Entrevista a Carlos Losana, médico y co-portavoz de Pasu-cat (Plataforma per una atenció sanití ria universal a Catalunya)

“La presión de la ciudadaní­a nos han permitido paliar el efecto de la exclusión sanitaria de los inmigrantes”

Pasu-cat es una plataforma de 41 entidades, trabajadores sanitarios y personas a tí­tulo individual, que lucha, en la calle y a nivel institucional por la sanidad universal en Catalunya. Forman parte colectivos como Médicos del Mundo, Sos Racisme, Comití¨ 1r de Desembre, Fí²rum Catalí  d´Atenció Primí ria, Fundación Secretariado Gitano, asociaciones de vecinos y grupos de apoyo a inmigrantes, etc. A raí­z de las recientes amenazas del Ministerio de Sanidad a las Autonomí­as que den tarjetas a los inmigrantes sin papeles, Pasu-cat nos ha dado su particular punto de vista.

“Es una amenaza a la desesperada viendo que su Real Decreto de exclusión del 2012 no es aceptado por la población. La gente lo que quiere es sanidad universal y en todas las comunidades autónomas se ha pedido que se retire. Han perdido el voto con medidas tan antihumanas como esta que no respeta los derechos más básicos, y ahora lo que hacen es defenderse con el miedo, como gato panza arriba. La población no va a dejar que tenga el poder un partido que no defienda la sanidad universal”

Hablan de multas de la UE. ¿Es porque la exclusión es la parte más sangrante de los recortes y la privatización sanitaria ordenada por el FMI y la UE?El Consejo Europeo declaró ilegal la exclusión sanitaria de los inmigrantes. Luego el Tribunal Superior del País Vasco también sentenció a favor de la legalidad de la atención a este colectivo.

El Consejo económico, sin embargo, aplica la exclusión como una medida privatizadora para que la salud sea un negocio y no un derecho. Esa es su línea económica. “La gente lo que quiere es sanidad universal y en todas las comunidades autónomas se ha pedido que se retire”

¿Qué dimensiones tiene la exclusión sanitaria de inmigrantes en Catalunya?El tamaño de este colectivo es imponderable, porque hablamos de personas que no están registradas de ninguna manera. Son inmigrantes que tienen problemas para empadronarse. No tienen un contrato de trabajo, trabajan en negro o no trabajan. No tienen documentación, muchos viven en la calle. Estar empadronado es la condición para recibir atención sanitaria. Por tanto, son personas con más problemas de salud que la media, porque sus condiciones de vida son más precarias. Es incuantificables, nosotros hemos atendido 150 casos en dos años pero sabemos que es la punta del iceberg.

Además, en otros puntos de España se han denunciado casos de inmigrantes con derecho a ser atendidos y que no lo son a la hora de la verdad. ¿Aquí ocurre?Sí. Esperamos que con la nueva Instrucción (ver recuadro al final) se palien algunos de estos casos. Hablamos de ancianos que residen de forma legal por el reagrupamiento familiar pero que no tienen reconocido su derecho a la sanidad aunque no tenga seguro médico en otro país ni recursos. Hace un mes no se le atendía, ahora hemos conseguido que se le atienda.

Otra de las cuestiones que más hemos denunciado desde Pasu-cat y Yo sí, Universal son los casos de personas sin seguro ni recursos a los que se les deniega la atención en urgencias. Ya han habido casos mortales, como Alpha Pham en Baleares o Soledad Torrico en Valencia, o Janeth Beltrán en Toledo. Todo esto no debería ocurrir, sobre el papel, con la nueva Instrucción del gobierno catalán, pero es muy reciente. No podemos valorar su aplicación todavía, estamos vigilantes.

En Catalunya habéis conseguido que se retiraran los carteles del “apartheid sanitario” en los ambulatorios…Sí, ha sido gracias a la presión de la ciudadanía. Se han puesto reclamaciones en los centros donde había estos carteles y se han hecho concentraciones y reuniones con la dirección de los centros. El CatSalut reaccionó y los retiró. En el Hospital Clínic había hasta tres carteles diferentes que anunciaban el cobro del servicio de urgencias. Ahora ya no está el cartel, y la Instrucción de la Generalitat afirma que hay que atender a las personas sin recursos ni seguro médico, pero la realidad es que a la persona le dan un papel disuasorio que dice que va a tener que pagar 200 euros.

Los recortes se justifican por la falta de dinero y la sanidad universal cuesta mucho dinero. ¿De dónde tiene que salir?Dinero hay, lo que sale caro es excluir. Es más barato tratar una enfermedad inicial en primaria que cogerla en urgencias cuando ya ha avanzado. Y sale caro también por salud pública. Tener una persona, como ocurrió con Alpha Pam, con una tuberculosis sin tratar esparciendo el bacilo por toda Baleares tiene su precio.Por otro lado, los inmigrantes no vienen aquí a curarse sus enfermedades. Vienen a trabajar y gastan menos en atención médica, en urgencias, en farmacia. Aportan mucho más de lo que gastan. En ningún momento, ni el gobierno ni estudios hechos en otros países han demostrado que la exclusión sanitaria sea rentable.

Y dinero hay. El dinero público se está yendo por las privatizaciones y las derivaciones a las privadas, a Capio (hoy Grupo Quirón, propiedad del fondo de inversión norteamericano CVC); más todo el dinero que se ha perdido aquí en Catalunya por la corrupción de los altos cargos; más todo el dinero que la industria farmacéutica se está llevando por sobre-medicación de la población. Con una buena gestión el dinero sobraría.

Barreras insalvables“Desde Pasu-cat hemos promovido la formación de los grupos de acompañamiento a los inmigrantes para asegurar que reciben atención médica. Los vecinos se agrupan por barrios entorno a la campaña de Yo Sí, Sanidad Universal; Pasu-cat hace un trabajo complementario doble. Primero, de difusión y denuncia cara a los medios de comunicación, los partidos, el Parlament, el Departament de sanitat de Boi Ruiz o el Síndic de Greuges (defensor del pueblo); y, a la vez, asesoramos con nuestros médicos y abogados a los grupos.

Realizamos ruedas de prensa e informes sobre la exclusión en Catalunya, propuestas a los partidos para cambiar la situación. Nos nutrimos de la experiencia directa y las denuncias de los propios grupos de acompañamiento. Tenemos un blog en el que pueden denunciar qué es lo que está pasando en los barrios. Si les están cobrando o no les están atendiendo, si hay problemas con los menores. Haciéndolo público hemos podido cambiar la ley en Catalunya. A raíz de la presión de los grupos, en julio conseguimos que la Generalitat adopte una Instrucción para que minimizar el efecto de la exclusión sanitaria de los inmigrantes.

Esta nueva Instrucción, ¿pone condiciones a la atención médica?Sí. Por ejemplo, para los ciudadanos europeos pone la condición de que no tengan un seguro médico de su país de origen o que no tengan recursos económicos suficientes para costearse la atención médica; para evitar el turismo sanitario.

En el caso de los trabajadores inmigrantes pone como condición estar empadronado. Nosotros proponemos que baste con una declaración jurada del paciente de que vive en Catalunya, comprobable por el ayuntamiento. Ahora mismo, muchos municipios catalanes ponen barreras insalvables para empadronarse.

Deja una respuesta