Nuevo y doloroso capí­tulo de la crisis en España

“El analista económico Marc Vidal retrata hoy un panorama económico desalentador. Pese a las numerosas y diversas voces que insisten en que España no es Portugal ni Grecia, considera que la situación que atraviesan estos dos paí­ses es el futuro inmediato de los españoles. En opinión del experto, las estrecheces que viven algunos de nuestros vecinos europeos, sometidos a los mandatos del FMI y la UE, las sufrirán pronto los ciudadanos españoles”.

Como dice Santiago Niño Becerra, "a los mercados les imorta un rábano lo que sucede dentro de España, lo que les importa es que España tenga la mayor cantidad de pasta posible para pagar la mayor parte de lo que debe". Es decir, que da igual como consiga el dinero para pagar y si ese dinero sale de recortar las pensiones, el paro, las inversiones o lo que sea. Así las cosas, aumentar la competitividad de España a estas alturas significa más pobreza para la población que ya es pobre y más precariedad para la que todavía no lo es. Ahora es cuando viene una fase clave en la evolución de la crisis: "un plan medido y diseñado con escuadra y cartabón" para flexibilizar todo lo que se pueda el mercado laboral. (EL ECONOMISTA) EL MUNDO.- Pocas veces un portavoz se había encontrado en una situación tan forzada y postiza como la de ayer, cuando Marcelino Iglesias se vio obligado a asegurar que las elecciones generales se celebrarán en la próxima «primavera». Cada vez son menos los dirigentes socialistas que se lo creen, entre ellos, José María Barreda, que reconoce hoy en nuestro periódico que el debate está abierto en la cúpula del partido. El líder manchego declara que antes veía «posible» un adelanto electoral a noviembre y ahora lo considera «probable». EL PAÍS.- Incluso aunque el Gobierno no tuviera apoyos parlamentarios para sacar adelante los Presupuestos de 2012, lo que se sabrá antes de que termine septiembre, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero tiene decidido agotar la legislatura. Este argumento extremo fue utilizado ayer por la cúpula socialista para tratar de convencer de que la culminación del mandato de Zapatero es la “única” hipótesis que baraja el jefe del Ejecutivo. Así se lo hizo saber ayer a su equipo de colaboradores más cercano en el Gobierno y en el PSOE. Crisis. El Economista Hacia un nuevo (y doloroso) capítulo de la crisis en España Marc Vidal y Santiago Niño Becerra, dos de las voces más influyentes del panorama económico español en Internet, resaltan hoy en sus respectivas columnas que el panorama en España es desalentador y que estamos entrando en una nueva fase de la crisis que destacará por su dureza y por su fuerte impacto sobre la población. El analista económico Marc Vidal retrata hoy en su blog un panorama económico desalentador. Pese a las numerosas y diversas voces que insisten en que España no es Portugal ni Grecia, considera que la situación que atraviesan estos dos países es el futuro inmediato de los españoles.Vidal afirma que el deterioro económico provocará una segunda etapa de turbulencias. Y cree que es irremediable: "Por mucho que hagamos, el agujero es tan profundo y oscuro que nos engulle inapelablemente. Les pasa a irlandeses, griegos y portugueses y nos va a pasar a nosotros, a los italianos, belgas y derivados". En opinión del experto, las estrecheces que viven algunos de nuestros vecinos europeos, sometidos a los mandatos del FMI y la UE a cambio de la ayuda financiera que por ahora evita la quiebra de sus finanzas, las sufrirán pronto los ciudadanos españoles. Pone como ejemplo los casos de dos amigos suyos, uno residente en Grecia y otro en Portugal, que le cuentan cómo se está viviendo allí la evolución de la crisis. "He hablado con un amigo en Grecia que dirigía una de las empresas más importantes de Tesalónika. Ahora se dedica, tras desayunar en casa de su madre, a tirarle piedras a cualquier coche oficial que pase frente suyo", relata Vidal. Y es que, como dice Santiago Niño Becerra en La Carta de la Bolsa, "a los mercados les importa un rábano lo que sucede dentro de España, lo que les importa es que España tenga la mayor cantidad de pasta posible para pagar la mayor parte de lo que debe". Es decir, que da igual como consiga el dinero para pagar y si ese dinero sale de recortar las pensiones, el paro, las inversiones o lo que sea. La escena que le describe a Vidal su amigo luso no es mejor: "Nadie mueve dinero, crece el trueque y los parados no se ocupan por no tener que facturar con el 24% de IVA que ahora les imponen. […] Resulta que como no se puede pagar a los funcionarios, éstos se están convirtiendo en inspectores que lo inspeccionan todo para generar multas que subvencionen sus propios puestos públicos. Una cadena que sólo conduce al desastre". Más recortes y… más impuestos Según Becerra, el Estado necesita dinero adicional para seguir pagando y para seguir financiando medidas que favorezcan la competitividad de la economía. La subida del IVA podría ser la piedra de toque que contrarreste la futura rebaja de las cotizaciones sociales de las empresas, ya que se da por hecho que como aquí no se consume ni se consumirá lo suficiente pues habrá que vender fuera. Y que los turistas extranjeros dejen más dinero en el país pagando más IVA. ¿Generan empleo y bienestar esas medidas? "A su ciudadanía explíquele lo que quiera, a nosotros que más nos da. Pero que quede claro: los negocios son los negocios, y nosotros les dejamos pasta y ahora tiene que devolverla", ironiza Becerra. Así las cosas, aumentar la competitividad de España a estas alturas significa más pobreza para la población que ya es pobre y más precariedad para la que todavía no lo es. Ahora es cuando viene, a juicio de Niño Becerra, una fase clave en la evolución de la crisis: "un plan medido y diseñado con escuadra y cartabón" para flexibilizar todo lo que se pueda el mercado laboral. En definitiva, "la crónica de una muerte anunciada, la constatación de que sobra factor trabajo y población activa, la asunción de que no va a poder absorberse ni ahora ni cuando pase la crisis", sentencia Niño Becerra. "Las finanzas de Estados Unidos están peor que las de Grecia" El cofundador y gestor del fondo de inversión Pacific Investment Management (PIMCO), Bill Gross, ha afirmado hoy que Estados Unidos está en peor forma financiera que Grecia u otros países europeos afectados por la crisis de deuda. "Cuando añades todos los fondos que debe Estados Unidos para cubrir futuros pasivos de los programas de ayuda social, está en peor situación financiera que Grecia y otros países europeos", afirma hoy Gross en una entrevista con la cadena de televisión CNBC. Gross señala que las miradas apuntan a la deuda pública estadounidense, que supera los 14,3 billones de dólares, pero no se habla de los programas federales como Medicare (subsidios para el cuidado de la salud de ancianos), Medicaid (cobertura médica para pobres) y el Seguro Social (jubilaciones), que elevan la cifra a 50 billones de dólares. El inversor añade a la citada cadena de televisión que el Gobierno federal también está en apuros por otras deudas relacionadas con el rescate del sistema financiero aprobado por la Casa Blanca tras la crisis de 2008 y 2009. Así, Gross calcula que sumados todos los frentes, la deuda real de EEUU "se acerca a los 100 billones de dólares", y aunque acepta que esa cifra puede ser tirando a lo alto, sitúa al país es una posición fiscal "altamente inviable" que llevará tiempo resolver. "Pensar que podemos reducir esa deuda en un año o dos no es realista", advierte Gross, quien insiste a la cadena CNBC que es "mucho más" de lo que deben Grecia "u otros países desarrollados". "Tenemos un problema y tenemos que afrontarlo rápidamente", añade el confundador de PIMCO, una de las mayores gestoras de fondos del mundo que maneja alrededor de un billón de dólares y que en marzo pasado anunció la venta de todos sus bonos de deuda de EEUU, al considerar que se mantienen "artificialmente caros". Por otro lado, el economista Nouriel Roubini, conocido por predecir la última crisis, ha advertido este fin de semana de que la actual desaceleración del crecimiento mundial no es "sólo un bache" y que existe un riesgo real de "estancamiento". Roubini señaló el sábado a la misma cadena de información financiera que los mayores riesgos provienen de las economías de la zona del euro con dificultades, y afirmó que el problema no es si habrá reestructuración griega, sino cuándo. La economía mundial se enfrenta a una "tormenta perfecta" "Dolor fiscal en Estados Unidos, desaceleración en China, reestructuración de la deuda en Europa y estancamiento en Japón". La convergencia de todos estos elementos llevan a la economía mundial a enfrentarse a una tormenta perfecta, según constata el economista Nouriel Roubini, profesor de la Universidad de Nueva York. En su opinión, la combinación de estos factores podría impedir el crecimiento de la economía mundial a partir de 2013, según apunta en una reciente entrevista en Singapur, que recoge Bloomberg. En cualquier caso, no descarta otros escenarios como un comportamiento mundial "anémico" o, en el mejor de los casos, un escenario con expansión. De hecho, la fragilidad económica actual podría incrementarse. Tanto la deuda pública como la deuda privada es demasiado elevada, y esta situación podría llegar a un punto crítico en 2013 "a más tardar". El elevado nivel de desempleo en Estados Unidos, el incremento del precio del petróleo y los alimentos, el aumento de las tasas de interés en Asia y la interrupción del comercio debido al terremoto de Japón amenazan con minar la economía mundial. Alrededor de todo el mundo, las acciones han perdido más de 3.300 millones de dólares desde principios de mayo. Freno en el segundo semestre Roubini piensa que la expansión mundial podría empezar a frenarse en el segundo semestre de 2011, a medida que prosigue el desaplancamiento, se retiran los programas de estímulo económico y se producen altibajos en la confianza. El economista también se refiere a los problemas en Estados Unidos con el límite de deuda y su necesidad de elevar el techo de gasto. Respecto a la situación europea, recuerda la necesidad de reestructurar la deuda de Grecia, e incluso la de Irlanda y Portugal, sin esperar demasiado para hacerlo. Roubini sugiere que una reestructuración ordenada no tiene por qué conllevar trastornos importantes ni dentro ni fuera de la zona euro. EL ECONOMISTA. 13-6-2011 Editorial. El Mundo La debilidad del gobierno ahonda la crisis institucional POCAS VECES un portavoz se había encontrado en una situación tan forzada y postiza como la de ayer, cuando Marcelino Iglesias se vio obligado a asegurar que las elecciones generales se celebrarán en la próxima «primavera». Cada vez son menos los dirigentes socialistas que se lo creen, entre ellos, José María Barreda, que reconoce hoy en nuestro periódico que el debate está abierto en la cúpula del partido. El líder manchego declara que antes veía «posible» un adelanto electoral a noviembre y ahora lo considera «probable». Desde una posición muy distinta, Francisco González, presidente del BBVA, se pronunció también ayer en público a favor de adelantar las elecciones, subrayando que España «necesita que se tomen decisiones rápidas» y que «se pospongan los intereses personales en aras de los de los españoles». Sus palabras coinciden con el incremento de la prima de riesgo que se ha producido en los últimos días y con las dificultades de grandes empresas como Telefónica y Santander para financiarse en el mercado de capitales. A la incertidumbre que se respira en el mundo de la economía, se sumó ayer otro acontecimiento que agudiza la crisis integral por la que atraviesa nuestro país que va desde las protestas en la calle a las altas instituciones del Estado. Nos referimos a la dimisión de tres magistrados del Constitucional: Eugeni Gay, Javier Delgado y Elisa Pérez Vera, que renunciaron a sus puestos al considerar que, además de su mandato constitucional de nueve años, se ha agotado su paciencia. Los tres tenían que haber sido reemplazados el pasado 7 de noviembre, pero han seguido ejerciendo su cometido al no haber acuerdo en el Congreso para renovarles. A ello se suma la baja por defunción en mayo de 2008 de Roberto García Calvo, vacante que tampoco ha sido cubierta. Es evidente que la renuncia de estos tres magistrados -que tendrán que seguir en sus puestos ya que el presidente Pascual Sala no aceptó su dimisión- tiene una motivación de protesta contra la incapacidad del PSOE y del PP para pactar la renovación. Es lo que está sucediendo ahora y lo que pasó en la anterior legislatura cuando los dos partidos tampoco fueron capaces de ponerse de acuerdo y forzaron a María Emilia Casas y a otros dos magistrados a sobrepasar su mandato en tres años. La imagen del Constitucional se ha deteriorado por muchas razones y los magistrados tienen una importante responsabilidad en ello. Ahí está la sentencia sobre Bildu. Pero también es cierto que el PSOE y el PP están vulnerando la Constitución al no renovar cada tres años el Tribunal por cálculos puramente partidistas. Habría que cambiar la Carta Magna para garantizar la independencia del Constitucional, pero de momento habría que cubrir esas cuatro vacantes, algo muy complicado en el actual clima de inestabilidad política y de debilidad de Zapatero. Resulta casi imposible creer que la dimisión de los tres magistrados se hubiera producido con un Gobierno fuerte y legitimado por las urnas. A lo que estamos asistiendo es a una crisis económica, social e institucional agrandada por la descomposición acelerada de un Gobierno, cuyo único objetivo es intentar ganar tiempo para ver si el temporal amaina. Estamos presenciando el convulso final de un ciclo que produce espectáculos tan insólitos como los que vimos ayer. Nadie está contento: ni los barones del PSOE que han perdido el poder, ni los banqueros, ni los miembros de los altos tribunales. Tan cierto es que Zapatero no tiene la culpa exclusiva de todos los males que aquejan a la sociedad española como que es incapaz de resolverlos. Por ello, debe convocar elecciones cuanto antes. EL MUNDO. 14-6-2011 Elecciones. El País Zapatero pide a su equipo que insista en que no habrá adelanto electoral Anabel Díez Incluso aunque el Gobierno no tuviera apoyos parlamentarios para sacar adelante los Presupuestos de 2012, lo que se sabrá antes de que termine septiembre, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero tiene decidido agotar la legislatura. Este argumento extremo fue utilizado ayer por la cúpula socialista para tratar de convencer de que la culminación del mandato de Zapatero es la “única” hipótesis que baraja el jefe del Ejecutivo. Así se lo hizo saber ayer a su equipo de colaboradores más cercano en el Gobierno y en el PSOE. Y, sobre todo, les pidió que lo difundieran de inmediato. Del “no adelanto electoral” se habló en extenso en la reunión conocida como maitines, a primera hora de la mañana en el palacio de la Moncloa y, después, ya sin el presidente, en la sede del PSOE, en la comisión permanente de la ejecutiva federal. Las informaciones de EL PAÍS y de otros medios sobre el debate en muchos sectores socialistas en torno a un posible adelanto electoral motivaron la exigencia del presidente de que se zanjara de inmediato, ya que a la inestabilidad económica no se le debe añadir la inestabilidad política, según traducción de conocedores de lo tratado en la reunión. Es más, tanto el presidente como el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el número dos del PSOE, José Blanco, no ocultaron su enojo porque trascendiera este debate y advirtieron de que es enormemente perjudicial para los intereses de España en un momento, otra vez, en el que el país está en el punto de mira de los mercados por el efecto contagio de Grecia. “Con toda rotundidad el Gobierno tiene la voluntad, el deseo y el objetivo de celebrar las elecciones en la primavera de 2012”, proclamó el secretario de Organización, Marcelino Iglesias, presente en las reuniones de La Moncloa y de Ferraz. Lo cierto es que de nuevo la preocupación se ha instalado en el Gobierno al considerar que los peligros que se ciernen sobre España —“que no están justificados”, según fuentes de la dirección socialista— no se disipan. “Queremos transmitir a los acreedores, a los mercados, a los socios europeos, la garantía de que el Gobierno de España tiene fuerza suficiente para continuar con las reformas; España es un país serio que cumple con sus compromisos”. Un adelanto electoral supondría “paralizar la recuperación”, insistió Iglesias. Solo Barreda Enseguida cundió la indicación y solo el todavía presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, dijo en alto que sería conveniente el adelanto electoral. Ayer se quedó solo en el terreno de las declaraciones públicas, frente a otras voces que transmitieron lo contrario. Además de Iglesias y Blanco, abogó por la continuidad de la legislatura el comisario europeo Joaquín Almunia, y como siempre en situaciones difíciles para el Gobierno y el PSOE, se escuchó la voz del expresidente Felipe González. “Para España es conveniente que no se adelanten las elecciones; no digo que es conveniente para mi partido, digo para España”, diferenció González. Como colofón, Blanco sentenció en Santander, junto al presidente del BBVA, Francisco González, que lo peor para España sería la parálisis. Tanto González como Blanco criticaron que se cuestionen las cuentas públicas. “España no es un país de chichinabo. Es un país serio que tiene instituciones de control presupuestario incuestionables”, dijo el ministro. EL PAÍS. 14-6-2011

Deja una respuesta