Las cajas confirman una segunda recesión

“Según el informe que ayer publicó la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas), en el tercer y cuarto trimestre de este año se producirá «una recaí­da del PIB» que vendrá motivada en particular «por el recorte del consumo privado, como consecuencia del efecto de adelanto de las compras hacia el segundo trimestre por la subida del IVA y del final de ayudas a la adquisición de automóviles así­ como a la debilidad subyacente de esta variable (consumo)». Es decir, la economí­a volverá a una segunda recesión.”

Advierte de que además del descenso del consumo rivado, «el consumo y la inversión públicos deberán reflejar con más intensidad las medidas de ajuste fiscal en todos los niveles territoriales de las administraciones». Y, por si fuera poco, la inversión en bienes de equipo «tampoco será capaz de sostener los crecimientos de los trimestres precedentes». Funcas entiende que la recuperación observada en los dos primeros trimestres es «inconsistente e insostenible». (EL MUNDO) EL ECONOMISTA.- Los ministros de Finanzas de la Unión Europea (Ecofin) aprobaron hoy una de las medidas que permitirá que Bruselas evalúe los presupuestos nacionales antes de que sean aprobados en cada país. La reforma obligará a los gobiernos a enviar a Bruselas sus proyectos presupuestarios para el siguiente ejercicio en la segunda quincena de abril de cada año, con el objetivo de que las instituciones puedan evaluarlos y hacer sugerencias antes de que su aprobación parlamentaria dificulte cualquier cambio EL CONFIDENCIAL.- El crecimiento económico de los principales países occidentales sería casi inexistente sin el enorme volumen de estímulos fiscales (más gasto público) y monetarios (bajadas de tipos de interés e inyecciones de liquidez). La necesidad de reconducir los niveles alcanzados de Déficit Público y Deuda Pública, implicarán un recorte en el gasto público y en muchos casos un aumento de la presión fiscal, dificultando el crecimiento económico. Como consecuencia, las tasas de crecimiento de las economías occidentales (EEUU y sobre todo Europa), necesariamente serán débiles durante un elevado periodo de tiempo. Economía. El Mundo Las cajas confirman la segunda recesión F. Nuñez La recuperación de la economía europea se confirma, pero empeoran las expectativas de la española. Según el informe que ayer publicó la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas), en el tercer y cuarto trimestre de este año se producirá «una recaída del PIB» que vendrá motivada en particular «por el recorte del consumo privado, como consecuencia del efecto de adelanto de las compras hacia el segundo trimestre por la subida del IVA y del final de ayudas a la adquisición de automóviles así como a la debilidad subyacente de esta variable (consumo)». Es decir, la economía volverá a una segunda recesión. Por si había dudas, advierte de que además del descenso del consumo privado, «el consumo y la inversión públicos deberán reflejar con más intensidad las medidas de ajuste fiscal en todos los niveles territoriales de las administraciones (autonomías y ayuntamientos)». Y, por si fuera poco, advierte que la inversión en bienes de equipo «tampoco será capaz de sostener los crecimientos de los trimestres precedentes». Funcas entiende que la recuperación observada en los dos primeros trimestres es «inconsistente e insostenible». En este periodo la economía creció en tasa intertrimestral en una y dos décimas respectivamente gracias al aumento de la demanda interna, impulsada por el consumo privado y la inversión en bienes de equipo. En este sentido, señala que los resultados de la contabilidad nacional del segundo trimestre, «y las revisiones de los resultados de los trimestres anteriores», son «inesperados y, hasta cierto punto, sorprendentes». Manifiesta que el despegue de la demanda interna, gracias al fuerte empuje del consumo de los hogares y de la inversión en bienes de equipo (con un avance del 1% y del 3% en estos trimestres), «es difícil de explicar». Indica que el consumo puede haber crecido por el efecto del adelanto por la subida del IVA. Pero parece no existir razón alguna por la que haya crecido tanto la inversión privada en bienes de equipo (reposición). «Tampoco se entiende el ascenso del gasto público ante las medidas de austeridad puestas en marcha», recoge el informe. Aún así, y gracias a ese inesperado crecimiento en el primer semestre, Funcas revisó al alza las previsiones de crecimiento interanual de 2010, hasta el -0,4% frente al -0,7% de mayo pasado (el Gobierno prevé un -0,3%), y del 0,3% en 2011, una décimas más que en su anterior informe (el Ejecutivo estima un 1,3%). EL MUNDO. 7-9-2010 UE. El Economista Bruselas revisará las cuentas de cada país antes de su aprobación a partir de 2011 Los ministros de Finanzas de la Unión Europea (Ecofin) aprobaron hoy el llamado "semestre europeo", una de las medidas destinadas a evitar futuras crisis que permitirá que Bruselas evalúe los presupuestos nacionales antes de que sean aprobados en cada país. Esta revisión del código de conducta del Pacto de Estabilidad y Crecimiento permitirá que se vigilen las políticas presupuestarias de cada estado miembro para detectar "inconsistencias y desequilibrios emergentes" con mayor antelación de la prevista hasta ahora, según la nota de prensa difundida tras la decisión. La reforma obligará a los gobiernos a enviar a Bruselas sus proyectos presupuestarios para el siguiente ejercicio en la segunda quincena de abril de cada año, con el objetivo de que las instituciones puedan evaluarlos y hacer sugerencias antes de que su aprobación parlamentaria dificulte cualquier cambio. Cada ciclo de monitorización del semestre europeo, que se pondrá en marcha la primavera de 2011, comenzará en marzo de cada año, cuando el Consejo Europeo identificará los "principales desafíos económicos" de cada país a partir de una evaluación del Ejecutivo comunitario y dará "consejos estratégicos" sobre sus políticas presupuestarias. Los estados miembros tendrán el mes de abril para revisar sus estrategias presupuestarias a medio plazo y, al mismo tiempo, redactar programas nacionales de reformas que expongan las acciones que tomarán en áreas como el empleo o la inclusión social, explica la mencionada nota. Durante los meses de junio y julio, los socios europeos aportarán consejos sobre las políticas de cada estado antes de que estos cierren sus presupuestos para el año siguiente. El "semestre europeo" es una de las primeras iniciativas planteadas por el grupo especial de trabajo encargado de perfilar la reforma de la disciplina presupuestaria común y la coordinación entre las políticas económicas de los Veintisiete para evitar la repetición de una nueva crisis del euro. EL ECONOMISTA. 7-9-2010 Opinión. El Confidencial Una mirada a largo plazo Jesús Sánchez-Quiñones Los datos conocidos en las últimas semanas han inyectado un cierto optimismo a los mercados: el Banco Central Europeo aumenta la previsión de crecimiento de 2010; las cifras de creación de empleo en EEUU sorprenden al alza; las entidades financieras españolas colocan más de 9.000 millones en el mercado de bonos tras la publicación de resultados de los “test de estrés”; se reduce el riesgo soberano; los Estados, entre ellos España, colocan Deuda Pública a tipos cercanos a los de principio de año; pese a la ralentización del crecimiento en la segunda parte del año, se aleja el peligro de una nueva recesión (la temida W). Siendo todos estos indicadores de corto plazo positivos, es recomendable realizar un análisis de más largo plazo y tener muy presente el nuevo escenario al que nos enfrentamos. De no ser así, los árboles, indicadores de corto plazo, no nos dejarían ver el bosque, problemas de medio y largo plazo que habrá que afrontar más pronto que tarde. El crecimiento económico de los principales países occidentales sería casi inexistente sin el enorme volumen de estímulos fiscales (más gasto público) y monetarios (bajadas de tipos de interés e inyecciones de liquidez). Dichos estímulos, necesarios en un primer momento, situarán los niveles de Deuda Pública en los próximos años en niveles difícilmente manejables y son inmantenibles de forma permanente. La retirada de los estímulos fiscales, la reducción de los elevados Déficit Públicos y la normalización de la política monetaria con tipos más elevados, serán una constante en los próximos ejercicios. La necesidad de reconducir los niveles alcanzados de Déficit Público y Deuda Pública, implicarán un recorte en el gasto público y en muchos casos un aumento de la presión fiscal, dificultando el crecimiento económico. Como consecuencia, las tasas de crecimiento de las economías occidentales (EEUU y sobre todo Europa), necesariamente serán débiles durante un elevado periodo de tiempo. EEUU ha disfrutado de dos décadas consecutivas de un elevado crecimiento basado principalmente en un elevado endeudamiento de sus consumidores. Tras el estallido de la crisis financiera en 2007, los consumidores se encuentran en una fase de desapalancamiento, reduciendo sus deudas hacia niveles más sostenibles, en un escenario de fuerte caída de la valoración de sus activos financieros, de sus planes de pensiones y de sus activos inmobiliarios, con una creación de empleo que no consigue reducir la tasa de paro. En esta coyuntura es difícil esperar en el corto plazo que el consumo privado (dos tercios del PIB americano) vuelva a ser el motor de la economía. La recesión sufrida en Europa, Japón y EEUU contrasta con el comportamiento de las economías emergentes de Asia y Latinoamérica, que disfrutan de un considerable crecimiento y unas saneadas cuentas públicas (38% de Deuda Pública sobre el PIB de media comparado con el 98% de los países desarrollados). Al margen de los datos coyunturales, la recuperación económica en el mejor de los casos será lenta, implicará sacrificios y reformas impensables hace un par de años. En este escenario, las empresas se enfrentan a mercados occidentales con muy bajo crecimiento, a consumidores cada vez más sensibles al precio y a un entorno enormemente competitivo. La única forma de crecer en estos mercados será robando cuota de mercado a la competencia. Teniendo en cuenta que un elevado número de empresas ya ha realizado el ajuste de sus balances y disponen de niveles de “flujos de caja recurrentes” apreciables, sin duda asistiremos a un nuevo periodo de elevado número de operaciones de fusiones y adquisiciones. Algunas de las operaciones corporativas de este verano así lo ponen de manifiesto: OPA de BHP Billinton sobre Potash; Sanofi sobre Genzyme; lucha de HP y Dell por controlar 3PAR: compra de Burger King por 3G. En conclusión, el previsible bajo crecimiento de occidente en los próximos años contrasta con el dinamismo de los países emergentes de Asia y Latinoamérica. En este escenario asistiremos a numerosas operaciones de fusiones y adquisiciones, bien para ganar cuota de mercado en los mercados maduros, o bien para adquirir una posición destacada en los mercados emergentes, tal y como ha puesto de manifiesto la operación de Telefónica sobre Vivo. Pese a la falta de expectativas de crecimiento de la economía, las valoraciones de muchas empresas cotizadas susceptibles de ser compradas posibilitan la consecución de importes plusvalías asumiendo un riesgo razonable desde las cotizaciones actuales. Como siempre, lo importante es la selección. EL CONFIDENCIAL. 7-9-2010

Deja una respuesta