Casado acusa a Pedro Sánchez de ser partícipe de un "golpe de Estado"

La ceremonia de la crispación

La bronca política permanente contra el gobierno socialista subió varios escalones cuando en sede parlamentaria, el líder del Partido Popular acusó a Pedro Sánchez de ser “responsable y partícipe del golpe de Estado” (del procés) debido a la actitud dialogante del Gobierno con el independentismo catalán. El enfrentamiento había llegado a una cota nueva y el presidente le advirtió: si no retira esas palabras “usted y yo no tenemos nada más que hablar”. ¿A quién sirve esta ceremonia del barro y de la crispación?

“Esta usted sentado en el banco azul gracias a los independentistas”; es usted “rehén de los golpistas”, empezó diciendo Casado a Pedro Sánchez. Y entonces decidió tirar más dinamita: es usted “partícipe y responsable” del golpe de Estado en Cataluña. En la estrategia de la crispación de Casado, siempre hay lugar para una declaración más altisonante que la anterior.

Pero antes que a la forma, vayamos al fondo de la acusación. ¿Es cierto? ¿Es que la política del gobierno Sánchez ofrece más oxígeno y munición al independentismo catalán?

Los hechos desmienten esta afirmación. El enfrentamiento “duro” con un gobierno español ansioso por aplicar el 155 o por ilegalizar al independentismo -lo que propone Casado- es justo lo que ansían los sectores más aventureros y rupturistas encabezados por Puigdemont para alimentar su discurso victimista. Por eso intentaron por todos los medios que Pedro Sánchez no fuera investido en la moción de censura de junio.

Por el contrario, la línea de Sánchez, que combina la firmeza con una actitud dialogante, ha incidido en que el campo independentista este hoy dividido. Entre quienes -como ERC o una parte del PdeCAT- sin abandonar sus pretensiones separatistas, optan por una política pragmática y en los hechos autonomista. Y quienes -como Puigdemont y su Crida- siguen buscando en el choque de trenes, en el “cuanto peor, mejor” y en la internacioalización del procés la única salida a esta huida hacia adelante.¿A quién beneficia la ceremonia de la crispación que encabeza Pablo Casado?. Intentan crear el máximo de tensión para hacer caer al “gobierno que no puede ser” de Pedro Sánchez

Una reciente encuesta de El Periódico de Cataluña refleja que la bajada de la tensión ha incidido en desinflar el apoyo del campo independentista. Solo el 42% de los catalanes piden un referéndum sobre la independencia.

¿A quién beneficia en cambio la ceremonia de la crispación que encabeza el PP de Pablo Casado?. Intentan crear el máximo de tensión para zarandear y hacer caer al “gobierno que no puede ser” de Pedro Sánchez, exigiéndole una y otra vez que convoque elecciones. Anteponiendo sus mezquinos intereses partidistas y alineándose con el discurso de la derecha más extrema de la UE, Casado ha sido capaz de viajar hasta Alemania para intentar convencer a Merkel y la Comisión Europea de que rechazara los presupuestos. El “patriota” Casado internacionalizando su labor de zapa, y contribuyendo a la degradación de España en la arena europea.

Pero no parece que tal estrategia les esté rentando mucho, al menos de momento. De ser ciertas las encuestas -que hay que coger con cautela- el PP sigue cayendo demoscópicamente. Quizá la táctica de tirar más y más barro no sea tan buena idea. Pero ustedes como vean.

Un comentario sobre “La ceremonia de la crispación”

  • manolin maotinez dice:

    Evidentemente Pablo Casado se ha equivocado. Sánchez no es cómplice del golpe de estado es su principal artífice por ello no convocará elecciones generales anticipadas hasta que no le obliguen los españoles en la calle, a los que sin embargo ni Casado ni Rivera convocan precísamente por pensar que antes que el principal artífice del golpe contra la Democracia y contra la Unidad Nacional es sólo un cómplice del proyecto de los separatistas…

Deja una respuesta