La extrema debilidad de Zapatero

“Zapatero sale del debate sin un solo voto para aprobar los Presupuestos. Todo puede cambiar, puede haber giros y piruetas, pero en este debate se ha roto algo importante. Habrá elecciones en Cataluña en otoño y eso puede variar el panorama, pero a dí­a de hoy Zapatero está más débil. Muy débil. Hoy ha sido un dí­a crí­tico para Zapatero. Se ha dejado muchos jirones, ha perdido mucho, aunque haya ganado.” (EL PAÍS)

LA VANGUARDIA.- ¿Qué habría sucedido si el Congreso de los Diutados hubiese rechazado esta mañana las medidas económicas impuestas al Gobierno de España por el Directorio Europeo? En primer lugar, el Ejecutivo presidido por José Luis Rodríguez Zapatero hubiese quedado herido de muerte. Por consiguiente, puede afirmarse que CiU, con su decisiva abstención, ha salvado la vida al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que podría haberse visto abocado a una precipitada dimisión y a la convocatoria de elecciones anticipadas. CiU ha salvado al PSOE y posiblemente ha prolongando una agonía que se acelerará con la dificilísima gestación de los presupuestos generales del Estado de 2011. EL MUNDO.- Durante toda la semana los portavoces de los grupos parlamentarios no han estado hablando del decreto. O no sólo del decreto. De lo que han estado hablando es de la posibilidad real de tumbar o no al Gobierno. Eso, si caía o no el Gobierno, y no el futuro del país, es lo que estaba en juego en una votación que durante los segundos que duró tuvo la emoción de los penaltis en una final de la Eurocopa. Zapatero se salvó por la campana, pero las caras de los ministros y dirigentes socialistas eran un poema. La sesión del Congreso fue una moción de censura destructiva contra el presidente del Gobierno. ABC.- Si Zapatero y su Gobierno están “finiquitados”,tal como ha dicho el portavoz de CIU Durán i Lleida, si Zapatero debe convocar elecciones anticipadas ¿es responsable permitir que un Gobierno finiquitado siga adelante al frente de la gestión de la crisis económica? Si CIU, de forma muy parecida al PP, ha llegado al diagnóstico de que el Gobierno de Zapatero no tiene credibilidad ni capacidad para llevar adelante las medidas necesarias contra la crisis, ¿es responsable facilitar su supervivencia? Opinión. El País Debilidad extrema F. Garea "Compañeros, buen trabajo, gracias". Cada diputado del PSOE ha recibido nada más acabar la votación un sms con ese texto. Respiran aliviados, pero Zapatero sale destrozado del debate. Gana la votación, pero pierde pie. “Su etapa como presidente del Gobierno se ha acabado”, le ha dicho Duran en la intervención más importante de la mañana. Ha explicado el daño que haría a España tumbar el decreto, pero le ha advertido que no apoyará los Presupuestos para 2011 y que entonces Zapatero debe convocar elecciones. Unido a que el PNV hizo el día antes un comunicado muy duro de ruptura con el Gobierno, Zapatero sale del debate sin un solo voto para aprobar los Presupuestos. Todo puede cambiar, puede haber giros y piruetas, pero en este debate se ha roto algo importante. Habrá elecciones en Cataluña en otoño y eso puede variar el panorama, pero a día de hoy Zapatero está más débil. Muy débil. Rajoy no ha podido resistir la tentación de intentar tumbar a Zapatero. Eso por encima de todo. Hay un termómetro que no suele fallar: nada más acabar el debate el pasillo está lleno de diputados del PP sacando pecho y disfrutando del momento, mientras que los del PSOE y los ministros salen y entran rápido sin pararse a hablar con nadie. Hoy ha sido un día crítico para Zapatero. Se ha dejado muchos jirones, ha perdido mucho, aunque haya ganado. Zapatero salva el plan de ajuste por un voto El Pleno del Congreso ha aprobado por un voto convalidar el real decreto-ley de medidas de ajuste del gasto público que aprobó el Gobierno el pasado jueves. A favor han votado únicamente los 169 parlamentarios del PSOE; en contra se han posicionado PP, PNV, ERC, IU, ICV, BNG, NaBai y UPyD. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha conseguido salvar la votación gracias a la abstención de CiU, CC y UPN. A la salida del Congreso, Zapatero ha agradecido las abstenciones que han permitido la convalidación de un "difícil" decreto y ha prometido trabajar para que las próximas medidas cuenten con un amplio respaldo parlamentario. Duro debate El portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, confirmaba en su turno durante el debate que sus 10 diputados pensaban abstenerse, lo que no solo salvaba el decreto del recorte de gasto sino al propio Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. No es el único escollo del día que ha salvado el Gobierno. El Pleno ha rechazado también, con los mismos votos, tramitar el decreto como proyecto de ley, lo que hubiera permitido su entrada en vigor pero habría obligado a que pasase por comisión y luego por el Senado, con la posibilidad de que se introdujeran cambios dentro de unos meses. Duran, no obstante, ha sido muy duro en su intervención. "El problema es usted y su Gobierno", le ha dicho a Zapatero. "Su etapa está finiquitada, no convoque elecciones ahora, porque sería lo peor ahora quedarse sin Gobierno, pero después de hacer la reforma laboral y los Presupuestos que no tendrán nuestro apoyo es la hora" de que lo haga, le ha advertido. Duran, Ana Oramas (CC) y Carlos Salvador (UPN), aunque salvan a Zapatero, han lanzado ataques muy duros al Gobierno y han asegurado que se abstendrán por responsabilidad. "Me siento como el que le dicen que le tienen que cortar una pierna porque se extiende la gangrena", ha dicho Salvador. Y el portavoz de CiU ha asegurado que votaban sin pensar en las elecciones y dando por hecho que sus electores no entenderán su posición. Ha asegurado que hará lo posible para que se reconsidere la congelación de las pensiones, sobre la que han votado en contra todos los grupos del Congreso y del Senado esta semana. "Si se rechazara, mañana los mercados castigarían nuestra deuda y sería muy difícil emitir deuda", ha dicho para justificar la abstención. Para evitar que "España no caiga en un pozo más profundo". El real decreto no lo ha defendido finalmente el presidente, sino la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, quien ha pedido su convalidación porque las medidas que recoge son "imprescindibles y urgentes" y ha asegurado que aunque los indicadores económicos presentan una tendencia a la mejoría y España se ha incorporado desde comienzos de año a la recuperación de la economía mundial, esta no está exenta de riesgos. Por su parte, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, ha hecho las veces de portavoz de los grupos que, junto al PP, se oponen al recorte social. Rajoy confirmó que "simple y claramente" votarían que no y defendió su postura alegando que intenta evitar que "el principal problema de la economía española", el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, continúe en el cargo. Cambio del PNV Al PSOE le valía la mayoría simple, es decir, más votos a favor que en contra. Hasta ayer, el Gobierno daba por hecha la abstención de CiU, PNV, Coalición Canaria y UPN y solo los votos en contra del PP, UPyD y la izquierda (ERC, BNG, IU, ICV y Nafarroa Bai). Sin embargo, por la tarde, el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, anunció el voto en contra de sus siete diputados "por su desacuerdo tanto de forma como en el fondo". El líder peneuvista censuró que no se convoque una gran mesa de diálogo, "equiparable a los Pactos de la Moncloa", y que las medidas no sean diferenciadas para las comunidades "que hemos hecho los deberes", en alusión a Euskadi. Urkullu enfatizó que han buscado el acuerdo y que el martes enviaron una carta al Gobierno con sus propuestas, como no aplicar la reducción de sueldos de los funcionarios, mantener las pensiones y que no se reduzcan las inversiones . "No hemos obtenido respuesta salvo derivarlo a los Presupuestos", dijo. Urkullu criticó la "confusión, la falta de concreción, la improvisación y la falta de criterio". El cambio de actitud del PNV tiene un valor político enorme, porque fue el partido que le permitió a Zapatero sacar adelante los últimos Presupuestos y está llamado a hacer lo mismo con los del año próximo. CiU y CC se abstienen por responsabilidad, pero después de un debate muy duro en sus partidos con los que querían votar en contra. EL PAÍS. 27-5-2010 Opinión. La Vanguardia CiU salva a España Enric Juliana De acuerdo, de acuerdo, el titular tiene un punto de exageración, pero no está muy lejos de la realidad. Veamos por qué. ¿Qué habría sucedido si el Congreso de los Diputados hubiese rechazado esta mañana las medidas económicas impuestas al Gobierno de España por el Directorio Europeo? En primer lugar, no hay ninguna duda de que el Ejecutivo presidido por José Luis Rodríguez Zapatero hubiese quedado herido de muerte, en un momento de acentuada debilidad de España en el sistema euro. Por consiguiente, puede afirmarse que CiU, con su decisiva abstención, ha salvado la vida al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que podría haberse visto abocado a una precipitada dimisión y a la convocatoria de elecciones anticipadas. CiU ha salvado al PSOE y posiblemente ha prolongando una agonía que se acelerará con la dificilísima gestación de los presupuestos generales del Estado de 2011. Pero eso no es lo más importante. La derrota del plan de ajuste habría acarreado serias consecuencias para la economía española en un momento de gran incertidumbre. Posibles repercusiones: caída en picado del Íbex 35, nuevo espasmo de inestabilidad en la zona euro (la situación dista mucho de estar controlada: nadie puede hoy dar por segura la continuidad del actual euro a medio plazo) y una mayor exigencia de recorte por parte del Directorio Europeo, puesto que alemanes y holandeses quieren –y no lo ocultan- un mayor tijeretazo en España. La derrota del plan de ajuste habría provocado, por tanto, un seguro endurecimiento de las exigencias europeas y podía haber abocado a España –eslabón débil de la cadena europea-a unas dramáticas elecciones anticipadas. Esta mañana podía haber estallado una espoleta capaz de hacer saltar por los aires el "sistema Europa", tal y como hoy lo conocemos. Por un solo voto no ha sido así. En todas las cancillerías europeas, en la Casa Blanca y en la sede central del Partido Comunista Chino, esta mañana se ha hablado con toda seguridad de la loca política de España, el enfermo de Europa. ¿Deseaba el PP poner el país en tan dramática tesitura? No, seguramente no (muchos diputados del PP cruzaban los dedos esta mañana y alababan en privado el brillante discurso de Duran) ¿Lo deseaba el PNV, cuyo cambio de voto ha teñido de dramatismo la votación de hoy? No, en minúsculas, puesto al nacionalismo vasco el futuro de España posiblemente le importa un rábano.. ¿Lo deseaba la izquierda variable y airada que tantas veces ha apoyado a Zapatero? No (también en minúsculas). PP y PNV han votado no, sabiendo que CiU, los diputados canarios (sistemáticamente gubernamentales) y el único diputado de Unión del Pueblo Navarro, impedirían la catástrofe con la abstención. ¿Ha actuado el Partido Popular de manera responsable? ¿Qué piensa hoy el Directorio Europeo de Mariano Rajoy? ¿Qué opina la Casa Blanca del centroderecha español? ¿Cómo lo ve el Presidium del Partido Comunista Chino, gerente del gigante económico asiático? El grupo parlamentario de CiU ha vivido estas últimas horas un debate intenso. No todos estaban a favor de la abstención. La ofensiva del tripartito en Catalunya para romper las piernas a una Convergència que encabeza todas las encuestas, pesaba en el ánimo de buena parte de los diputados nacionalistas. ¿Por qué salvar la piel del PSOE en Madrid, si el PSC hace todo lo posible para despellejar a Artur Mas en Barcelona? Tres factores explican la decisión final de la gente de Jordi Pujol: han sido fieles a su tradición europea (no han querido repetir aquella lejana experiencia de Pujol, que alentó el voto contrario a la OTAN en el referéndum de 1986), han escuchado las señales de alarma que llegaban desde el Íbex 35, y han evitado una dramática convocatoria anticipada de elecciones generales, que se habría cruzado con las elecciones catalanas alterando el contenido de estas. CiU ha atendido intereses generales y ha salvaguardado los suyos, en una jornada verdaderamente importante. El "sistema España" no baila en estos momentos como una peonza gracias a la abstención de diez diputados que se apellidan: Duran Lleida, Macias, Xuclà, Pigem, Campuzano, Riera, Sánchez Llibre, Surroca, Jané y Tarruella. LA VANGUARDIA. 27-5-2010 Opinión. El Mundo Moción de censura destructiva Lucía Méndez Los ojos de Elena Salgado y la mandíbula de Zapatero lo decían todo. La vicepresidenta no es una mujer que deje traslucir sus emociones. Pero cuando subió a la tribuna apenas podía abrir los ojos, como si no hubiera dormido o como si hubiera estado llorando mucho. Y la mandíbula del presidente con la tensión contenida, sin despegar los labios. El PP creía que Zapatero iba a intervenir, pero sólo podía haberlo hecho para echarse a llorar, después de haber escuchado a los portavoces decirle que su tiempo se ha acabado. Porque durante toda la semana los portavoces de los grupos parlamentarios no han estado hablando del decreto. O no sólo del decreto. De lo que han estado hablando es de la posibilidad real de tumbar o no al Gobierno. Eso, si caía o no el Gobierno, y no el futuro del país, es lo que estaba en juego en una votación que durante los segundos que duró tuvo la emoción de los penaltis en una final de la Eurocopa. Zapatero se salvó por la campana, pero las caras de los ministros y dirigentes socialistas eran un poema. La sesión del Congreso fue una moción de censura destructiva contra el presidente del Gobierno. La Constitución no la contempla, pero la mayoría de los grupos -hasta los que salvaron al Gobierno de la quema- la pusieron en práctica. Como le dijo el portavoz de UPN, Carlos Salvador, no nos haga pasar otra vergüenza más. Por eso Mariano Rajoy, que había decidido intervenir desde el lunes aunque no quiso decirlo para mantener el suspense, tenía que votar "simple y claramente" que no. "Mi grupo parlamentario no puede contribuir con su voto a que usted siga ahí. Si otros lo hacen será su responsabilidad". Arriesgaba poco. Raro sería que Merkel y Sarkozy, con los problemas que tienen, vayan a llamar al líder del PP para echarle la bronca. Tendrá que aguantar algunas críticas sobre su falta de responsabilidad. Pero ¿qué son esas críticas comparado con el gustazo de decir no, no, y no a Zapatero? Él sabe que no tiene votos para una moción de censura constructiva que alumbre un Gobierno nuevo. Por eso optó por la destructiva, aprovechando además la capacidad de autodestrucción que ha acreditado Zapatero. Tras el pleno, sabemos que el Gobierno está dando bocanadas, que es CiU quien le ha salvado de la quema y que seguramente en manos de Duran puede estar la fecha de las elecciones generales, porque no las quería antes de las catalanas. Zapatero no tiene quién le apoye los Presupuestos, por lo que se puede repetir la Historia. Pujol dejó caer a Felipe González después de la Presidencia europea del año 95. Zapatero tendrá que pensar a partir de hoy qué es lo que va a hacer para seguir gobernando en el alambre, aunque hasta las previsiones más optimistas no le auguran más que desgracias. Cuando Elena Salgado salió del pleno seguía sin poder abrir los ojos. Y los espectadores salieron sin saber qué será del país. Con un Gobierno en situación de extrema debilidad y una oposición dispuesta a destruir, pero no a construir. EL MUNDO. 27-5-2010 Opinión. ABC Los irresponsables del Congreso Edurne Uriarte Zapatero acaba de salvar por un solo voto su decretazo. Y, de paso, la propia supervivencia del Gobierno y la evitación, por el momento, de unas elecciones anticipadas. Y lo ha conseguido fundamentalmente porque así lo ha decidido CIU. La insignificancia y la incoherencia de Coalición Canaria o de UPN hacen que sus posiciones me parezcan irrelevantes en este asunto. Pero CIU sabía y sabe que su decisión era esencial para la aprobación del decretazo y para el sostenimiento del Gobierno. Y cabe preguntarse si su abstención merece el calificativo de responsabilidad, como ellos y otros defensores de la abstención arguyen, o de irresponsabilidad, como otros sostenemos. Si Zapatero y su Gobierno están “finiquitados”, tal como ha dicho el portavoz de CIU Durán i Lleida, si Zapatero debe convocar elecciones anticipadas ¿es responsable permitir que un Gobierno finiquitado siga adelante al frente de la gestión de la crisis económica? Si CIU, de forma muy parecida al PP, ha llegado al diagnóstico de que el Gobierno de Zapatero no tiene credibilidad ni capacidad para llevar adelante las medidas necesarias contra la crisis, ¿es responsable facilitar su supervivencia? ¿Qué sentido tiene el no a las elecciones anticipadas ahora y el sí a principios del 2011? ¿el único y exclusivo sentido del calendario marcado por las elecciones catalanas? ¿Piensa sinceramente CIU que este Gobierno puede hace frente a la gravísima crisis en la que estamos inmersos? ¿Queda un solo español que lo piense? ¿Lo piensan incluso los propios miembros del Gobierno y los diputados socialistas que han votado a favor? La responsabilidad o la irresponsabilidad de los votos de hoy están en la respuesta sincera a todas esas cuestiones. ABC. 27-5-2010

Deja una respuesta