¿Me vas a engañar dos veces?

“En 2004, las corporaciones multinacionales de EEUU ofrecieron al Congreso un acuerdo: repatriarí­an cientos de miles de millones de dólares en ganancias en el extranjero a cambio de un descenso de las tasas impositivas del 35% a los beneficios de las empresas extraí­dos en el extranjero cuando son introducidos en el paí­s. Los republicanos estuvieron de acuerdo, aprobando la Ley de Inversión Nacional, que permitió a las empresas repatriar unos 300 mil millones de dólares en 2005 y pagar sólo un 5,25% en impuestos”

Las multinacionales estadounidenses están otra vez con lo mismo. En un artículo de oinión en The Wall Street Journal, el presidente ejecutivo de Cisco, John Chambers, y el presidente de Oracle, Safra Catz, estiman que las empresas estadounidenses que tienen cerca de 1 billón de dólares en ganancias escondidos en el extranjero, podrían repatriarlos para el bien mayor de la economía estadounidense si los impuestos sobre ese dinero se redujeran a cerca del 5%. (THE NEW YORK TIMES) THE WASHINGTON POST.- El 2 de noviembre, los votantes irán a las urnas – y, tal vez tan importante, se reúne en Washington el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal (Fed). Todo indica que la Fed se embarcará en un gran esfuerzo para estimular la economía. Vale la pena recordar que el Sr. Bernanke, como muchos otros, creyó que una ronda de flexibilización cuantitativa, más los estímulos fiscales, serían suficiente para activar la economía. Ahora dice que la Fed "procederá con cierta cautela" hacia el QE2. Dada la incertidumbre, es una promesa que esperamos que mantenga. EEUU. The New York Times ¿Me vas a engañar dos veces? En 2004, las corporaciones multinacionales de Estados Unidos ofrecieron al Congreso un acuerdo: ellos repatriarían cientos de miles de millones de dólares en ganancias en el extranjero –para invertir en nuevas plantas y crear nuevos puestos de trabajo en el país– a cambio de un descenso de las tasas impositivas del 35% a los beneficios de las empresas extraídos en el extranjero cuando son introducidos en el país. Los republicanos que controlaban el Congreso estuvieron de acuerdo, aprobando la Ley de Inversión Nacional, que permitió a las empresas repatriar unos 300 mil millones de dólares en 2005 y pagar sólo un 5,25% en impuestos. En cuanto a todas esas fábricas y puestos de trabajo prometidos, nunca llegaron a materializarse. La investigación realizada por tres economistas prominentes, entre ellos Kristin Forbes, un ex asesor económico del presidente George W. Bush, reveló que entre 60 y 92 centavos de cada dólar que trajeron fueron a parar a los bolsillos de los accionistas. La ley requiería que las empresas utilizaran el dinero repatriado para fines productivos, como la investigación y la contratación. Eso no importó. Como el dinero es fungible, las empresas pudieron fácilmente decir que no estaban usando "esos" dólares en recompras de acciones y pagos a los ejecutivos. Las multinacionales estadounidenses están otra vez con lo mismo. En un artículo de opinión en The Wall Street Journal, el presidente ejecutivo de Cisco, John Chambers, y el presidente de Oracle, Safra Catz, estiman que las empresas estadounidenses que tienen cerca de 1 billón de dólares en ganancias escondidos en el extranjero, podrían repatriarlos para el bien mayor de la economía estadounidense si los impuestos sobre ese dinero se redujeran a cerca del 5%. El Congreso no debe dejarse engañar otra vez. Las amnistías fiscales son extremadamente caras. ¿Y qué gran corporación repatriará nunca los beneficios al tipo normal sabiendo que cada pocos años puede esperar conseguir otro retorno "especial"? Las grandes multinacionales no se abstienen de invertir en los Estados Unidos porque su dinero esté bloqueado en el extranjero. Hay muchos grandes montones de dinero en efectivo en los Estados Unidos también. Las tasas de interés están cerca de sus mínimos históricos, y los bancos se tirotean entre ellos para prestar a grandes multinacionales sentadas sobre montañas de dinero en efectivo. Si no se invierte, es a causa de las inciertas perspectivas económicas. El gobierno de Obama no ha dado señales de estar interesado en este acuerdo. Si los legisladores quieren ayudar a que las empresas inviertan más aquí, deben oír el llamamiento de la administración para que las empresas cubran inmediatamente el costo total de sus inversiones en instalaciones y equipos, en lugar de amortizarlo gradualmente. Los republicanos en el Congreso se oponen a la propuesta del presidente Obama y apoyan las vacaciones fiscales para las ganancias extranjeras. Sus prioridades no han cambiado. THE NEW YORK TIMES. 23-10-2010 EEUU. The Washington Post Ben Berbanke espera que su arriesgado plan animará la economía El 2 de noviembre, los votantes irán a las urnas – y, tal vez tan importante, se reúne en Washington el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal (Fed). Todo indica que la Fed se embarcará en un gran esfuerzo para estimular la economía. Como el desempleo sigue siendo elevado y la inflación amenaza con convertirse en deflación, el presidente de la Fed, Ben S. Bernanke, parece creer que la Fed debe actuar, no sea que la economía se instale en el estancamiento permanente, como Japón – o peor. Su determinación es loable, pero arriesgada. El enfoque ortodoxo que parece favorecer fácilmente podría tener efectos secundarios negativos. La Reserva Federal ha agotado sus medios habituales de aumentar la oferta monetaria: reducir la tasa de interés al que los bancos pueden prestarse entre sí sus reservas guardadas en la Reserva Federal. Esta llamada tasa federal de los fondos es ahora cero. Y ya no puede bajar más, por lo que la Fed amplió la oferta de dinero a través de la "flexibilización cuantitativa": la compra de más de un billón de dólares en valores respaldados por hipotecas con dinero recién impreso. Ahora la Fed está preparada para una mayor "flexibilización cuantitativa" –los genios del mercado la llaman "Queen Elizabeth 2"– en un esfuerzo por bajar las tasas de interés a largo plazo aún más. El caso de QE2 es sencillo. Al hacer una oferta por encima de su precio, y por lo tanto reducir el rendimiento de los bonos del Tesoro y otros instrumentos de deuda segura, la Fed anima a los inversores a colocar su dinero en inversiones diferentes, potencialmente de mayor rendimiento como las acciones. Esto reduce el costo del capital para las empresas, lo que les permitirá expandirse, lo que crea puestos de trabajo. Otros efectos esperados son una bajada de las tasas hipotecarias de las viviendas y una mayor demanda para las exportaciones de EEUU. Como estudioso de la Gran Depresión y de los recientes problemas de deflación de Japón, el Sr. Bernanke ha creído durante mucho tiempo que los desastres podrían haberse evitado a través de una intervención oportuna y agresiva del banco central. Después del QE2, nadie podrá acusarlo de dormirse en el trabajo. Pero Queen Elizabeth 2 es un juego de azar, como el Sr. Bernanke reconoce. "Tenemos mucha menos experiencia para juzgar los efectos económicos de este instrumento político", dijo el 15 de octubre, "lo que hace difícil determinar la cantidad adecuada, el ritmo de compras y la comunicación de esta respuesta política a la opinión pública." Los riesgos incluyen, fundamentalmente, un aumento de los precios de los productos básicos, que ya han subido anticipando el QE2. Los altos precios de los alimentos y la gasolina pueden anular algunos de los crecimientos que el QE2 podría alcanzar. Un dólar más barato en realidad podría ayudar a las exportaciones – o podría provocar burbujas de activos en mercados emergentes y desencadenar devaluaciones competitivas de los socios comerciales de EEUU. Aunque la inflación se mantiene muy por debajo del objetivo de la Fed de alrededor del 2 por ciento, no está claro cómo la Fed va a absorber toda la liquidez extra creada una vez se reanude el crecimiento. El temor más profundo es que Queen Elizabeth 2 es una solución coyuntural a un problema estructural. Muchas empresas están muy bien de dinero, pero simplemente no ven suficientes oportunidades de inversión rentable en los Estados Unidos. La lista de razones incluyen hogares con demasiadas deudas, la incertidumbre política y de la política, un creciente desfase entre las habilidades de los trabajadores desempleados de EEUU y el trabajo disponible, y un cambio más amplio en el dinamismo económico desde los mercados desarrollados a los emergentes. Vale la pena recordar que el Sr. Bernanke, como muchos otros, creyó que una ronda de flexibilización cuantitativa, más los estímulos fiscales, serían suficiente para activar la economía. Ahora dice que la Fed "procederá con cierta cautela" hacia el QE2. Dada la incertidumbre, es una promesa que esperamos que mantenga. THE WASHINGTON POST. 21-10-2010

Deja una respuesta