Los planes alemanes para una quiebra de Grecia

“La planificación para el dí­a del juicio final ya está en marcha en los departamentos del Ministerio de Finanzas en Berlí­n, así­ como en grupos de trabajo en la UE en Bruselas. Funcionarios del Ministerio de Finanzas alemán tienen la esperanza de que una quiebra griega serí­a manejable, siempre y cuando los polí­ticos europeos mantengan la calma y los fondos de rescate se incrementen según lo previsto. La motivación parece ser enviar una señal, no sólo a los socios europeos de Berlí­n, sino también a los polí­ticos escépticos en el gobierno de coalición de Alemania. El mensaje es que Europa tiene una alternativa a la ayuda: si es necesario, también puede retirar su ayuda.”

Básicamente, existen dos osibilidades de una bancarrota griega, dijo el funcionario alemán: o el país se mantiene en la unión monetaria, o se retira. Cualquiera de las opciones implican una quita de su deuda, lo que significa que Grecia sólo pagaría por un determinado porcentaje de su deuda, como por ejemplo el 50%. Esto se traduciría en pérdidas significativas para los acreedores de Atenas, así como para el Banco Central Europeo (BCE), otros países de la Unión Europea y los bancos, compañías de seguros e instituciones financieras de toda Europa. El enviado de Schäuble, presentó a la audiencia en Bruselas los resultados de las simulaciones del Ministerio alemán de Finanzas, y dijo que el objetivo debe ser contener el daño causado por estas pérdidas. (DER SPIEGEL) Alemania. Der Spiegel Los planes alemanes para una quiebra de Grecia El resto de la zona euro está perdiendo la paciencia con Grecia. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, no está convencido de que Atenas puede ser salvada de la quiebra. Sus expertos del Ministerio de Hacienda han estado trabajando explorando los escenarios de lo que sucedería si Grecia saliera de la zona euro (…) Una gran cantidad de personas en Europa están descontentos con Grecia en estos momentos. "No podemos estar satisfechos con los últimos informes de Grecia", dijo una irritada canciller Merkel la semana pasada. "La misión de la troika debe ser continuada y llevada a una conclusión positiva", dijo el ministro alemán Wolfgang Schäuble (…) Perdiendo la paciencia El discurso es mucho más duro que lo que se muestra. El resto de Europa está perdiendo la paciencia con Atenas. Y después de 18 meses de crisis en el país, todavía no hay mejoría a la vista. Las principales cifras económicas están empeorando, y cada vez hay más dudas sobre si el Gobierno griego verdaderamente entiende la gravedad de la situación. En las capitales europeas y en la Comisión Europea, algunos empiezan a preguntarse si los esfuerzos del último año y medio han sido en vano. Los países socios ya han proporcionado a Grecia 110 mil millones de euros, y un segundo plan de rescate ya ha sido acordado. Pero los europeos están empezando a darse cuenta de que han dado un montón de dinero a cambio de nada. La decepción es particularmente profunda en Berlín, donde la gestión de la crisis política del gobierno ha estado claramente dando vueltas en círculos. En un principio, la canciller dijo que los griegos debían ayudarse a sí mismos a salir de su propia crisis. Y vino el primero y, posteriormente, el segundo paquete de ayuda. El nuevo enfoque, dijo el gobierno, es que fue para rescatar a Grecia, por lo que las otras naciones deudoras estarían a salvo. Ahora los alemanes han dado un giro completo, y el sentimiento predominante es el temor a una debacle sin fin en Atenas. "Ya es suficiente", dice un alto funcionario del gobierno, agregando que Berlín ha perdido la paciencia con los griegos. Con una mezcla de resignación y fatalismo, Merkel y Schäuble se enfrentan a lo inevitable y a pensar lo antes impensable: Grecia está en quiebra, y ni siquiera su retirada de la unión monetaria se puede descartar ya. Entre desesperado y sin esperanza La planificación para el día del juicio final ya está en marcha en los departamentos del Ministerio de Finanzas en Berlín, así como en grupos de trabajo en la UE en Bruselas. Funcionarios del Ministerio de Finanzas alemán, tienen la esperanza de que una quiebra griega sería manejable, siempre y cuando los políticos europeos mantengan la calma y los fondos de rescate se incrementen según lo previsto. La motivación parece ser enviar una señal, no sólo a los socios europeos de Berlín, sino también a los políticos escépticos en el gobierno de coalición de Alemania. El mensaje es que Europa tiene una alternativa a la ayuda: si es necesario, también puede retirar su ayuda. El tema fue tratado en una cena el pasado martes en el Ministerio de Finanzas alemán, al que el ministro de Finanzas Schäuble había invitado a sus homólogos de Finlandia, Jutta Urpilainen, y holandés, Jan Kees de Jager. Oficialmente, los ministros estaban allí para hablar de la garantía que los finlandeses quieren recibir de los griegos a cambio de ayuda adicional. Pero el verdadero problema era la creciente crisis en Atenas. Los asistentes eran conscientes de que la situación en Grecia ahora fluctúa entre desesperada y sin esperanza, y que la quiebra es probablemente inevitable. Las únicas diferencias de opinión eran más bien sobre las consecuencias. Schäuble argumenta que los griegos deben permanecer en la unión monetaria, incluso después de una quita de su deuda. De Jager, sin embargo, no se opuso a su salida de la zona euro. Los asistentes estuvieron de acuerdo que las consecuencias finales serían obra de los mismos griegos: los demás miembros de la zona euro no tiene la opción de expulsar de la unión monetaria. El cálculo de las consecuencias Schäuble está convencido de que las cosas no pueden seguir como están. Compartió sus preocupaciones y las conclusiones de varias conversaciones con colaboradores cercanos la semana pasada. En cada ocasión, su mensaje fue que ya no cree que los griegos sean capaces de cumplir las condiciones estipuladas, y que es probable que se queden sin dinero a principios de octubre. Funcionarios del Ministerio de Hacienda ya han calculado las consecuencias. La semana pasada, un enviado de Berlín presentó los resultados a los socios de Alemania, en Bruselas. Básicamente, existen dos posibilidades de una bancarrota griega, dijo el funcionario alemán: o el país se mantiene en la unión monetaria, o se retira. Cualquiera de las opciones implican una quita de su deuda, lo que significa que Grecia sólo pagaría por un determinado porcentaje de su deuda, como por ejemplo el 50%. Esto se traduciría en pérdidas significativas para los acreedores de Atenas, así como para el Banco Central Europeo (BCE), otros países de la Unión Europea y los bancos, compañías de seguros e instituciones financieras de toda Europa. El enviado de Schäuble, presentó a la audiencia en Bruselas los resultados de las simulaciones del Ministerio alemán de Finanzas, y dijo que el objetivo debe ser contener el daño causado por estas pérdidas. El Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF) juega un papel clave en sus consideraciones. El Ministerio de Hacienda quiere que el centro con sede en Luxemburgo, encabezado por el economista alemán Klaus Regling, asuma lo más rápido posible las nuevas competencias que se acordaron en la cumbre sobre la crisis a finales de julio. Una vez que suceda, habrá una buena oportunidad de proteger el resto de la zona euro a partir de las perturbaciones que emanarían de una moratoria griega. Créditos preventivosLos planes alemanes se centran en dos instrumentos. En primer lugar, los funcionarios de Schäuble abogan por el uso de líneas de crédito preventivaa, lo que implicaría la emisión de créditos-puente de la EFSF a los países económicamente débiles. En segundo lugar, proveer inyecciones financieras a los bancos para que no se metan en más dificultades. Países enteros y sus sectores bancarios pueden ser protegidos con los dos instrumentos, argumentó el hombre de Schäuble en Bruselas. Los préstamos ayudarían a Italia y España, pero también a pequeños países como Chipre, que podrían verse incapaces de pedir prestado dinero a unos inversionistas temerosos después de una quiebra griega. La situación en que los bancos en muchos países de la eurozona pdrían llegar a encontrarse dependerá de los miles de millones de los que dispnga Luxemburgo, ya que tendría que intercambiarlos por sus tenencias de bonos del gobierno griego. Los bancos griegos serían los más afectados por las consecuencias de una bancarrota nacional. Por esta razón, argumentan las autoridades alemanas, es perfectamente concebible que los bancos griegos todavía pudieran recibir la ayuda, incluso después de que el gobierno griego se hubiera separado de la asistencia del EFSF. A medida que avanza la crisis financiera, ha mostrado cómo los bancos están profundamente interconectados a través de las fronteras nacionales. Si uno de los principales bancos falla, los demás pueden ser arrastrados con él. Tales consecuencias son de esperar, independientemente de si Grecia se mantiene el euro o se retira de la zona euro. En realidad, Atenas no tendría otra opción: la única esperanza del gobierno para impulsar su languideciente economía sería que Grecia rescatara su propia moneda y la devaluara fuertemente frente al euro. "Como los niños" Incluso si el gobierno griego debe dar este último paso, las consecuencias serían manejables, creen los expertos del gobierno. Este no fue el punto de vista prevaleciente a principios de mayo, sin embargo, cuando los ministros de finanzas de los grandes países de la eurozona se reunieron en Luxemburgo para una reunión secreta con su homólogo griego y el presidente del Eurogrupo, Juncker. Uno de los temas de la agenda fue la posibilidad de salida de Grecia de la Unión Monetaria. Aunque los expertos aún estaban en guardia contra las consecuencias de este paso en mayo, hoy en día las consecuencias parecen más aceptables para el euro. Incluso los funcionarios de Schäuble han encontrado una solución para un problema que había preocupado en ese momento. Contrariamente a suposiciones anteriores, las restricciones a los movimientos de capitales, lo que podría ser utilizado para evitar que los ciudadanos griegos movieran su dinero al extranjero (algo que podría poner en peligro los bancos del país), ahora son vistas como compatibles con la legislación comunitaria. El artículo 143 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea ofrece una escapatoria, ya que permite a los países, en determinadas circunstancia, a "tomar medidas de protección." La nueva línea no es del todo indiscutible, sin embargo. Esto se hizo evidente en una reunión de ministros de Finanzas de la zona euro el lunes pasado, cuando la llamada troika de la Comisión Europea, Banco Central Europeo y el FMI dio su informe sobre la situación en Grecia. El grupo se dividió al final. Por primera vez, había una mayoría, liderada por los alemanes, holandeses y finlandeses, que abogaba por tirar de la anilla en Grecia. Los países del sur, entre ellos Francia, fueron mucho más reservados. Temían que si los fondos eran cortados para Grecia, otros países podrían seguir su estela. Caso perdido Schäuble espera disipar sus temores. Él sostiene que Grecia, a diferencia de los otros países afectados por la crisis, es un caso perdido. O, como el Ministro griego de Desarrollo Regional y Competitividad Michalis Chrysohoidis dijo al diario Tagesspiegel de Berlín: "La economía griega se está muriendo." Y tiene un punto de razón. Cada vez más empresas se declaran de quiebra, y el programa de austeridad de Grecia ya está irremediablemente retrasado, tanto en términos de la venta de bienes del Estado como de las reformas acordadas. "Es como tratar a un niño al que constantemente tienes que decir que limpie sus habitaciones", se quejó uno de los miembros de la delegación. Los miembros de la troika europea se enfurecieron, mientras que los representantes del FMI fueron más tolerantes. Sin embargo, todo el mundo se irrita por la falta de progreso. El programa de privatización se había previsto para hace más de un año, pero empezó muy lentamente. Se supone que debe proporcionar a Grecia 50 mil millones de euros en ingresos para el año 2015, pero no fue hasta recientemente que los funcionarios aún reunían una lista de empresas estatales y propiedades (…) Los elementos más prometedores en la lista de los activos del gobierno a la venta son la lucrativa petrolera Hellenic Petroleum, los derechos de uso del aeropuerto de Atenas y las licencias para la OPAP, la lotería estatal y la empresa de apuestas. Pocos avances Pero también hay empresas de la lista que tendrán que luchar para atraer a los compradores en estos momento, como el ferrocarril nacional griego, que ha estado perdiendo miles de millones durante años, y el Postbank Helénica. Además, el gran poder de los representantes de los trabajadores en muchas empresas estatales disuadirá a potenciales inversores. Las organizaciones sindicales en el monopolio de la electricidad DEI son vistos como especialmente radicales. Ya han amenazado con cortar la electricidad, si la empresa es privatizada. Los sindicatos están luchando por sus privilegios. Las empresas de propiedad estatal en Grecia son un paraíso de privilegios. En algunos casos, se paga bonos a los empleados incluso para lavarse las manos. Los aproximadamente 20.000 empleados de la DEI ganan, en promedio, el doble que un profesor de secundaria. Cuando los expertos de la alemana RWE consideraron la compra de los proveedores de energía griegos, rápidamente se lo pensaron mejor, y concluyeron que la empresa no podía ser reformada. Impuestos fallidos Los ciudadanos griegos y las empresas le deben al Estado un total de casi 40 mil millones de euros en impuestos. La suma daría para más que cubrir el déficit presupuestario del gobierno para el año 2011. Sin embargo, muchas agencias del gobierno son vistas como ineficientes y corruptas. Ahora que sus salarios se han reducido en un 20% o más en el curso de varias rondas de medidas de austeridad, las autoridades fiscales griegas a menudo realizan el mínimo de sus funciones, y a veces incluso menos. En alrededor de 17 oficinas de impuestos no se realizó ni una sola una auditoría en los primeros siete meses del año. En Corinto, una ciudad cerca de Atenas, la autoridad de impuestos locales sólo ha recaudado 18.000 euros en impuestos al valor añadido en los primeros seis meses del año, a pesar de que la región es el hogar de uno de los mayores casinos de Europa y una serie de empresas tienen su sede allí. El plan para recortar 150.000 empleos del sector público no está haciendo ningún progreso, en parte porque los funcionarios públicos forman parte de la base del partido de gobierno socialista. El hombre que primero accedió a las medidas de austeridad con la troika llama a tener paciencia. El ex ministro de Finanzas Giorgos Papakonstantinou advierte en contra de la dramatización de la salida de los funcionarios de la troika. "Las negociaciones nunca han sido fáciles", dice, señalando que Grecia redujo su déficit el año pasado de forma más importante que cualquier otro país (…) Lo hacen mejor otros países Una bancarrota griega está cada vez más encima de la mesa, en parte porque otros países de Europa con problemas han hecho notables progresos en los últimos meses. Esto reduce el riesgo de contagio, dicen los funcionarios del Ministerio de Finanzas alemán. Los irlandeses, en particular, han despertado la esperanza de que recientemente estén saliendo del hoyo. El país está recuperando la confianza de los mercados financieros, como demuestra una disminución significativa de la prima de riesgo sobre los bonos del gobierno irlandés en las últimas semanas. El beneficio irlandés de su economía de exportación permanece intacto. Muchas empresas internacionales han establecido su sede europea en Irlanda, como Apple, IBM y Google. Gracias a las exportaciones, la economía irlandesa está creciendo nuevamente, registrando una ganancia de 1,3% en el primer trimestre de 2011 comparado con el trimestre anterior. Irlanda está poniendo sus esperanzas de salir de la crisis en la exportación. Portugal desea adoptar el mismo enfoque, pero el país carece de suficientes productos que sean competitivos en el mercado internacional. Esto obliga al gobierno de centro-derecha del primer ministro, Pedro Passos Coelho a emplear métodos más difíciles. Está recortando los servicios de salud y los salarios de los empleados del gobierno. Casi ningún gasto público se ha mantenido intacto. Al mismo tiempo, Coelho ha aumentado los impuestos a los grupos de altos ingresos, la electricidad y el gas natural, e incluso ha suprimido las pagas de Navidad. A los portugueses les pide que hagan sacrificios sustanciales. Ha habido algunas quejas hasta ahora, pero han tolerado las decisiones del gobierno. Coelho los ha preparado para "dos años difíciles". No es sorprendente que la troika haya respondido positivamente a estos esfuerzos, señalando que el país está a tiempo. Portugal incluso avanzó un puesto en el lugar 45 en el ranking mundial del Índice de Competitividad del Foro Económico Mundial para el período 2011-2012, que fueron publicados la semana pasada. La vecina España completó un salto hacia adelante un poco más grande en la lista, desde el lugar número 42 en 2010-2011 al lugar 36 en el ranking actual. Los españoles ya han puesto dos de sus aeropuertos en venta y han consagrado una disposición de equilibrio presupuestario, también conocido como "techo de la deuda", en su Constitución. La nueva ley limita el nuevo endeudamiento público al 0,4 por ciento del PIB, pero no hasta el año 2020. Crecen los llamamientos en Alemania para la salida de Grecia Mientras que la mayoría de los países periféricos están en el camino de la superación, Grecia amenaza con caer en la bancarrota. El gobierno alemán de coalición entre los conservadores de la canciller Merkel y el pro-empresarial Partido Democrático Libre (FDP) tiene poca simpatía por la situación de Atenas, debido a que una quiebra griega también ayudaría a resolver algunos desacuerdos políticos internos. La dura postura de Berlín, está destinado principalmente a facilitar a los parlamentarios de la CDU y el FDP, que ven a Grecia como un pozo sin fondo, el apoyo a la línea del gobierno en una votación clave en el parlamento alemán, el Bundestag, sobre la reforma del EFSF el 29 de septiembre. Un alto dirigente de la CDU, Peter Altmaier, ya ha empezado a referirse al país casi en bancarrota, como si estuviera separado del resto de la zona euro. "Grecia es un caso absolutamente especial", dice Altmaier. "Ningún otro país está en un lío así". "Los griegos tienen que retirarse" El enfoque podría funcionar. Algunos miembros del Parlamento alemán, que votaron en contra de la reforma del EFSF en una votación de prueba a principios de la semana pasada han cambiado de opinión. "Necesitamos de nuevos instrumentos para la EFSF, especialmente en el caso de una quiebra griega", dice Georg Nüsslein, un portavoz de la política económica de la conservadora Unión Social Cristiana (CSU), partido bávaro hermano de la CDU. Nüsslein considera que la reforma de la EFSF es tan inevitable como la salida de Grecia de la zona euro. "Los griegos tienen que retirarse", dice. "No podrán volver a ponerse en pie mientras se encuentren en la zona euro." Muchos miembros de los partidos de coalición ahora comparten su opinión. Volker Bouffier, gobernador del estado occidental de Hesse y diputado presidente de la CDU, sostiene que una opción que permita a los griegos retirarse de la zona euro debe ser creada lo más rápidamente posible. "Si la austeridad del Gobierno griego y los esfuerzos de reformas no tienen éxito, nosotros también tenemos que preguntarnos si necesitamos nuevas reglas para permitir a los países de la zona euro a retirarse de la unión monetaria", dice. En una reunión de parlamentarios de la CSU el pasado lunes, el ministro del Interior alemán Hans-Peter Friedrich, que pertenece a la CSU, también argumentó que esta sería la mejor manera de que Grecia resolviera sus problemas. El experto financiero del FDP Hermann Otto Solms ha estado pidiendo esa opción para Grecia durante algún tiempo. Si Grecia no cumple las condiciones del rescate, dice Solms, "tal vez sería mejor que el país se retirara de la zona euro". La oposición del FDP podría descarrilar los esfuerzos del rescate Una cosa es segura: la crisis no terminará pronto. Por el contrario, el Bundestag tiene que votar sobre la creación del Mecanismo de Estabilidad europeo permanente (ESM), que sustituirá a la EFSF en 2013, para diciembre a más tardar. Será otra prueba para la mayoría parlamentaria de Merkel. Quienes se oponen a los esfuerzos de rescate del euro en el FDP ya se están preparando para una batalla sobre la próxima decisión. Antes de la votación del Bundestag, el FDP tiene la intención de sondear a sus más o menos 66.000 miembros sobre el tema. "La discusión dentro de la FDP sobre las medidas de rescate a los países sobre-endeudados de Europa es una cuestión política importante que requiere un amplio debate en el FDP", se lee una carta que fue entregada al Secretario General del FDP Christian Lindner el pasado viernes por la tarde. Los firmantes de la carta incluye tanto al infatigable euroescéptico Frank Schäffler como a Burkhard Hirsch, un veterano político del FDP. Si un tercio de los miembros del partido participan en la encuesta y la mayoría votan en contra de la ESM, esta será la posición oficial del partido. Si eso ocurre, se pondría fin a los esfuerzos de la coalición CDU/CSU-FDP para salvar el euro – y a la propia coalición. DER SPIEGEL. 12-9-2011

Deja una respuesta