SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Locura militar en El Cairo

Con otro baño de sangre en las calles de El Cairo el miércoles, los generales gobernantes de Egipto han demostrado más allá de cualquier duda que no tienen aptitud, y aparentemente poco interés, para dirigir a su país de vuelta a la democracia. Por el contrario, la cerrazón política del general Abdul-Fattah el-Sisi, de Egipto, líder de facto y la represión brutal que ha desatado ahora amenaza con producir el peor de los resultados posibles de una situación ya inflamada: una sangrienta guerra civil.

 Eso sería una tragedia para Egipto, que hasta hace poco parecía que estaba en el camino para poner fin a décadas de represión y dictadura. Y sería un desastre para la política exterior de Estados Unidos. Egipto es el país más poblado e influyente en el mundo árabe. También es el vecino de mayor importancia estratégica para Israel.

El presidente Obama debe dejar clara su inequívoca oposición a la conducta del ejército egipcio. Puede hacerlo de inmediato suspendiendo la ayuda militar y la cancelación de las maniobras militares conjuntas previstas para septiembre. Estos pasos se pueden revertir si los generales cambian sus maneras, pero, hasta entonces, Estados Unidos deben cerrar la puerta a un generoso programa de ayuda que ha proporcionado el ejército egipcio 1.300 millones de dólares al año desde hace décadas.

Aquellos que argumentan que esta ayuda permite a Estados Unidos tener influencia ya no se sostienen. Una y otra vez, las repetidas llamadas telefónicas del secretario de Defensa, Chuck Hagel, al General Sisi pidiendo moderación y exhortaciones similares por el secretario de Estado estadounidense, John Kerry han sido ignoradas.

Kerry habló de nuevo el miércoles, pero ahora le toca a Obama actuar. La cautelosa declaración de un secretario de prensa adjunto en Martha’s Vineyard de que la administración Obama “condena enérgicamente” la violencia y está revisando el programa de ayuda es poco probable que llame la atención de los generales. La cancelación de los ejercicios conjuntos del próximo mes, que ahora se está considerando, podría hacerlo. Y si se suspende la ayuda de 1,3 mil millones sin trucos, será al menos, dicen los egipcios comunes y corrientes, una manifestación de que Estados Unidos ya no está apoyando la represión.

Cientos de manifestantes pacíficos murieron el miércoles cuando unidades militares y de la policía utilizaron helicópteros, francotiradores, excavadoras y gases lacrimógenos para desalojarlos de dos zonas de campamento en El Cairo. El ejército proclamó el estado de excepción en todo el país, mientras que el “gobierno de transición” nombraba 25 nuevos gobernadores provinciales – 19 de ellos generales.

El gobierno de transición es poco más que un disfraz para el gobierno militar. Los liberales y los moderados, que han permitido y alentado a los militares, han sido cómplices de este engaño. Un destacado liberal demócrata, Mohamed ElBaradei, ganador del Premio Nobel, renunció el miércoles como vicepresidente interino.

Los Hermanos Musulmanes también tienen su parte de responsabilidad. Desde el golpe del 3 de julio que derrocó al presidente Mohamed Morsi, han mostrado muy poco interés en negociar una salida pacífica a la crisis. E incluso antes de ese golpe, el Sr. Morsi y otros líderes de la Hermandad habían mostrado poco interés en unir a los egipcios de distintas tendencias políticas y religiosas.

Pero la mayor culpa recae en el general Sisi. Se hizo con el poder de un gobierno elegido democráticamente. Él controla las fuerzas de seguridad que han perseguido y maltratado a los opositores políticos. Y ha aprobado que fuerzas fuertemente armadas usen una fuerza letal contra manifestantes pacíficos con una reclamacion político muy legítima – la expulsión y detención secreta del primer presidente democráticamente electo de Egipto.

La influencia de Washington en la opinión pública egipcia en general es limitada. Esto tiene menos que ver con el tono discreto que Obama ha tomado que las décadas precedentes de apoyo incondicional de Estados Unidos a los dictadores del pasado, como el Sr. Mubarak, y a las fuerzas militares, en detrimento de la mayoría de los 84 millones de habitantes de Egipto. Es hora de que el Sr. Obama empiece a corregir ese desequilibrio. Suspender la asistencia a los militares anti-democráticos de Egipto sería un buen sitio por donde empezar.

Deja una respuesta