Los ricos enojados

“La minorí­a enojada, verdaderamente enojada, está compuesta por personas que sienten que las cosas a las que tienen derecho se las están quitando. Y andan en busca de venganza. No, no estoy hablando de los partidarios del Tea Party. Estoy hablando de los ricos. Estos son tiempos terribles para muchas personas en este paí­s. Sin embargo, si usted quiere encontrar rabia polí­tica real no la va a encontrar entre estos americanos que sufren. La encontrará en cambio entre la gente muy privilegiada”

Una cosa es cuando un multimillonario lanza diatribas en una cena. Otra cuando la revista Forbes narra una historia de ortada donde se alega que el presidente de los Estados Unidos está tratando deliberadamente de hundir a América, como parte de su keniana, "anticolonialista" agenda, y que "EEUU se rige de acuerdo a los sueños de un miembro de la tribu Luo de la década de 1950". Cuando se trata de defender los intereses de los ricos, al parecer, las reglas normales de la civilización y el discurso racional ya no se aplican. (THE NEW YORK TIMES) GLOBAL TIMES.- Pocas veces en la última década, a diferencia de hoy, ha estado China rodeada por todas partes de conflictos y desacuerdos con las grandes potencias y los países vecinos en cuestiones como la moneda, los derechos marítimos y las disputas territoriales. China ha estado tratando de crear un entorno de desarrollo favorable apegándose a una agenda diplomática pacífica. Ha estado tratando de evitar los conflictos y las colisiones que conlleva ser una potencia emergente. Sin embargo, a medida que la economía china continúa creciendo, la sospecha y la desconfianza en contra de ella se han elevado a niveles sin precedentes. Los enfrentamientos, aparentemente, no se pueden evitar. EEUU. The New York Times Los ricos enojados Paul Krugman La ira se extiende por América. Es cierto que esta rabia al rojo vivo es un fenómeno minoritario, no algo que caracterice a la mayoría de nuestros conciudadanos. Pero la minoría enojada, verdaderamente enojada, está compuesta por personas que sienten que las cosas a las que tienen derecho se las están quitando. Y andan en busca de venganza. No, no estoy hablando de los partidarios del Tea Party. Estoy hablando de los ricos. Estos son tiempos terribles para muchas personas en este país. La pobreza, especialmente la pobreza extrema, se ha disparado durante la crisis económica, millones de personas han perdido sus hogares. Los jóvenes no pueden encontrar trabajo, los despedidos de 50 y tantos años temen que nunca van a trabajar de nuevo. Sin embargo, si usted quiere encontrar rabia política real –el tipo de ira que hace que la gente compare al presidente Obama con Hitler, o lo acuse de traición a la patria– no la va a encontrar entre estos americanos que sufren. La encontrará en cambio entre la gente muy privilegiada, que no tienen que preocuparse de perder sus empleos, sus casas, o su seguro de salud, pero que están indignados, realmente indignados, ante la idea de pagar unos impuestos ligeramente superiores. La rabia de los ricos se ha estado construyendo desde que Obama asumió el cargo. Al principio, sin embargo, se limitó en gran medida a Wall Street. Así, cuando la revista New York publicó un artículo titulado "El lamento del 1%", estaba hablando sobre la situación financiera de especuladores cuyas empresas habían sido rescatados con fondos de los contribuyentes, pero se enfurecieron ante la sugerencia de que el precio de estas operaciones de rescate debía incluir un límite temporal a sus primas. El multimillonario Stephen Schwarzman comparó una propuesta de Obama con la invasión nazi de Polonia; la propuesta en cuestión buscaba cerrar una laguna fiscal que favorece a los gestores de fondos como él. Ahora, sin embargo, con el tiempo la decisión se cierne sobre el destino de los recortes fiscales de Bush – ¿elevará los tipos impositivos para volver a los niveles de la era Clinton? La ira de los ricos se ha ampliado, y también de alguna manera ha cambiado su carácter. Por un lado, la locura se ha generalizado. Una cosa es cuando un multimillonario lanza diatribas en una cena. Otra cuando la revista Forbes narra una historia de portada donde se alega que el presidente de los Estados Unidos está tratando deliberadamente de hundir a América, como parte de su keniana, "anticolonialista" agenda, y que " EEUU se rige de acuerdo a los sueños de un miembro de la tribu Luo de la década de 1950". Cuando se trata de defender los intereses de los ricos, al parecer, las reglas normales de la civilización y el discurso racional ya no se aplican. Al mismo tiempo, la auto-compasión entre los privilegiados se ha convertido en algo aceptable, e incluso de moda. Los defensores del recorte de impuestos pretenden simular que se trataba sobre todo de ayudar a las familias medias americanas. Incluso las exenciones de impuestos para los ricos estaban justificadas en términos de “economía de chorreo”, afirmando que bajar los impuestos en la parte superior haría a la economía más fuerte para todos. Estos días, sin embargo, los recortadores de impuesto apenas tratan de levantar esta bandera. Sí, los republicanos están presionando con el argumento de que aumentar los impuestos a la parte superior dañaría a las pequeñas empresas, pero sus corazones no parecen realmente en ellas. En su lugar, se ha hecho común escuchar vehementes denegaciones de que la gente que gana 400.000 o 500.000 dólares al año sean ricos. Quiero decir, ellos miran los gastos de las personas de esa clase de ingresos – los impuestos sobre la propiedad que tienen que pagar por sus costosas casas, el costo de enviar a sus hijos a escuelas privadas de elite, y así sucesivamente. ¿Por qué, si apenas pueden ganarse la vida? Y entre los innegablemente ricos, un sentido de beligerante derecho se ha apoderado de ellos: es su dinero, y ellos tienen derecho a poseerlo. "Los impuestos son lo que pagamos por la sociedad civilizada", dijo Oliver Wendell Holmes – pero eso fue hace mucho tiempo. El espectáculo de los estadounidenses de altos ingresos, las personas más afortunadas del mundo, revolcándose en la autocompasión y la auto-justicia sería divertido, excepto por una cosa: que bien puede salirse con la suya. No importa el precio de 700 mil millones de dólares que cuesta ampliar las exenciones fiscales a la gente de alto nivel: casi todos los republicanos y algunos demócratas se están apresurando a ayudar a los oprimidos ricos. Mire usted, los ricos son diferentes de usted y de mí: tienen más influencia. Es como si fuera una cuestión de contribuciones de campaña, pero es también una cuestión de presión social, ya que los políticos gastan mucho tiempo saliendo con los ricos. Así que cuando los ricos hacen frente a la posibilidad de pagar un porcentaje extra de un 3 o un 4% de sus ingresos en impuestos, los políticos sienten su dolor – lo sienten mucho más agudamente, claro, de lo que sienten el dolor de las familias que están perdiendo sus empleos, sus casas, y sus esperanzas. Y cuando la lucha de impuestos concluya, de un modo u otro, puede estar seguro de que las personas que actualmente defienden los ingresos de la élite volverán a exigir recortes en la Seguridad Social y en la ayuda a los desempleados. Estados Unidos debe tomar decisiones difíciles, van a decir, todos tenemos que estar dispuestos a hacer sacrificios. Pero cuando dicen "nosotros", significa "tú". El sacrificio es para la gente pequeña. THE NEW YORK TIMES. 19-9-2010 China. Global Times China necesita enfriar la mente en las acaloradas disputas Pocas veces en la última década, a diferencia de hoy, ha estado China rodeada por todas partes de conflictos y desacuerdos con las grandes potencias y los países vecinos en cuestiones como la moneda, los derechos marítimos y las disputas territoriales. China ha estado tratando de crear un entorno de desarrollo favorable apegándose a una agenda diplomática pacífica. Ha estado tratando de evitar los conflictos y las colisiones que conlleva ser una potencia emergente. Sin embargo, a medida que la economía china continúa creciendo, la sospecha y la desconfianza en contra de ella se han elevado a niveles sin precedentes. Los enfrentamientos, aparentemente, no se pueden evitar. El aumento del número de conflictos internacionales no significa que las relaciones exteriores de China hayan empeorado en su conjunto, ni tampoco sugiere que el ascenso de China esté destinado a un mal final. Por el contrario, hace mucho que China hizo caso omiso del aislamiento diplomático. El aumento del volumen de comercio y la frecuencia de las visitas oficiales de alto nivel indican una integración más estrecha entre China y la comunidad internacional. Pero también es una realidad que hay un esfuerzo concertado en el mundo desarrollado para causar estrés y momentos de ansiedad sobre el crecimiento de China. La etiqueta de segunda economía del mundo ha atraído mucha atención –sen gran parte negativa– sobre China. El cambio en la estructura internacional impuesto por el ascenso de China ha empujado a las potencias, incluidas EEUU y Japón, y a los países vecinos de China también, a ponerse contra el ascenso de China en busca de su propio máximo beneficio. China necesita resoluciones afinadas para resolver los problemas a largo plazo. El tiempo está con China, ya que puede darse el lujo de mostrar paciencia para romper las nueces duras en el largo plazo. En el proceso de ascenso de China, muchas de las llamadas "amenazas chinas", acabarán por desaparecer. China también debe estar equipada con diversas herramientas diplomáticas, con la participación del gobierno, la sociedad y los individuos, para abordar el riesgo provocado por el ascenso de China. El gobierno también debe crear las condiciones para reforzar el poder de su diplomacia pública. En el futuro, China pueden esperar nuevos desafíos y provocaciones de los diferentes actores en todo el mundo, de los que como resultado seguirán más enfrentamientos. China no buscará activamente la confrontación, pero tampoco ha de tener miedo a los conflictos a los que la empujen. GLOBAL TIMES. 19-9-2010

Deja una respuesta