Marxismo

La conquista de la democracia

Pero ante ellos se presentan como alternativas lí­neas que, no es que sean diferentes, sino que representan posiciones antagónicas.

“El objetivo inmediato de los comunistas es formar la conciencia de clase del proletariado, derrocar el régimen de la burguesía, llevar al proletariado a la conquista del Poder. (…) El primer paso de la revolución obrera será la exaltación del proletariado al Poder, la conquista de la democracia”

(K. Marx. El Manifiesto Comunista)

“Hay que redefinir el proyecto socialista en términos de una radicalización de la democracia”

(Ernesto Laclau, fundador del post marxismo)

El marxismo afirma que es imposible satisfacer de verdad las demandas fundamentales de la mayoría bajo el actual dominio de clase de las principales burguesías. Es necesario arrebatarles el poder para que la sociedad pueda organizarse al servicio de la mayoría de explotados y oprimidos.

Por el contrario, el post marxismo, que hoy es la principal referencia entre muchos sectores de la izquierda, nos presenta las ideas de “libertad” y “democracia” como un campo en el que coinciden burguesía y proletariado. Por eso hace arrancar el socialismo… de la revolución francesa, ofreciendo como alternativa la “radicalización de la democracia”.

Esté es un punto en el que todos los revolucionarios debemos aclararnos si de verdad queremos aspirar a una transformación social del mundo.

¿Debe el proletariado derrocar el poder de clase de la burguesía, impuesto a través de su Estado? ¿O se puede reformar el Estado burgués para integrar en él las demandas de la mayoría?

La piedra de toque

El marxismo defiende en primer lugar unos objetivos revolucionarios, la conquista de un mundo sin explotación, sin clases. Para lo que es necesario en primer lugar derrocar el dominio de clase de la burguesía. Porque, como el propio Marx plantea tajantemente en el Manifiesto Comunista “la sociedad no puede seguir viviendo bajo el imperio de esa clase; la vida de la burguesía se ha hecho incompatible con la sociedad”.

El antagonismo entre la burguesía y el proletariado es irreconciliable. La burguesía quiere aumentar sus ganancias incrementando la explotación, y el proletariado quiere liberarse de esa “esclavitud asalariada”. No hay posible consenso ni pacto entre ambos, y el conflicto solo puede resolverse de forma favorable al proletariado con la revolución, la “elevación del proletariado a clase dominante”.

Es desde aquí que Marx establece la necesidad de la Dictadura del Proletariado como tesis cientifica. Lo hace con claridad en una carta a Joseph Weydemeyer, uno de los dirigentes de la Liga de los Comunistas: “Por lo que a mí se refiere, no me cabe el mérito de haber descubierto la existencia de las clases en la sociedad moderna ni la lucha entre ellas. Mucho antes que yo, algunos historiadores burgueses habían expuesto ya el desarrollo histórico de esta lucha de clases y algunos economistas burgueses la anatomía económica de éstas. Lo que yo he aportado de nuevo ha sido demostrar: 1) que la existencia de las clases sólo va unida a determinadas fases históricas de desarrollo de la producción; 2) que la lucha de clases conduce, necesariamente, a la dictadura del proletariado; 3) que esta misma dictadura no es de por sí más que el tránsito hacia la abolición de todas las clases y hacia una sociedad sin clases…”.

La conquista de la democracia para la inmensa mayoría -que Marx anuncia en el Manifiesto Comunista- exige la Dictadura del Proletariado. Porque el Estado es el aparato de dominación de una clase sobre otra. Y siempre es al mismo tiempo una democracia, para la clase dominante, y una dictadura, para la clase dominada.

Para avanzar hacia el comunismo, una sociedad sin explotación y opresión, que interesa al 90% de la humanidad, el proletariado solo tiene un camino: destruir el poder de clase de la burguesía, construir un Estado propio, e imponer una severa dictadura contra una burguesía cuya única condición de existencia es explotar y saquear a la humanidad.

Por eso Lenin, siguiendo a Marx, planteará en “El Estado y la revolución” que “quien reconoce solamente la lucha de clases no es aún marxista, puede mantenerse todavía dentro del marco del pensamiento burgués y de la política burguesa (…) Solo es marxista quien hace extensivo el reconocimiento de la lucha de clases al reconocimiento de la dictadura del proletariado. En ello estriba la más profunda diferencia entre un marxista un pequeño (o gran) burgués ordinario. Esta es la piedra de toque”.

Lo que no es marxismo

Cuando el post marxismo sitúa como horizonte último de una nueva izquierda la “radicalización de la democracia” está proponiendo la completa renuncia a los objetivos revolucionarios, a tomar el poder y construir un Estado propio para acabar con la explotación capitalista.

Para ello debe difundir una concepción que elimina el antagonismo entre burguesía y proletariado, afirmando que el socialismo nace de ampliar las reivindicaciones de las revoluciones burguesas.

Encuadrando a sectores de la izquierda en las alternativas más reformistas, donde el dominio de clase de la burguesía no solo no se presenta como antagónico, sino que se afirma que radicalizándolo puede satisfacer los intereses de los excluidos.

Si hoy queremos plantearnos una alternativa que defienda de verdad cambiar el mundo de base, frente a la ofensiva que defiende que “las utopías revolucionarias forman parte del pasado” debemos abordar este debate clave.

Esto es lo que vamos a seguir haciendo en las Escuelas de Marxismo que continuarán celebrándose a lo largo de 2017, y a las que invitamos a todos los luchadores y revolucionarios que se plantean un proyecto de transformación social del mundo.

15 comentarios sobre “La conquista de la democracia”

  • Hombre,es de desear de tomar el poder de forma democrática,como nos contaba Rosario Dinamitera en los Ateneos culturales Madrid XXI:»en las revoluciones y las guerras muere mucha gente,es una carnicería» y ella tenía experiencia.También te lo dice Engels,con el sufragio universal.Como han hecho los bolivarianos,en Bolivia Evo Morales o en Brasil con Lula

  • Marx tiene razón,y es que el derecho a la Revolución te lo defienden hasta liberales-materialistas como Locke:»cuando un gobierno se pone en contra del Pueblo,este tiene todo el derecho a derribarlo»

  • No hombre,ahora yendo al tema,los post-marxistas,como buenos eurocomunistas,de padre Carrillo,te plantean que la «radicalización de la democracia» dentro del capitalismo monopolista de Estado,llevará a que el Pueblo exigirá medidas socialistas,como la nacionalización de la banca.Lo que olvida Carrillo,con su famosa frase «dictadura ni la del proletariado» es lo que plantea magistralmente Juan Madrid: todos los aparatos ideológicos,prensa,rádio,televisión,el Vaticano,etc,funcionan para ocultar la existencia de unos que poseen la capacidad de crear riqueza(aunque el Pentágono es el mayor explotador del mundo,llevándose el 60% de la plusvalía mundial y no tiene medios de producción) y otros,el 90% de la sociedad,sólo tienen su fuerza de trabajo….y de ponerse la cosa «peligrosa» para éstos, tienen en su mano el poder coercitivo,las fuerzas de represión,sean estas del órden que sean,ésto en última instancia.Por eso es necesaria la «dictadura del proletariado»,del 90% frente a un 10% de explotadores.Eso lo ocultan los post-marxistas.Gustavo Bueno,genialmente te dice que el Estado es el que crea la propiedad,el mlpmtt que la propiedad crea al Estado,como bien dice Morgan y Engels….sea como fuere,los dos coinciden en que para acabar con la apropiación privada de las mercancías creadas por la clase obrera,hay que destruir hasta la médula el Estado burgués monopolista(como dice el PCPE en su slógan electoral:»la dictadura de los grandes monopolios»)

    • Con el ejército español,lo tenemos chupado,porque son todo latinos que no quieren trabajar,se pondrán del lado de la Revolución.El «super-soldado» español: wilson gutierrez,jajajaja

      • Un magistral texto sobre «eurocomunismo» de la revista de Gustavo Bueno : http://www.fgbueno.es/bas/pdf/bas10802.pdf .» La polémica en torno a la
        dictadura del proleta-
        riado
        surgió en Francia a partir de la celebración del
        XX Congreso del Partido Comunista Francés (4-8 Fe-
        brero de 1976) en el transcurso del cual se adoptó,
        entre otros acuerdos, la eliminación de la expresión
        «dictadura del proletariado», por no corresponder ya su
        concepto a la táctica y estrategia del movimiento obrero
        de los países industriales más avanzados. El acuerdo de
        P.C.F. se sumaba de este modo a la táctica «eurocomu-
        nista» (como más tarde sería denominada) adoptada ya
        anteriormente por partidos comunistas hermanos, prin-
        cipalmente el italiano y el español «

        • En cuanto a la Dictadura del proletariado,tanto Marx como Lenin,te dicen que en cada país tendrá una forma característica,pero todas comparten rasgos comunes : https://diario-octubre.com/2015/10/31/el-estado-y-la-revolucion-la-experiencia-de-la-comuna-de-paris-de-1871-el-analisis-de-marx-lenin-1917/ .»«La Comuna ha demostrado, sobre todo que la clase obrera no puede simplemente tomar posesión de la máquina estatal existente y ponerla en marcha para sus propios fines». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto comunista», 1848)» …»«La Comuna estaba formada por los consejeros municipales elegidos por sufragio universal en los diversos distritos de París. Eran responsables y podían ser revocados en todo momento. La mayoría de sus miembros eran, naturalmente, obreros o representantes reconocidos de la clase obrera. La policía, que hasta entonces había sido instrumento del gobierno central, fue despojada inmediatamente de todos sus atributos políticos y convertida en instrumento de la Comuna, responsable ante ésta y revocable en todo momento. Y lo mismo se hizo con los funcionarios de todas las demás ramas de la administración. Desde los miembros de la Comuna para abajo, todos los que desempeñaban cargos públicos lo hacían por el salario de un obrero. Todos los privilegios y los gastos de representación de los altos dignatarios del Estado desaparecieron junto con éstos. Una vez suprimidos el ejército permanente y la policía, instrumentos de la fuerza material del antiguo gobierno, la Comuna se apresuró a destruir también la fuerza de opresión espiritual, el poder de los curas. Los funcionarios judiciales perdieron su aparente independencia. En el futuro debían ser elegidos públicamente, ser responsables y revocables». (Karl Marx; «Guerra civil en Francia», 1871)»..

        • Como bien se ve,la Dictadura del proletariado es una «dictadura» muy «democrática»,mucho más que las dictaduras burguesas,como bien te plantea «el Basilisco»

    • Ésta es la teoría del Estado,del materialismo filosófico de Gustavo Bueno,que le da la vuelta a Engels.Como buen filósofo materialista todo lo discrepa:»No es la propiedad privada, en el sentido de Morgan o Fried o en el sentido de Marx o de Engels, la que determina la construcción del Estado. Es el Estado el que determina, entre otras muchas cosas, la propiedad privada» http://www.filosofia.org/filomat/df574.htm…….http://www.filosofia.org/mon/cub/dt001.htm#08 :»La relación entre la propiedad privada y el Estado es uno de los puntos centrales de la teoría política y de la propia práctica política, en el planteamiento precisamente de los programas revolucionarios. La tradicional tesis formulada por Morgan y recogida por Engels, en El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, viene a subordinar la constitución del Estado a la propiedad privada de los medios de producción detentada por las clases privilegiadas que precisamente habrían instaurado el poder político a fin de mantener sus privilegios, frente a las clases sometidas, así como frente al exterior. Esta tesis genética crucial, desde el punto de vista práctico, si se tiene en cuenta que la idea de revolución comunista ha solido ser formulada precisamente como la restitución de esa supuesta originaria propiedad privada al pueblo al que pertenece (lo que implicaría precisamente la destrucción del Estado, al menos en su forma originaria de Estado explotador), no puede en ningún caso ser presentada hoy como una tesis empírica deducida de los datos de la Antropología o de la Historia política.

      El materialismo filosófico, reconociendo la conexión entre la propiedad privada y el Estado, señalada por Engels, propone una «vuelta del revés» de las tesis de Engels, en virtud de las cuales habría que decir que la propiedad privada no es una institución que tenga sentido en un contexto previo a la constitución del Estado, sino que es una institución que sólo es posible precisamente a partir del Estado constituido»

  • Estoy de acuerdo en que plantear «Hay que redefinir el proyecto socialista en términos de una radicalización de la democracia» es reformista,pero decir que no viene de la Revolución francesa el marxismo,me parece esquemático.Como bien dice el «Manifiesto de los Iguales» «[…]La nuestra es la primera Revolución de otras que serán mucho más grandes[…].Por eso estoy de acuerdo con el artí­culo a medias,porque lo veo esquemático.¡¡Claro que hay que tomar el Poder!!,mira eso no lo plantea el PCE y Podemos a base de elecciones

  • EL POSTMARXISMO SOLO CREA CONFUSIÓN, LA REALIDAD ESTÁ EN EL VIEJO CAPITAL Y SUS PÁGINAS, LO QUE PASA ES QUE SE NOS HA OLVIDADO LEERLO PORQUE NO TENEMOS TIEMPO PARA REFLEXIONAR, SÓLO PARA PRODUCIR. JULIO DE UCE.

  • Estoy de acuerdo con el artí­culo en parte,porque el marxismo,como bien te dice Lenin,parte del socialismo francés y éste de Babeuf y «la Liga de los Iguales».Es el primer teórico -y práctico- que plantea el término de Dictadura del Proletariado,en 1792,partiendo de los principios de «Igualdad,Libertad y Fraternidad» de la Revolución francesa.Lo que pasa es que como bien dice Babeuf,esos 3 grandes principios sin una base material son demagogia.Os dejo un link a la novela de Ehrenburg que es muy buena -> http://www.kclibertaria.comyr.com/lpdf/l277.pdf .La primera revuelta socialista moderna aplastada por un jóven y muy ambicioso Napoleón

Deja una respuesta