Maria Dolores Pradera

La Gran Leona

Maria Dolores Pradera fue “una señora”, pero también una revolucionaria que cantaba el amor entre mujeres en el México de antes.

“La gran señora de la canción” vivió la Guerra Civil en su adolescencia y le marcó. Empezó como actriz secundaria y se casó con Fernando Fernán Gómez, con quien pasó a formar parte del círculo de intelectuales que frecuentaban el Café Gijón y sus tertulias. Se divorciaron cuando lo permitió la ley.

María Dolores Pradera habitó en el teatro, como si fuera su verdadera casa, con Arthur Miller o Miguel de Unamuno. Durante varias temporadas formó parte de la compañía del Teatro Nacional María Guerrero.

Amenizaba las noches del Alazán, con Francisco Umbral o Paco Rabal como público. Construyó una personalidad artística irreductible e inconfundible. Durante 30 años compartió escenarios con Los Gemelos (Santiago y Julián López Hernández). Y comenzó la leyenda.

Cantó a José Alfredo Jiménez, Violeta Parra o Miguel Matamoros, puso voz a Lorca y muchas de sus canciones son ya clásicos populares.

Fue “una señora”, pero también una revolucionaria que cantaba el amor entre mujeres en el México de antes. Sus amigos en las tablas fueron muchos y variados, y se fusionaba con todos, elevándolos: Rosana, Pablo Alborán, Amaia Montero, Enrique Bunbury… pero también Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Víctor Manuel o Ana Belén.

Comprendía la profunda esencia hispana como pocas artistas, y así emanaba a través de su voz desgarrada. Un día dijo en una entrevista para El País: “México ahorita está en una época de transición, está dolido el gigante y está dormido, pero una vez que despierte veremos qué pasa. Y será para bien”. ¿Y España? “Pasa una etapa muy difícil, pero no se va a quedar así. Todos los países tienen sus épocas pero España es la hembra de Europa. Y es un país que responde”.

Rugía, y cuidaba a sus cachorros como una leona, con el poder de quien ha hundido sus pies en la tierra misma, desde la que escribía Gabriel García Márquez.

María Dolores Pradera recibió la Medalla al Mérito del Trabajo en el 2001, la de las Bellas Artes, la del Mérito Artístico, el Grammy Latino o el Premio Ondas a toda su carrera. Pero con 30 discos de oro, 40 álbumes, y 70 años de trayectoria, se ha convertido en un símbolo para la cultura popular, un torrente de pasión y un hilo que recorre la esencia misma de nuestra historia, porque su elegancia embrujaba, porque su obra forma parte ya del imaginario colectivo.

Un comentario sobre “La Gran Leona”

  • charlie "el mariachi" dice:

    Muy,muy buen artículo Joanen,me has cambiado el chip,porque desde pequeño pensaba que todo ésto era «cañí».A mi madre le encantaba su música y me torturaba de pequeño con ella(a servidor,que no baja de los AC/DC) para despertarme y dame los buenos dias.Es toda una lección para las mujeres,sobre todo las femi-nazis,de cómo ser una auténtica señora,femenina y a su vez lsuper-uchadora incansable.Gracias Joanen por quitarme la venda de los ojos

Deja una respuesta