En solidaridad con el pueblo saharaui

Lluvias torrenciales sobre los campamentos de refugiados en Tindouf

Sus pequeñas casas de adobes han ido cayendo como trozos de azúcar que se derriten en el agua. También sus haimas y con ello todos sus pequeños enseres (ropa, utensilios y comida). 91.000 afectados hasta la actualidad, 28.000 familias sin su pequeño hogar. Un desastre total.

El alcance de este desastre en los medios de comunicación, ha sido mínimo . No lo entiendo.

Son personas que subsisten en el desierto gracias a la ayuda internacional, tenían poco. Ahora no tienen nada.

40 años hace ya de este éxodo motivado por aquel acuerdo tripartito firmado en Madrid en el que el Sáhara se repartió entre Marruecos y Mauritania quedando España como potencia administradora. Desde entonces, siguen allí, esperando un referéndum que nunca llega.

“”Lo hemos perdido todo, excepto las ganas de seguir luchando! La grandeza de los pueblos se demuestra en los difíciles momentos!! (Comentario de una mujer saharaui)

Ellas y ellos sobreviven con la esperanza de volver a su tierra y mientras están condenados a los avatares que la inclemencia del tiempo quiera aportarles, calor sofocante en verano, sirocos que arrastran la arena hasta el extremo de nublar el sol, frio infernal en las noches de invierno y ahora, por si fuera poco, las lluvias.

Apenas se habla de esto, parece que no existieran y sin embargo allí están, esperando dignamente poder volver a su tierra, con la convicción, de que un día, lo conseguirán.

Pido humildemente un recuerdo para estas y estos valientes mujeres y hombres que ante las inclemencias más terribles, no se arredran continúan con la esperanza. Dicen que la única lucha que se pierde, es aquella que se abandona. Ellos no la abandonarán nunca.

La Media Luna Roja Saharaui ha hecho un llamamiento a los países solidarios que quieran colaborar con mantas comida y medicamentos, saneamiento de agua, construcción y rehabilitación de edificios( escuelas, hospitales…).

En Dajla ( uno de los campamentos más afectados) suenan las sirenas para que los habitantes se suban a las zonas altas por la lluvia. El río seco que pasa por allí ahora se ha desbordado, parece un mar La gente lo está viviendo con mucha tensión porque no hay coches para trasladar a los ancianos a los enfermos a los niños…Esta noticia, la estoy recibiendo en este momento.

CEAS- Sáhara (Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara) ha abierto un nº de cuenta para que toda persona que quiera colaborar haga un donativo y con él, intentar palia r este desastre en la medida de lo posible.

* Colaboraciones en: Banco de Sabadell ES84-0081-0655-63-0001351540.

Deja una respuesta