Las dudas sobre España afectan al Banco Santander

“La emisión estaba respaldada por una canasta de préstamos que Santander otorgó a gobiernos municipales y regionales a lo largo de España. Los temores acerca de las finanzas de tales gobiernos se han intensificado en las últimas semanas. Santander pagó una prima de 1,95 puntos porcentuales sobre una tasa de referencia conocida como midswap, con el fin de captar inversionistas para comprar los bonos a cinco años”

La imosibilidad de encontrar compradores para la totalidad de la emisión no es una señal de que Santander tenga problemas de financiación. El banco, generalmente considerado el más sólido de España, ha refinanciado toda su deuda que vence este año. A pesar de los problemas financieros de España, Santander ha logrado emitir otros bonos —incluso las respaldadas por créditos hipotecarios, en vez de deuda local— con éxito. En esta ocasión, sin embargo, los inversionistas, no mostraron tanto interés. Varias personas cercanas calificaron la operación como un desastre. Según una fuente, algunos de los bancos querían cancelar la transacción cuando los compradores se mostraron recelosos y advirtieron la magnitud de la deuda que deberían absorber. (THE WALL STREET JOURNAL) DER SPIEGEL.- Mientras que los banquetes de celebración, saludos militares y apariciones ceremoniales fueron impresionantes, no se celebraron sin expectativas. Ambos dirigentes trataron de superar las tensas relaciones, que en ocasiones parecen incómodas. Obama también fue claro sobre lo que espera de Alemania para que dé un paso adelante y haga su contribución para hacer frente a algunos importantes desafíos diplomáticos por todo el mundo. La crisis de la deuda de Grecia es la principal preocupación de la Unión Europea, pero también amenaza con desestabilizar aún más la frágil economía de los EEUU, y el "liderazgo" alemán en la solución del problema es esencial, dijo Obama. También se espera de Alemania que tenga un papel importante en Libia – una fuente de graves tensiones diplomáticas entre Washington y Berlín. EEUU. The Wall Street Journal Las dudas sobre España afectan al Banco Santander Sara Schaeffer Muñoz y David Enrich Una emisión de bonos de Banco Santander SA la semana pasada sólo halló compradores para aproximadamente la mitad de la deuda de 1.000 millones de euros, unos US$1.460 millones, con lo cual tres bancos colocadores tuvieron que absorber el resto en un ejemplo de cómo el riesgo soberano se propaga por la eurozona. La emisión estaba respaldada por una canasta de préstamos que Santander otorgó a gobiernos municipales y regionales a lo largo de España. Los temores acerca de las finanzas de tales gobiernos se han intensificado en las últimas semanas. Santander pagó una prima de 1,95 puntos porcentuales sobre una tasa de referencia conocida como midswap, con el fin de captar inversionistas para comprar los bonos a cinco años, con un cupón de 4,625%. La imposibilidad de encontrar compradores para la totalidad de la emisión no es una señal de que Santander tenga problemas de financiación. El banco, generalmente considerado el más sólido de España, ha refinanciado toda su deuda que vence este año. A pesar de los problemas financieros de España, Santander ha logrado emitir otros bonos —incluso las respaldadas por créditos hipotecarios, en vez de deuda local— con éxito. En esta ocasión, sin embargo, los inversionistas, no mostraron tanto interés. Varias personas cercanas calificaron la operación como un desastre. Según una fuente, algunos de los bancos querían cancelar la transacción cuando los compradores se mostraron recelosos y advirtieron la magnitud de la deuda que deberían absorber. Finalmente, acordaron aportar los fondos para completar la operación. En algunos casos, una porción de la deuda adquirida por los bancos fue rápidamente vendida a inversionistas, dijo una persona quien trabajó en el acuerdo. La oferta recibió una calificación de triple A por parte de la calificadora estadounidense de riesgo Moody’s. Santander y los tres bancos colocadores de la oferta, Commerzbank AG, HSBC Holdings PLC y Société Générale SA, encontraron compradores para apenas la mitad de la emisión. Fuentes cercanas señalan que habitualmente cuando un bono se queda con más de 5% a 10% sin vender, es considerado un resultado decepcionante. "No hubo el nivel de suscripción que hemos visto en otros bonos cubiertos últimamente", dijo un banquero de Londres que trabajó en el acuerdo. "Había alguna sensibilidad de parte de inversionistas acerca del componente del sector público y la mayor exposición a regiones particulares de España", manifestó. Los bancos tuvieron que digerir la parte que no se vendió. Cada uno terminó absorbiendo alrededor de 100 millones de euros de la deuda, dijeron fuentes cercanas. Parte de la deuda también fue colocada en subsidiarias de Santander, entre ellas la filial de gestión de activos, según personas cercanas. Un portavoz de Santander declinó referirse al tema. La transacción pone de relieve el nerviosismo de los inversionistas sobre la deuda local y regional de España, que representa aproximadamente un cuarto de la deuda soberana total del país. A muchos inversionistas y analistas les preocupa que algunas ciudades y regiones españolas tengan considerablemente más deuda en sus libros contables que lo que han reconocido públicamente. La venta de bonos también ilustra cómo los bancos de Europa pueden actuar como agentes de transmisión para que los problemas financieros viajen por la eurozona. Los problemas de la transacción representan un revés para un recurso habitual de financiamiento de los bancos europeos. Los bonos cubiertos son valores respaldados por una canasta distinta de préstamos. Los bonos tradicionalmente han sido respaldados por hipotecas residenciales, pero a veces se usan otras clases de activos, como deuda de gobiernos locales y de tarjetas de crédito, como garantía. THE WALL STREET JOURNAL. 9-6-2011 Alemania. Der Spiegel Obama y Merkel, más parecidos de lo que les gusta admitir Kristen Allen Las relaciones entre Alemania y EEUU se han deteriorado en los últimos meses, un desarrollo al que Barack Obama trató de poner remedio esta semana con una brillante recepción de estado a la canciller Angela Merkel. Los comentaristas alemanes hicieron el jueves un balance de los esfuerzos del presidente estadounidense y el mensaje encerrado detrás de ellos. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dio la bienvenida a Angela Merkel durante una visita oficial de dos días que incluyó la concesión del más alto honor civil de Estados Unidos a la canciller alemana, la Medalla de la Libertad. También la prodigó con elogios, calificando su trayectoria desde la Alemania del Este comunista a convertirse en la primera mujer en dirigir Alemania como una "inspiración". Antes de la visita, también la describió como "una buena amiga y uno de mis más cercanos socios globales." Mientras que los banquetes de celebración, saludos militares y apariciones ceremoniales fueron impresionantes, no se celebraron sin expectativas. Ambos dirigentes trataron de superar las tensas relaciones, que en ocasiones parecen incómodas. Obama también fue claro sobre lo que espera de Alemania para que dé un paso adelante y haga su contribución para hacer frente a algunos importantes desafíos diplomáticos por todo el mundo. La crisis de la deuda de Grecia es la principal preocupación de la Unión Europea, pero también amenaza con desestabilizar aún más la frágil economía de los EEUU, y el "liderazgo" alemán en la solución del problema es esencial, dijo Obama. También se espera de Alemania que tenga un papel importante en Libia – una fuente de graves tensiones diplomáticas entre Washington y Berlín. En los últimos meses, EEUU y otros socios de la OTAN se ofendieron cuando Alemania se abstuvo en la votación de las Naciones Unidas para intervenir en Libia y se negó a tomar parte en operaciones militares. Mientras que Obama agradeció a Merkel el aumento del apoyo alemán en Afganistán, permitiendo que otros miembros de la OTAN contribuyan a las operaciones en el país del norte de África, indicó que Merkel debe dirigir los esfuerzos para la reconstrucción del país después de que sea desalojado el dictador Muammar Gadafi. Por su parte, la canciller alemana se mostró conciliadoramente de acuerdo en que Alemania podría asumir un papel más importante en Libia después de Gadafi. Los comentaristas alemanes examinaron el jueves las repercusiones de la visita, diciendo que las expectativas de Obama son claras, pero cuestionando si sus gestos puede facilitar una relación transatlántica que últimamente se han desgastado. El semanario "Die Zeit" escribe: "A veces el elogio es más difícil de soportar que la crítica. … Los que alaban esperan algo a cambio. Y los que aceptan elogios pronto se encuentran frente a la expectativa de que se comporten en consecuencia." "Obama llenó de alabanzas a Alemania y a la canciller. Alemania es un líder mundial que se encuentra en el centro de Europa y es clave para todo lo que EEUU quiere lograr en el extranjero, pero algunos podrían rechazarlo:… No quiero ser tan importante . " "Alabó a Angela Merkel como una "buena amiga y uno de los más cercanos de mis socios globales. ‘ Se maravilló de la historia de su vida, diciendo que ella encarna la promesa de libertad y es una inspiración para la gente en todo el mundo." "¡Qué contraste con su imagen en Alemania! Es por eso que muchos se encogerán de hombros calificando esto como adulación o una estrategia refinada para sacar concesiones." "¿Pero que pasaría si los alemanes se abren, escuchan con imparcialidad y oyen cómo el hombre más poderoso del mundo los ve a ellos y a su canciller? Obama no exagera … No te escondas detrás de tu historia, dijo el presidente. Actúa de conformidad con tu importancia ". "Por supuesto que Obama quiere conseguir algo con la alabanza, aunque no es nada calumnioso. Es en general que Alemania asuma más responsabilidades, sobre todo en el mundo árabe y Libia en estos momentos. … Al igual que en 1989, es una asunto de más libertad. Obama confía en los alemanes. Esta no es razón para estar consternados ". El centro-izquierda Süddeutsche Zeitung escribe: "La relación entre la Alemania de Merkel y los Estados Unidos de Obama nunca fue realmente mala o estuvo plagada por la desconfianza De hecho, el canciller y el presidente son más parecidos de lo que probablemente le gustaría admitir Sin embargo, estas relaciones han cambiado –… De hecho, ninguna de las relaciones de Obama con otros países sigue el modelo tradicional. Obama no se ha hecho rodear de sus favoritos en la forma en que lo hizo su predecesor, George W. Bush, un hombre que ve únicamente a la gente como amigos o enemigos. Obama es un realista super moderno que tiene una cosa a la vista -. la situación en su propio país, donde las cosas no van bien. Estados Unidos está abrumado como la gran fuerza del orden mundial ". "Obama no necesita admiradores – lo que necesita son aliados modernos que puedan compartir el trabajo. Los nuevos amigos de Estados Unidos no son los seguidistas de la antigua época de la alianza, sino los que resuelven problemas de hoy en día. No se deben contar las desavenencias con la Casa Blanca, sino más bien el número de proyectos políticos que podría reunir a los intereses comunes de Estados Unidos, una superpotencia, y Alemania, el motor de la economía europea." "Porque esto es lo que Obama y Merkel han aprendido en esta era de super realistas: los que se dividen (como en Libia) no pierden una amistad que ya no se plantea por lealtad ciega a las alianzas, sino a través del diálogo de unos con otros – para entenderse finalmente." El izquierdista Die Tageszeitung escribe: "Rara vez es una buena señal para una relación que uno tenga que cavar profundamente en el pasado y mirar lejos en el futuro para demostrar una cierta apariencia de convincente armonía. … Pero una actuación artística no es suficiente si los conflictos demasiado obvios se ignoran." "Los intereses ya no son tan congruentes como lo fueron entre Europa Occidental y EEUU durante la Guerra Fría. Es por eso que las pequeñas diferencias de opinión que ya existían antes han ganado importancia. Que aparecen con Libia, por ejemplo, pero también con la crisis de Grecia, donde la reestructuración de la deuda con la participación de los acreedores privados también amenaza a los bancos de inversión de EEUU." "En este contexto, es necesario hacer un inventario verbal con el objetivo de definir las similitudes tangibles. Existen, pero necesitan ser identificadas. Y lo mismo pasa con las diferencias de intereses. De lo contrario todas las solicitudes de amistad parecerán obsoletas. Y una condecoración de brillantes no puede cambiar eso." El diario financiero Handelsblatt escribe: "La excesiva hospitalidad estadounidense de esta semana viene con una agenda tan clara como el cristal: EEUU quiere que Alemania asuma su responsabilidad de una serie de puntos – como financiador de la reconstrucción en el mundo árabe, como un ancla de estabilidad en las turbulencias del euro y como un peso político en el Oriente Medio." "El pragmatismo estadounidense rápidamente se dio cuenta de las ventajas que surgen de la sorprendente abstención de Alemania en la votación sobre Libia. Berlín se desvió de su ruta, lo que causó consternación entre los diplomáticos de carrera en el Departamento de Estado, pero allana el camino para las medidas de compensación. Obama no hizo ningún secreto de ello." "A su vez, Washington ha evitado criticar públicamente la decisión de Alemania de seguir su propio camino, buscando tender puentes. Alemania no podía ser más fácilmente perdonada por su paso en falso." DER SPIEGEL. 9-6-2011

Deja una respuesta