SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

La hora de la bolsa española

Después de varios años negros para la bolsa española, con la palabra “rescate” en boca de todos los analistas, parece que por fin están cambiando las cosas.

El superávit por cuenta corriente registrado en el primer semestre del año gracias a la pujanza del turismo y las exportaciones, el positivo dato de desempleo en agosto, que se mantuvo plano por primera vez en un mes de agosto desde el año 2000, o los PMIs manufacturero y de servicios, que mostraron expansión por primera vez en más de dos años el mes pasado, refuerzan la idea de que la economía española se estabiliza tras un largo periodo de recesión.

Y el moño lo puso la semana pasada el hasta ahora maltrecho sector bancario. inversionistas latinoamericanos acudieron a una ampliación de capital de Banco Sabadell mientras que un fondo gestionado por la firma estadounidense Apollo Global Management compró la marca bancaria española EVO Banco por 60 millones de euros a la entidad rescatada Novagalicia Banco, dos operaciones que hace un año eran impensables.

Esta constelación de coincidencias se ha plasmado en una mejora de la confianza de los inversionistas hacia los activos españoles, como refleja la caída de la prima de riesgo española, que, en 250 puntos básicos, ya está por debajo de la italiana. Banca March prevé que a finales de año la prima se situará por debajo de los 200 puntos básicos, una entelequia si se compara con los 640 puntos a los que se llegó en julio de 2012, cuando el rescate de España era prácticamente un hecho.

El cambio de ánimo está calando en la renta variable española, que, según los expertos, ahora podría empezar a ser atractiva para fondos nacionales y extranjeros, en un momento en el que los inversionistas comienzan a sacar su dinero de los depósitos en busca de mayores rendimientos.

“Como los mercados financieros tienden a adelantarse a la economía real unos meses, nos lleva a pensar que es un buen momento para tomar posiciones significativas en bolsa española”, señaló en un reciente encuentro con periodistas José Luis Jiménez, director general de March Gestión de Fondos, para quien “la economía española ha hecho los deberes probablemente mejor que el resto de los países periféricos”.

Todo apunta a que de cara a lo que resta de ejercicio al IBEX-35 –que ya acumula un alza de más del 9% en lo que va de año– no le faltarán fuerzas en su escalada al cenit del sector financiero, sin menospreciar a los bancos de menor tamaño.

“Seguimos positivos con la banca mediana porque la caída de la prima de riesgo les beneficia. Además son los más expuestos a la economía española”, apunta Estefanía Ponte, directora de economía y estrategia de Cortal Consors.

“Creo que los inversionistas institucionales extranjeros se empiezan a creer la recuperación en España y están posicionándose en bancos sobre todo de mediana capitalización que han sido los mas castigados. A eso se suma el cierre de cortos”, comenta un operador.

No obstante, esa épica remontada de las cotizaciones no es nueva en algunos casos. Desde comienzos de 2013, valores como Banco Popular o Bankinter se anotan subidas del 46% y el 80%, respectivamente, favorecidos por la vertical caída de la prima de riesgo. Además, el mercado lleva meses oyendo rumores sobre posibles operaciones en el sector.

Obviamente, para los inversionistas más cautelosos es difícil encajar ese reverdecido optimismo con la banca mediana, ya que la crisis económica en España hizo bastante más mella en estas entidades más pequeñas que en pesos pesados como Banco Santander SA o Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), protegidos por su exposición internacional. Sin embargo, parece que solo será cuestión de tiempo antes de que la nueva realidad se imponga.

“Todavía hay algunos temas que preocupan de cara al comportamiento de los bancos domésticos en resultados por el alto nivel de desempleo en España y con la morosidad aún creciendo, pero en términos de precio están sin duda atractivos y, si es cierta la recuperación, es hora de tomar posiciones”, opina Juan Rey, operador de Banco Sabadell.

Deja una respuesta