Juan Garrido, portavoz de la Plataforma contra la privatización del agua de Alcazar

La lucha de un pueblo por el agua pública

Desde que el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Alcázar, compuesto por la coalición Partido Popular y CxA (Ciudadanos por Alcázar), decide comenzar el proceso de privatización de la empresa municipal Aguas de Alcázar, un grupo de vecinos, entre ellos miembros de partidos polí­ticos, sindicatos y asociaciones de vecinos, se constituye en Plataforma Ciudadana con el nombre de Plataforma contra la privatización del Agua de Alcázar. Entrevistamos a Juan Garrido, portavoz de la Plataforma.

Tomando perspectiva desde el principio hasta ahora ¿Que valoración tienes de la organización de la Plataforma y las actividades-reivindicaciones que habéis hecho?

Comenzamos con la recogida de firma, llegando actualmente hasta cerca de doce mil. Luego seguimos con la organización de actos dirigidos a la toma de conciencia de los vecinos, como la película También la lluvia o la visita a lugares de la empresa de Aguas: el pozo de las Aguas y la Depuradora de Aguas residuales.

Desde entonces hemos asistido a todas las sesiones del pleno municipal con carteles y con preguntas que hacemos en el turno de preguntas al público. “Lo que dio un vuelco cualitativo en la lucha fue el encierro que llevaron a cabo 25 personas en el ayuntamiento, la mayoría de la Plataforma”

Durante todas las semanas que está durando el conflicto hemos realizado otras tantas ruedas de prensa. Elaborando artículos de opinión. Creando toda una línea estética tanto en cartelería como en la divulgación de objetos, que se han llegado a distinguir como símbolos en la lucha contra la privatización.

La actividad de elaboración de manifiestos ha sido y es muy notoria, mandando cartas a todos los sectores de la sociedad alcazareña.

También lo habéis combinado con acciones judiciales, ¿no?

Sí, por parte de la Plataforma se ha puesto un contencioso administrativo contra la memoria para la venta del 52% de las acciones. Sobre la memoria se realizó un exhaustivo estudio que se buzoneó por todas las casas de la localidad.

Pero lo que dio un vuelco cualitativo en la lucha fue el encierro que llevaron a cabo 25 personas en el ayuntamiento, la mayoría de la Plataforma, así como la respuesta de toda la población ante la actitud arbitraria del alcalde.

A partir de este momento las asambleas de los lunes, que se venían celebrando desde el comienzo, pasaron de unas 30 personas a más de 100. Pero también implicándose en la tarea. Todas la decisiones se toman en asamblea, a la que se da cuenta de las acciones y se hacen las valoraciones de las acciones realizadas.

La idea que se tiene desde fuera es que os habéis convertido en un referente para toda la ciudad.

La valoración es muy positiva. Sabemos que pase lo que pase, ya hemos ganado la batalla. La ejemplaridad del movimiento ciudadano es un referente en la ciudad y fuera de ella. Creemos que la participación de la ciudadanía en los asuntos de su ciudad ha tenido un antes y un después. Creemos que como pueblo, somos mejores y estamos aprendiendo que con la defensa del agua estamos defendiendo nuestra dignidad.

Una vez que el ayuntamiento, desoyendo a la mayoría de vecinos ha privatizado el agua, ¿qué os planteáis hacer?

Ahora tenemos el reto más importante de la vida de la Plataforma hasta este momento: la organización de la consulta ciudadana. Con la Consulta vamos a hacer que la gente opine, vote, sobre si quiere que el agua siga teniendo una gestión 200% pública. Vamos a hacer el acto democrático más importante de nuestra ciudad. Desde la Plataforma hemos organizado una gran cantidad de actos para informar y animar a la ciudadanía a votar, también estamos organizando actividades para celebrar el día 22, la fiesta del Día Mundial del Agua.

Esperamos que algún recurso de los que hay interpuestos, tenga éxito. En ese momento la Plataforma pasaría a controlar todo el proceso de privatización y prácticas de la empresa, que por cierto es Aqualia, que dicho sea de paso tiene un currículo de malas prácticas que nos preocupa mucho. Igualmente no dejaríamos de intentar ni un solo día la reversión de las Aguas de Alcázar al ámbito público que es de donde nunca debiera salir.

El Manifiesto que la agrupación electoral Recortes Cero publicó hace unos días en El País recoge como uno de los puntos fundamentales del programa la ampliación de la democracia y que el protagonismo esté en la gente. ¿Que opinas?

Me parece muy interesante todo lo relacionado con la práctica de la democracia que a mi entender es lo más importante de cara a conseguir que no se produzcan más abusos y corrupciones de la “clase política”.

¿Que te parece que se este organizando la alternativa por la base, son ciudadanos de diferente origen ideológico y social (incluso de sectores de la iglesia) pero que comparten el programa organizándose en ciudades, barrios, pueblos..?

Estoy convencido que la conjunción de ciudadanos de diversas formas de pensar en pro de una propuesta democrática que ponga en marcha prácticas más abiertas y transparentes para la vida política, será muy bien acogida. La gente, los ciudadanos, tienen ganas de encontrar, o más bien buscar, una alternativa social y política ante el escándalo que están dando nuestros políticos.

La Agrupación Recortes Cero se plantea continuar por las elecciones municipales del próximo año acumulando fuerzas en todos los rincones de España. ¿Qué te parece?

Me parece que el reto es difícil, pero también por eso es más motivador y atractivo, además porque es necesario para la regeneración de la sociedad y para evitar que se sigan malvendiendo los servicios públicos y el agua.

Que sea un frente amplio y plural y que sea por luchar contra los recortes y por la distribución de la riqueza, es demasiado atractivo como para no tomárselo en serio. Desde aquí todo el aliento a las personas que tuvieron la iniciativa y a las que, en la manera que sea, estamos participando en el proyecto.

Deja una respuesta