El paí­s desbordado por la corrupción

Matrimonio de conveniencia

No hay dí­a que España no se levante con un nuevo caso de corrupción en la que estén implicados miembros de las castas polí­ticas que nos gobiernan, independientemente que se digan de izquierdas, de derechas o nacionalistas.

Periódicos y noticiarios rebosan noticias or el caso Gürtel y la trama corrupta de “Correa-Don Vito” y “El Bigotes” vinculada al PP; el caso Palau que salpica a CiU, ERC y al gobierno de la Generalitat; el caso Mercasevilla, empresa pública dependiente del Ayuntamiento de Sevilla gobernado por el PSOE e IU; los casos de Mallorca que han llevado ya a la detención de más de 20 políticos del PP y de Unión Mallorquina, incluida la presidenta del Parlament balear; o por el caso Poniente (Ejido) el último de los famosos en saltar a la opinión pública con la detención del alcalde del PAL-Partido de Almería y otras 19 personas que habrían llegado a malversar hasta 150 millones de euros de las arcas del ayuntamiento.Cuando las tramas de la corrupción anegan todo un país con implicación de las fuerzas políticas en los diferentes estamentos del poder local, autonómico o central, el problema no está en “los corruptos” sino en que estamos ante una corrupción institucionalizada, en la que el poder político -especialmente las burguesías burocráticas de las diferentes comunidades autónomas y ayuntamientos- juega un papel fundamental, mejor dicho imprescindible, para el desarrollo de las tramas de corrupción al tener la capacidad de decisión sobre el suelo urbanizable o no, las concesiones y permisos, el control oscuro del dinero público y empresas públicas, etc.Estamos ante una corrupción regida por una ley: detrás de cada corrupto hay una trama y detrás de cada trama el poder político. Lo realmente corrupto es el matrimonio de conveniencia entre el poder político y el poder económico, con participación de otros poderes “fácticos” culturales, incluso deportivos, para beneficiarse individualmente y a sus organizaciones madre.Un matrimonio cancerígeno con metástasis en toda España sólo puede ser tratado con métodos expeditivos. Como se trata una mafia criminal organizada o las redes de pederastas. Exigiendo que las tramas se investiguen hasta el final, desde las raíces hasta las cabezas políticas implicadas. Exigiendo castigo severo a los implicados con penas ejemplares de cárcel. Exigiendo la devolución de todo lo robado o estafado persiguiendo sus cuentas en los bancos y paraísos fiscales, propiedades o haciendo responsables subsidiarios a los partidos cuando se demuestre financiación ilegal.Todo ello como base de poner en marcha una auténtica regeneración democrática de la vida política que implante las cuentas claras, publicas y publicadas, el acceso de cualquier ciudadano a ellas, todos los contratos, sueldos y gastos en los tablones de anuncios de los ayuntamientos y en la puerta de los gobiernos autonómicos y controles independientes.

Deja una respuesta