Brasil: la fase final del impeachment en medio de masivas protestas

Las calles de Brasil bullen contra el impeachment

Al cierre de esta edición, el Senado brasileño parece estar conjurado en la consumación definitiva del impeachment. Las votaciones preliminares a la del 25 de agosto dan una mayorí­a de senadores a favor de la destitución de Dilma Rousseff. Pero si en las cámaras parlamentarias la correlación de fuerzas es favorable a los partidarios del ‘golpe blando’, en las calles la izquierda carioca cobra cada vez más fuerza y no da un dí­a de respiro al gobierno interino de Temer, convocando masivas manifestaciones en las principales ciudades del paí­s.

La fecha para la culminación del impeachment se aproxima. El Senado brasileño a programado para el viernes 26 de agosto el inicio de la fase final del juicio político contra Rousseff. La decisión final se prevee para principios de septiembre, y necesita de dos tercios de la cámara: 54 votos.

Todo parece indicar que los golpistas lo conseguirán: en una votación preliminar, el Senado aceptó por 59 votos contra 21 un informe acusatorio contra Rousseff. Si se consuma el impeachment, Dilma Rousseff -contra la que no hay ni una sola prueba de corrupción o de prácticas ilícitas- será inhabilitada para ocupar cargos públicos durante ocho años. Por el contrario, 31 de los 81 senadores que van a votar su destitución están siendo formalmente juzgados por corrupción. “Si en las cámaras predominan los traidores, en las calles la correlación de fuerzas favorece cada vez más al PT”

Pero si en las cámaras predominan los traidores, en las calles bulle la sangre, y la correlación de fuerzas favorece cada vez más a un PT que ha visto como su base social se reactiva y se moviliza completamente, sumando a una enorme cantidad de sectores populares opuestos al fraudulento impeachment.

Mientras Brasil celebraba sus Juegos Olímpicos, las protestas -aprovechando la atención mediática internacional sobre el país- le han amargado la fiesta a Temer, al que un Maracaná enfurecido impidió pronunciar el discurso de apertura. Estos dias las manifestaciones contra el impeachment han sacado a la calle a decenas de miles de brasileños en 17 capitales, y los sindicatos ya preparan una gran movilización para el 16 de septiembre.

La izquierda carioca sabe que su fuerza está en las masas y en las urnas, y por eso Rousseff lanza otra carta: la realización de un plebiscito en el que se consulte al pueblo sobre su deseo de celebrar elecciones presidenciales anticipadas si ella misma es destituida. Ambos contendientes -la izquierda y el pueblo, por un lado, y el hegemonismo y la derecha golpista por otro- saben donde está el campo de batalla que les favorece.

Deja una respuesta