100 dí­as de huelga en Panrico

La planta rebelde

Más de cien dí­as de huelga llevan los trabajadores de la planta de Panrico en Santa Perpetua de Mogoda (Barcelona) enfrentándose al todopoderoso fondo de capital riesgo estadounidense Oaktree actual propietario de la empresa. Rechazan, por decisión tomada en asamblea por más de 2/3 del censo de la plantilla, el acuerdo suscrito a escala nacional por la dirección y los sindicatos para los cinco centros de producción que el fabricante de los populares donuts y bollycao tiene en España. Acuerdo por el que pretenden despedir a 745 trabajadores de los 4000 totales y aplicar una rebaja salarial del 18%.

/* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:”Tabla normal”; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-parent:””; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-ansi-language:#0400; mso-fareast-language:#0400; mso-bidi-language:#0400;}

Más de 12 semanas de lucha tenaz que son fruto de una línea sindical  digna, unitaria y democrática. Los trabajadores de Santa Perpetua están dispuestos a ir bastante más allá que las cúpulas sindicales que han firmado este sangrante acuerdo con la dirección de Panrico. Son un episodio vivo de la defensa de nuestros intereses frente al saqueo al que nos están sometiendo los grandes capitales norteamericanos a través de las directrices y recomendaciones del F.M.I.

Oaktree es un fondo de capital riesgo, el principal en U.S.A. , propiedad de Howard Harris, uno de los 400 principales multimillonarios norteamericanos según Forbes. Están especializados en la compra de empresas con dificultades. En 2010 se quedo con el 20% de la deuda que Panrico tenía con Caja Madrid, haciéndose de este modo con la propiedad del grupo empresarial.

Ahora los ejecutivos de Oaktree se rasgan las vestiduras ante la administración alegando pérdidas enormes cuando hace apenas unos meses disponían de 28 coches de lujo para representación y retribuciones que iban de los 300.000 a los 500.000 euros anuales. Ahora hablan de inviabilidad de la empresa cuando ellos y los anteriores propietarios el capital riesgo británico Avant Partners gestionaron infamemente Panrico con la única intención de revalorizar en tiempo récord la inversión de la compra. Querían cotizar en bolsa aprovechando el prestigio de una marca líder en el sector de la alimentación forjada durante décadas con el trabajo de los que ahora quieren poner de patitas en la calle.“12 semanas de lucha tenaz que son fruto de una línea sindical digna, unitaria y democrática”

Y además es mentira que no disponen de liquidez, como afirma el actual gerente ejecutivo Carlos Gil: Oaktree son los mismos pujaron hace días para quedarse a precio de ganga con la rescatada por todos nosotros Caixa Galicia. Y es mentira porque estos grandes capitales yanquis rastrean constantemente el mercado español en busca de empresas con dificultades financieras.

Se amparan en una legislación hecha a su medida. Y sobre todo cuentan con la complicidad de unas administraciones, llámense Gobierno de España o Generalitat de Catalunya, que rinden pleitesía a las grandes corporaciones norteamericanas para saquearnos al alimón.

La lucha de los trabajadores de Panrico en Santa Perpetua es un nuevo caso de defensa a ultranza de los intereses de los trabajadores y del país frente a propietarios de empresas de tan dudoso pelaje, a los que las administraciones, si sirvieran a nuestro pueblo, debieran poner las peras a cuarto.

Deja una respuesta