Murcia: el soterramiento al alcance de la mano

Los barrios del Sur de Murcia llevan casi 300 días consecutivos de movilizaciones ininterrumpidas para exigir que el AVE llegue soterrado a Murcia y no se divida la ciudad en dos mediante el “Muro de la Vergüenza”. PSOE-RM junto a Podemos con el apoyo de C´s han aprobado una resolución en la Asamblea Regional para exigir que “el AVE llegue soterrado, y en ningún caso en superficie”. La victoria de esta lucha popular está mucho más cerca.

La lucha de los vecinos de Santiago el Mayor o Pio X por el soterramiento es ya histórica. Llevan 30 años exigiendo “que las vías del tren vayan bajo tierra, y la gente por arriba”. La lucha se ha agudizado este último año con la llegada del AVE, que implica una catenaria de 25.000 voltios a escasos metros de viviendas y colegios, y la construcción del “Muro de la Vergüenza” que aísla a los barrios del sur de Murcia del resto de la ciudad. Son 300 días de concentraciones diarias, son descanso alguno, de varias manifestaciones multitudinarias (más de 50.000) por la capital murciana. La lucha pro-Soterramiento se ha ganado el corazón de la inmensa mayoría de la sociedad murciana.

Hasta hace poco, las dificultades a las que se enfrentaba el movimiento Pro-soterramiento eran enormes. El gobierno del PP, que en 2006 había prometido que traería el AVE soterrado, se atrincheró en tres murallas para imponer la llegada del tren por superficie: el ayuntamiento, el gobierno regional y la Delegación de Gobierno.

La bestia negra de los vecinos era el Delegado de Gobierno anterior, Francisco Bernabé (apodado “Paco el Uvas”), elegido a dedo por el gobierno central del PP. Famoso por su actitud caciquil y chulesca, Bernabé ha hecho todo lo que estaba en su mano para castigar al movimiento vecinal. Desde imponer una desmesurada presencia policial en Santiago el Mayor a numerosas y cuantiosas multas contra los vecinos, por no hablar de declaraciones y ofensas que solo pueden calificarse de provocaciónes.

Pero la situación ha dado un cambio radical con la llegada de Pedro Sánchez al gobierno. Francisco Bernabé ha sido destituido y en su lugar ha sido elegido como Delegado de Gobierno Diego Conesa, líder del PSOE-RM y partidario del soterramiento del AVE.

Como muestra pública y abierta del nuevo posicionamiento de la Delegación de Gobierno, Diego Conesa se presentó ante la asamblea pro-soterramiento en Santiago el Mayor en su primer día de trabajo, acompañado de Oscar Urralburu (Podemos). Megáfono en mano, se comprometió al soterramiento del AVE: “El compromiso del Ministerio de Fomento y del Gobierno de España es garantizar y no paralizar las obras del soterramiento”. Los vecinos -no sin cierto recelo tras 30 años de promesas incumplidas- acabaron aplaudiendo al nuevo Delegado de Gobierno, mientras gritaban “No nos falles”.

La correlación de fuerzas ha cambiado drásticamente también en el parlamento murciano. Con el cambio de gobierno, el PSOE ha pasado a defender sin vacilaciones el soterramiento, mientras que Ciudadanos, a pesar de mantener críticas y reservas, también ha acabado apoyando una moción de PSOE y Podemos, que insta al Gobierno de España a garantizar la llegada del AVE soterrado, exigiendo la “agilización de las obras de soterramiento y que dé cumplimiento al convenio de junio de 2006 que, entre otras actuaciones, prevé el soterramiento de las vías ferroviarias (incluyendo las catenarias)”. Esta resolución -que solo cuenta con los votos en contra del PP- será enviada al nuevo ministro de Fomento, Abalos, que a diferencia de su predecesor (De la Serna), también parece mostrarse favorable al soterramiento.

La batalla no ha terminado. No lo hará hasta que el soterramiento sea un hecho, y el muro provisional (“El Muro de la Vergüenza”) junto a la pasarela de Santiago el Mayor sean derribados. Los vecinos no bajan la guardia y persisten en las movilizaciones. Pero el clima es de optimismo: la victoria ya se huele, casi se acaricia. Esto es fruto de las nuevas condiciones que ha generado el nuevo gobierno de Sánchez, mucho mejores para el avance de las luchas populares. Pero sobretodo, es fruto de 30 años de lucha constante del pueblo murciano contra el soterramiento.

Deja una respuesta