SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

Manifiesto a favor de un sueldo digno para los expolí­ticos del Ibex 35

Vaya revuelo se ha montado esta semana después de que este medio publicara en exclusiva la incorporación de Elena Salgado como consejera de Endesa, en concreto, de una filial en Chile, argucia tan burda como insultante para que la exministra de Economí­a y exvicepresidenta del Gobierno pueda cobrarse de la eléctrica española sus servicios a la patria durante los últimos cuatro años de gobierno socialista.

Pero, qué quieren que les diga, después de leer y escuchar las duras críticas al tan particular fichaje de invierno, quería romper una lanza para defender el derecho de los hipócritas que nos gobiernan a ganarse el pan después de dejarse el alma en defensa de los ciudadanos. No debe ser fácil, y más en estos tiempos, trabajar de martes a jueves cuatro o cinco horas al día, acudir de vez en cuando al Congreso o al Senado, pactar con imberbes que se creen más listos que tú, ir en coche oficial a hoteles cinco estrellas, aguantar que te hagan la pelota allí donde te presentas, ya sea la conferencia regional para salvar la grulla rosa, o el mitin de tu propio partido, donde te aplauden digas la sandez que digas y que tu asesor de cabecera ha preparado a tal efecto. Oiga, se imaginan lo incómodo que debe ser cavar un hoyo para poner la primera piedra de un edificio que quizás no se construya o por un aeropuerto por el que nunca volará un avión, vestido con un traje de Milano o Louis Vuitton, con un casco reflectante en la cabeza. Eso debe cansar mucho, más que esperar en la cola del paro, adonde estos miserables han mandado a casi cinco millones de españoles por su incapacidad para gestionar el país. Debe ser muy indigesto ir ahora los fines de semana a Andalucía y Asturias a echar unos discursos electorales y ponerse fino de fino y sidra, con unos buenos pescaítos o unos centollitos, que no todo va a ser trabajar.Por ese motivo, me parecen raquíticos los 70.000 euros que Endesa le va a pagar a Salgado por asesorarle en cómo gestionar su filial en Chile, país que probablemente la ingeniosa exministra no habrá pisado en su vida más allá de viajes oficiales al uso. Especialmente después de oír al presidente de la eléctrica, Borja Prado, defender su fichaje por la “experiencia y formación industrial muy referida al tema energético y a nuestro sector ” de la exvicepresidenta del Gobierno. Para tranquilizar a los que se les han revuelto las tripas tras conocer la maniobra, el señor Prado aclaró en una excursión de periodistas a Roma, sede de Enel, su matriz, que todo es legal, que la joven no incumple la ley de incompatibilidad que le impide trabajar en una empresa privada durante dos años después de dejar el Gobierno porque “ocho ministerios han respondido favorablemente a que pueda desempeñar dicho cargo”.Obvio. ¿Qué partido se va a negar a que la brotes verdes se salte la ley por la rendija de que quien le paga es una filial de una compañía que ella regulaba si en la nómina de Endesa están todos los partidos políticos con algún peso en el Congreso? ¿Creen que el PP se va a oponer sabiendo que José María Aznar también trinca de la italianizada Endesa? ¿O CiU, que tiene al exjefe de Gabinete de Artur Mas como presidente de su consejo asesor en Cataluña, coche oficial y secretaria incluidos? Perro no come carne de perro. Todos callan como cariñosas meretrices porque saben que antes o después les tocará pedir favores o cobrárselos. Los de la citada eléctrica y su presidente, a la vez presidente de Mediobanca, un banco italiano metido en todos los fregaos corporativos, con el equipo de Zapatero son evidentes. Bajo el mandato socialista, se permitió a Enel comprar Endesa con la intermediación del grupo financiero italiano, una operación de casi 40.000 millones, con comisiones por doquier. Después le cambió la ley para que ACS, cliente habitual de Mediobanca –cuántas comidas en el Señorio de Alcocer y en la propia sede de Endesa entre don Borja y don Florentino Pérez- pudiera hincarle el diente a Iberdrola, el principal rival del grupo dirigido por el señor Prado, una transacción de más de 35.000 millones en caso de éxito. Por todo ello, creo que Salgado va a cobrar muy poco por ser consejera de Chilectra. Debería recibir una gratificación acorde a los servicios prestados, que son muchos y variados. Fíjense si está contento el presidente de Endesa, por cierto el primero en la historia de la compañía sin titulación académica (vean el currículo oficial) con estos amiguetes, que el jueves pidió al Gobierno de turno que nos suba la luz un 20% en los dos próximos años. Aumento con el que todos pagaremos el dichoso déficit de tarifa y el jornal de la Salgado y similares, llámense Aznar, Solbes y Madi (Endesa), Felipe González (Gas Natural), José Jon Imaz (Repsol), Manuel Marín (Iberdrola) o Carmen Becerril (Acciona).Por favor, empresas del Ibex, páguenles como Dios manda. Por caridad y por rentabilidad cristiana.

Deja una respuesta