SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

Pacto fiscal en Alemania

La necesidad de revisar los fondos de compensación territoriales empieza a ser un clamor en Europa, especialmente ahora que la crisis económica y financiera ha puesto a todos contra las cuerdas. Cuando la solidaridad interterritorial se convierte en un cuello de botella para las regiones más prósperas, la amenaza de un colapso obliga a replantearse las transferencias de capital. Los subsidios pueden llegar a suponer un freno a las iniciativas para el desarrollo de las regiones menos prósperas, lo que amenaza el conjunto al convertirse en un proceso empobrecedor. Una pescadilla que se muerde la cola y que es preciso resolver cuanto antes.

Munich, Sttutgart y Frankfurt en Alemania, como Catalunya en España, reclaman un nuevo pacto fiscal. Ya no se trata del tantas veces traído y llevado egoísmo de las regiones más ricas y prósperas, sino de que las máquinas que tiran del resto de las regiones menos desarrolladas no pierdan fuelle. Para ello es necesario poner un límite a la solidaridad, tanto en la cantidad de recursos transferida como en el tiempo. Pero existen muchas resistencias a ello. En el caso de Catalunya, la sentencia del Constitucional de junio del 2010 declaró inconstitucional y, por tanto, nulo el inciso 3 del artículo 206 que ponía el límite de la solidaridad en un factor clave: “Siempre y cuando (las comunidades receptoras) lleven a cabo un esfuerzo fiscal también similar”, lo que puede significar un carpetazo a la igualdad fiscal y, por tanto, a la competencia

Deja una respuesta