El Hierro se abastece de energí­a renovable

La “pequeña” isla de El Hierro da una lección al mundo

El pasado 9 de Agosto, la isla de El Hierro fue protagonista de un hito histó­rico. Durante 240 minutos, el sistema eléctrico se abasteció completamente de energí­as renovables.

A mitad de la jornada, desde las 12.00 horas a las 16.00, toda la actividad eléctrica de la isla funcionó normalmente: indus­trias, establecimientos públicos, hogares,… La única diferencia: el origen de esta energía, que pro­cedía al 100% del viento y de un salto de agua. “El Hierro ha mostrado a España, Europa y el mundo entero hacia dónde se dirige el futuro de convivencia de los pueblos y la Naturaleza “

Reserva Mundial de la Bios­fera, la isla del Hierro es la más occidental de las Canarias. Tie­ne un área de 278 kilómetros cuadrados y una población de 10.700 habitantes. Su escarpada orografía (máxima altitud es de 1.500 metros), así como el soplo de los Alisios (3.500 horas anua­les), hacen de ella un lugar idó­neo para encabezar el desarrollo de las energías renovables.

Hace más de tres décadas que se gesta este proyecto. Fue en 1981, en una reunión en Te­nerife, cuando Tomás Padrón, el entonces presidente del Cabildo de El Hierro contaba la idea al delegado de la compañía eléc­trica Unelco. Desde entonces distintas instituciones se procla­maron y elaboraron planes, que culminaron en el proyecto “Cen­tral Hidroeólica de El Hierro”. El objetivo del proyecto es que la isla sea la primera capaz de au­toabastecerse de energía eléctrica por medio de fuentes totalmente renovables.

Gorona del Viento es la em­presa encargada de desarrollar el proyecto. Está participada por el Cabildo de El Hierro en un 60%, Endesa en un 30% y el Instituto Tecnológico de Canarias en un 10%.

El proyecto, cuyo coste ha alcanzado los 82 millones de eu­ros, representa toda una innova­ción tecnológica. Integra un par­que eólico, un grupo de bombeo y una central hidroeléctrica.

Su funcionamiento está ba­sado por tanto en la combina­ción de dos fuentes de energía limpias. Así, la energía primaria procede de un parque eólico, con cinco aerogeneradores.

Cuando el viento sopla con suficiente fuerza, y por tanto la energía generada abastece sobra­damente la demanda energética de la isla, el excedente es aprove­chado para bombear agua desde un depósito situado a nivel del mar a otro 700 metros más arri­ba. De esta manera, en los mo­mentos en que no sea suficiente la energía producida por el par­que eólico, el agua se deja caer y una central de turbinado gene­ra la electricidad que requiere la isla.

Actualmente, un 80% de la energía utilizada en El Hierro es renovable. Sin embargo, el pasa­do 9 de Agosto fue la primera vez que el 100% de la electricidad era limpia, y, como declara Be­lén Allende (presidenta de Goro­na del Viento) “los picos como los que hemos vivido del 100% se irán sucediendo cada vez más a menudo”.

Los beneficios directos del proyecto son de por sí abrumado­res. En primer lugar, la isla de El Hierro se ahorraría 1,8 millones de euros anuales en la compra de 6.000 toneladas de diesel. A nuestro planeta le haría un fa­vor similar a plantar un bosque del tamaño de 20.000 campos de fútbol. Pues son los árboles que se necesitan para fijar las 18.700 toneladas de CO2 que produce El Hierro en un año. También se evitaría la emisión de otros gases contaminantes como dióxido de azufre (100 toneladas anuales) u óxidos de nitrógeno (400 tonela­das anuales).

Una pequeña gran victoria Los herreños, con un hecho que puede parecer pequeño o aislado, han abierto un camino. Han demostrado que sí, se pue­de. Es posible aprovechar las he­rramientas que brinda la Natura­leza, sin dañarla, para mantener la actividad eléctrica de toda una isla. La Central Hidroeólica es un proyecto para El Hierro, pero del que se pueden sacar enseñan­zas desde todos los rincones del mundo.

El Hierro está redimensio­nando la influencia y capacidad de las renovables, marginando discursos a cerca de la inviabili­dad de las renovables como úni­ca fuente de energía.

Las energías renovables abren un horizonte limpio, libre de emisiones de gases efecto in­vernadero, pero significan mu­cho más. Son toda una inversión para el futuro. España goza de muy valiosas potencialidades.El Sol es un manantial inagotable. El viento azota constantemen­te enormes regiones de nuestro país. Y muchas posibilidades más.Así España representa el 18% del potencial eólico instala­do en la Unión Europea. Para desarrollar las energías limpias, y poder sustituir de ma­nera progresiva las fuentes tradi­cionales, es imprescindible tener un proyecto nacional e invertir en Ciencia.

Sin embargo, desde 2008, es­tán a la orden del día los recortes en I+D+i (y educación). Aun así, España no deja de sorprender­nos. Nuestro país sigue hoy sien­do el décimo en producción cien­tífica a nivel mundial y el octavo considerando las mejores publi­caciones científicas del mundo. ¿Qué pasaría si se le diera a la ciencia el hueco (y el presupues­to) que se merece?

Este sector estratégico con­lleva la creación de riquezam y de empleo, y es fundamental para dar independencia y libertad frente a combustibles fósiles y a los países productores en el resto del mundo.

Deja una respuesta