuda pública. Sólo con esta medida ahorraríamos 75.600 millones.

Podemos aplicar una reforma fiscal progresiva, donde de verdad paguen más quienes más tienen. Atajando el fraude fiscal, y obligando a bancos, monopolios y grandes fortunas a pagar los impuestos que les corresponden. Lo que redundaría en 42.712 millones de ingresos adicionales anuales para la Hacienda pública.

Y podemos detener la sangría que para las arcas públicas suponen los sucesivos rescates a la banca, invirtiendo ese dinero -100.000 millones de euros- en crear empleo.

Aplicando estas tres medidas, que únicamente afectan a una ínfima parte de la población, se liberarían 346.500 millones de euros durante los próximos cuatro años.

Si contamos que la creación de un puesto de trabajo requiere una inversión de 35.000 euros, podríamos invertir 210.000 millones en generar seis millones de empleos. Y todavía nos “sobrarían” 140.000 millones para mejorar la sanidad, la educación, las pensiones…

Detener el saqueo de la deudaCada día, pagamos a los bancos, en concepto de los intereses de la deuda, una cantidad que permitiría a 45.000 dependientes recuperar las ayudas que se les han retirado. «Aplazando cuatro años el pago del 70% de los intereses de la deuda a los bancos dispondríamos de 75.600 millones adiciones, con los que podríamos crear más de dos millones de puestos de trabajo»

Con el montante abonado en intereses cada quincena, se podría retirar la congelación de las pensiones a ocho millones de jubilados.

El pasado año pagamos en intereses 27.000 millones de euros, cuatro veces más de lo que invertimos en sanidad y educación.

¡Ya está bien! ¡Hay que detener el saqueo de la deuda!

Sólo con aplazar cuatro años el pago del 70% de los intereses de la deuda, negociando su abono a partir de ese momento, cuando la situación económica mejore, se liberarían 18.900 millones de euros anuales.

Países como Argentina, Islandia o Ecuador lo han conseguido, imponiendo sus condiciones al FMI y a la banca extranjera.

En los próximos cuatro años, dispondríamos de 75.600 millones adiciones, que ahora se embolsan los grandes bancos, con los que podríamos crear más de dos millones de puestos de trabajo.

Atajar el robo fiscalUn reciente informe de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) confirma que es posible incrementar un 33% la recaudación tributaria en España.

Primero atajando el fraude fiscal, que en un 71% es responsabilidad de los bancos, monopolios y grandes empresas.

Apple factura en Irlanda, con un impuesto de sociedades mucho menor, el 99% de sus ventas en España. Gracias a esta maniobra fraudulenta, ha dejado de pagar en impuestos más de cien millones de euros anuales.

Multipliquemos esta cifra por todos los monopolios y bancos que operan en España. Su fraude fiscal cuesta a la hacienda pública 27.300 millones de euros anuales. «Obligando a bancos, monopolio y grandes fortunas a pagar los impuestos que les corresponde recaudaríamos más de 170.000 millones durante los próximos cuatro años»

Toda una batería de perversas deducciones fiscales hacen posible que, contra toda lógica, un banco pague menos impuestos que un pequeño comercio.

Si obligáramos a las grandes empresas – aquéllas cuya facturación supere los 45 millones de euros- a pagar de forma efectiva un 35% de sus beneficios en impuestos –el tipo vigente antes de que Zapatero lo rebajara al 30%-, se recaudarían 13.900 millones adicionales.

Si le añadimos una revisión del IRPF, incrementando las tasas para las rentas más elevadas, obtendríamos 2.760 millones de euros más.

Estamos hablando de que Hacienda recaudaría cada año 42.700 millones de euros adicionales. Más de 170.000 millones durante los próximos cuatro años.

Con ellos se podría eliminar el “déficit social” –los 85.000 millones de más que debería invertir España en gasto social (educación, sanidad, pensiones…) para igualarse a la media europea-. Y todavía dispondríamos de recursos suficientes para generar 2,5 millones de empleos.

El rescate bancario para crear empleoHemos entregado a los bancos, a través de los sucesivos planes de rescate, más de 100.000 millones de dinero público. «Los 100.000 millones de euros gastados en los rescates bancarios triplican la suma de todos los subsidios que cobran los más de cinco millones de parados»

Sólo la última ronda de recapitalización de las cajas ha costado al erario público 17.000 millones. Para financiar las privatizaciones, transformando cajas semipúblicas en bancos privados, o la entrega a los bancos a precio de saldo entidades locales, tras haber sido saneadas con nuestro dinero.

Con esos 100.000 millones de euros –tres veces más de la suma de todos los subsidios que cobran los más de cinco millones de parados-, podrían crearse casi tres millones de nuevos puestos de trabajo.

¿Hay o no hay recursos suficientes en España para acabar con el paro?

Deja una respuesta