La CEOE apuesta por rebajar los salarios

“La CEOE, aunque sigue considerando “imprescindible” acometer una reducción de las cuotas sociales que soportan las empresas, está dispuesta a postergar la medida hasta que se haya logrado la consolidación fiscal. Ahora bien, Dí­az Ferrán sigue pensando en fórmulas para ahorrar costes laborales a las empresas y, en este sentido, apuesta por trasladar el recorte salarial del 5% de media que el Gobierno ha impuesto a los funcionarios al sector privado.”

Según recordó, el acuerdo marco ara la negociación colectiva firmado por los agentes sociales para el periodo 2010-2012 prevé que este año se puedan revisar los salarios al alza hasta un 1%, "pero también que se puedan bajar". "Por tanto, se pueden bajar los sueldos este año", agrega. "Me consta que hay sectores que necesitan bajarlos para mantener abiertas sus empresas", asegura el presidente de la patronal, quien advierte de que "habrá sectores en los que será suficiente con un 5% y otros en los que se necesitarán caídas superiores". (EL ECONOMISTA) EL CONFIDENCIAL.- ¿Y qué decir de las banca? ¿Qué decir de estos insensatos que han utilizado al BdE sin limitación alguna, para mentir, ocultar y hacer de su capa una sayo, que se han instalado en un universo de fantasía, negándose a bajar precios del inmobiliario, haciendo todas las trapacerías imaginables, para inflar los valores de sus activos, muchos de los cuales valen exactamente cero? Pues que gracias a todo esto, varios de ellos están quebrados, que han engañado a sus accionistas, a quienes están arruinando, y esto es un delito penal por el que alguien tendrá que responder. Y no hablemos de las Cajas, quebradas sin solución en su inmensa mayoría, y viviendo en un mundo de ficción, donde lo único importante es conservar su cuota de poder político CINCO DÍAS.- La repentina dimisión del presidente de la República alemana se ha atribuido a razones que parecen alejar aún más a Berlín de Bruselas. Si la versión oficial es correcta, Horst Köhler, ha renunciado al cargo por defender que su país aumente su presencia militar en el exterior. Un objetivo perseguido desde hace años por el club comunitario del que forma parte Alemania. Reforma laboral. El Economista Díaz Ferrán acepta posponer la rebaja de cotizaciones hasta 2012, pero apuesta por rebajar sueldos El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, dice que la patronal estaría dispuesta a hacer "el sacrificio" de esperar a 2012 para acometer una rebaja de cotizaciones sociales, pero apuesta por rebajar salarios, incluso por encima del 5%, en algunos sectores privados. En una entrevista publicada en el diario La Razón, Díaz Ferrán plantea estas posibilidades dos días antes de que Gobierno, patronal y sindicatos se reúnan previsiblemente por última vez para salvar un acuerdo de reforma laboral, antes de que el Ejecutivo la apruebe de forma unilateral el próximo 16 de junio. Según el patrón de patronos, "es difícil que se llegue a un acuerdo", primero, porque "la postura de los sindicatos está muy alejada de la de la CEOE" y, segundo, porque el Gobierno no deja ver sus cartas. "La postura del Gobierno la desconozco", afirma Díaz Ferrán, quien añade que las partes están "pendientes" de que el Ejecutivo entregue un documento con sus nuevas propuestas. Según reconoce el presidente de la patronal, los principales escollos de la negociación son la clarificación de las causas del despido, que los empresarios quieren concretar para dar un uso efectivo del despido por causas objetivas con indemnización de 20 días por año, y cuestiones relacionadas con el contrato a tiempo parcial, de obra y servicio o con el absentismo. "Se puede decir que no hay acuerdo en ningún capítulo", apostilla. Posponer la rebaja de cuotas, rebajar salarios En medio del desacuerdo, la CEOE, aunque sigue considerando "imprescindible" acometer una reducción de las cuotas sociales que soportan las empresas, está dispuesta a postergar la medida hasta que se haya logrado la consolidación fiscal. "Hay que hacerlo en el momento oportuno, que tal vez no sea en 2010 y 2011, fechas en las que hay que acometer un ajuste fiscal muy serio", indica para añadir que "no importa hacer el sacrificio de esperar a 2012 si la reforma es lo profunda que necesita el país". Ahora bien, Díaz Ferrán sigue pensando en fórmulas para ahorrar costes laborales a las empresas y, en este sentido, apuesta por trasladar el recorte salarial del 5% de media que el Gobierno ha impuesto a los funcionarios al sector privado. Según recordó, el acuerdo marco para la negociación colectiva firmado por los agentes sociales para el periodo 2010-2012 prevé que este año se puedan revisar los salarios al alza hasta un 1%, "pero también que se puedan bajar". "Por tanto, se pueden bajar los sueldos este año", agrega. "Me consta que hay sectores que necesitan bajarlos para mantener abiertas sus empresas", asegura el presidente de la patronal, quien advierte de que "habrá sectores en los que será suficiente con un 5% y otros en los que se necesitarán caídas superiores". "Se trata de salvar el número máximo de empleos", recalca. Las amenazas de huelga son "inaceptables" Esta propuesta de rebaja salarial da cumplimiento a los temores de los sindicatos, quienes ya han alertado del contagio del recorte salarial a los funcionarios en el sector privado. Ello detonaría un choque frontal, a la vista de que el sector público ya ha convocado un paro general para mañana, 8 de junio, por el recorte en sus retribuciones. Al respecto, Díaz Ferrán considera que esta huelga es "inoportuna, innecesaria y fuera de lugar", puesto que los funcionarios han tenido una subida salarial del 4% en 2009, "teniendo como siempre su empleo asegurado". Asimismo, el presidente de la patronal ve "inaceptable" que los sindicatos estén amenazando con una huelga general pese a estar sentados aún en una mesa de negociación. "España no está para paros generales ni para huelgas particulares", añade. La CEOE aprueba el decreto del Gobierno Más allá de las huelgas, la patronal considera necesario que no se pase del 16 de junio sin aprobar una reforma laboral, con o sin acuerdo, y asegura que si la que eventualmente apruebe el Gobierno es "adecuada" y "la que necesita el país", pedirá al PP que la convalide en el Congreso de los Diputados. En cuanto a la posibilidad de que el Gobierno suba impuestos a los que más ganan, Díaz Ferrán consideró que "sería un error aplicar un impuesto a los patrimonios". "Sería ir contra el ahorro y la inversión", afirmó para apostillar que si se hace "será una decisión demagógica" que hará que "cueste más salir de la crisis". EL ECONOMISTA. 7-6-2010 Opinión. El Confidencial ¿Reforma laboral? La deuda puede hundirnos en días Roberto Centeno Todos los indicadores económicos de la pasada semana muestran inequívocamente la tendencia al hundimiento, desde el paro registrado, corregido de estacionalidad, al consumo privado pasando por la actividad industrial, donde el IPI ha registrado en abril una variación interanual del 3%, cuatro puntos por debajo de la registrada en marzo. Hace unos cuantos meses, D. Ángel Laborda, director de coyuntura de Funcas, en relación con las cifras de paro registrado señalaba, “si además de no saber publicar e interpretar los datos, las propias estadísticas no son fiables, la confusión es total”, “se confunde a la opinión acerca de cómo van realmente las cosas”. Y esta semana ha pasado lo mismo. Frente a una caída del empleo de 51.000 personas, corregidas como es lógico de variación estacional, que es la única manera de interpretarlas y hacer comparaciones, y una reducción de afiliaciones a la SS de 26.000, el gobierno y los medios nos cuentan justo lo contrario, que el paro ha disminuido en 76.000, como si el crecimiento del paro se hubiera detenido, y todo empezase a normalizarse, y lo que es peor, la oposición ni siquiera lo aclara, como si el tema no fuere con ellos. La cifra oficial de paro menos mala es la suministrada por Eurostat, sobre la base de datos del INE, que sitúa nuestro nivel de desempleo en el 19,7% o 4,6 millones de parados, cifra oficial que como he explicado reiteradamente infravalora la realidad en alrededor de un millón de desempleados. El deterioro de los diferenciales de deuda alcanzaría el viernes cifras desconocidas, 192 puntos básicos respecto al bono alemán, mientras que los CDS, los seguros para protegerse del impago de deuda pasarían de 258 a 320 puntos básicos. A pesar de ello, el gobierno y el resto del personal están literalmente entusiasmados con la reforma laboral. ¡A buenas horas! La reforma laboral es sin duda una reforma estructural importante pendiente, pero nunca ha sido ese el problema. El problema, señoras y señoras del gobierno, de la oposición, de las tertulias y sindicalistas de pesebre, es que CCAA y ayuntamientos tienen que reducir su despilfarro masivo en 100.000 millones de euros año, y su absentismo brutal del funcionariado, superior al 20%… Y ya es demasiado tarde. Siguen despilfarrando como si tal cosa, y mientras tanto Euskadi no consigue colocar su deuda, la Xunta ha paralizado la emisión de 1.000 millones de euros, y etcétera, etcétera. El nuevo gobierno húngaro, que Deo Gratias no pertenece al euro, se ha encontrado una herencia de trampas y mentiras de su predecesor, que ha puesto el país al borde de la quiebra: “Mintieron en todas las estadísticas económicas”, “han puesto al país al borde de la suspensión de pagos”. Imaginen Uds lo que puede suceder aquí con un indigente intelectual como presidente, rodeado de analfabetas/os funcionales, que más bien parecen salidos de una escombrera, y para quienes el dinero público no es de nadie. Lo que puede haber en CCAA, Ayuntamientos, Diputaciones y empresas públicas, sin duda supera todo lo imaginable, y siguen despilfarrando como si tal cosa, Montilla cuando se critica el absurdo de poner traducciones entre lenguas y dialectos en el Senado, lo defiende como algo sagrado. ¿Y también es sagrado el fabuloso viaje a China de su número dos y una cohorte de chupópteros, mangantes y similares? Y así todo. Gallardón ha reducido gasto asistencial -a los ciudadanos que les zurzan-, pero ha mantenido intactas las obras faraónicas, los nuevos despachos de lujo que harían empalidecer a un jeque árabe, mantiene lo coches de alta gama y, como están en leasing se los cambian cada dos por tres, los 1.600 asesores. En fin, quedan semanas para que todo este tinglado salte por los aires. El tema Hungría encarecerá aún más la financiación, y veremos como coloca la deuda Zapatero a partir de esta semana. ¿Por qué el BdE, en lugar de ocultar y mentir a los ciudadanos, no obliga a bancos y cajas a cuantificar sus posiciones de endeudamientos con CCAA y Ayuntamientos y las publica de una santa vez? Desde luego, si Rajoy llega al gobierno y se encuentra una situación igual a la húngara, no podrá aducir desconocimiento, las mentiras, engaños, tropelías son de dominio público. Además, ¿cuánto deben sus taifas y ayuntamientos, lo oficial y lo no oficial? El sistema financiero ‘más sólido del mundo’ ¿Y qué decir de las banca? ¿Qué decir de estos insensatos que han utilizado al BdE sin limitación alguna, para mentir, ocultar y hacer de su capa una sayo, que se han instalado en un universo de fantasía, negándose a bajar precios del inmobiliario, haciendo todas las trapacerías imaginables, para inflar los valores de sus activos, muchos de los cuales valen exactamente cero? Pues que gracias a todo esto, varios de ellos están quebrados, que han engañado a sus accionistas, a quienes están arruinando, y esto es un delito penal por el que alguien tendrá que responder. Y no hablemos de las Cajas, quebradas sin solución en su inmensa mayoría, y viviendo en un mundo de ficción, donde lo único importante es conservar su cuota de poder político y/o personal, y donde al contrario que en el mundo civilizado, nadie responde de nada. Ahí tienen si no a los responsables de CCM, la mayoría con sus macrosueldos, sus Audi de lujo y sus Visa oro, y ahora paga el BdE. ¿Pero qué idea tienen estos irresponsables de lo que es intervenir una entidad y exigir responsabilidades? ¿Pero de dónde se sacaron, y se sacan, grandes directivos y el BdE que la situación se arreglaría pronto y que era innecesario acometer reformas políticamente incorrectas, y salvar el poder político, el cuello, el coche, y todo lo demás? Porque las cifras eran tan claras que no dejaban lugar a dudas. ¿Y ahora qué? Con las cotizaciones hundidas y perdidas de decenas de miles de millones, el “efecto riqueza”, en este caso “pobreza”, va a reducir drásticamente el consumo en meses venideros, por cada diez euros de pérdida del valor de los activos, el gasto se reduce en uno, y luego la entrada en vigor de la mayor subida fiscal de nuestra historia, que reducirá el consumo en forma significativa. En definitiva, menor crecimiento, más paro, y como el personal va a estar muy entretenido con la reforma laboral, que si eso sí, que si eso no, amenizada con la huelga general de los sindicalistas de pesebre, que no se como no se les cae las cae la cara de vergüenza, del despilfarro nadie va a ocuparse en serio. Eso hasta que un aciago día el Tesoro no pueda colocar o refinanciar lo necesario, y entonces se acabó la fiesta. Y en cuanto a Uds., queridos lectores, les recuerdo lo de siempre, pongan su dinero a salvo, la garantía de 100.000 euros es una filfa, porque llegado el momento no habrá dinero para todos con un gobierno y un sistema financiero quebrados. EL CONFIDENCIAL. 7-6-2010 Blogs. Cinco Días Dogma en Bruselas, ¿tabú en Berlín? Bernardo de Miguel La repentina dimisión del presidente de la República alemana se ha atribuido a razones que parecen alejar aún más a Berlín de Bruselas. Si la versión oficial es correcta, Horst Köhler, ha renunciado al cargo por defender que su país aumente su presencia militar en el exterior. Un objetivo perseguido desde hace años por el club comunitario del que forma parte Alemania. Köhler, a la vuelta de una visita a las tropas alemanas en Afganistán, declaró que "un país de nuestro tamaño, centrado en las exportaciones y en el comercio internacional, debe ser consciente de que en caso de emergencia, el despliegue militar puede ser necesario para proteger nuestros intereses". Al parecer ese vínculo entre comercio y ejército resulta insoportable para la opinión pública alemana. En Bruselas, sin embargo, esa vinculación se establece continuamente Y a la manida frase de que la UE es un gigante económico y un enano político, sigue siempre la coletilla sobre la necesidad de aumentar la presencia militar en el exterior del Viejo Continente. El ejemplo más reciente de ese dogma figura en el informe del Grupo de Reflexión presidido por Felipe González sobre el futuro de Europa, en el que se lamenta que "el 70% de las fuerzas terrestres europeas son incapaces de operar en el exterior, pese a que hoy en día los conflictos requieren fuerzas expedicionarias capaces de desplegarse y permanecer". El Grupo, del que formaba parte el alcalde de Stuttgart, Wolfgang Schuster (de la CDU, como Köhler), preconiza un nuevo "modelo europeo de seguridad" que reconozca "la interdependencia entre las dimensiones interna y externa de la seguridad". Y concluye que, "por encima de todo, es necesario que los Estados miembros de la UE reconozcan que la seguridad interior está supeditada en gran medida a la consecución de un entorno exterior seguro". Parece que en Alemania, al menos, no es así. La otra posibilidad es que el linchamiento de Köhler se deba a otras razones. En los últimos meses, sus declaraciones contra "la dictadura de los mercados" ya provocaron bastante revuelo. Y su extemporánea intervención para defender el rescate de Grecia tampoco sentó demasiado bien. El semanario Spiegel señala, sin identificar a las fuentes, que Köhler se sintió decepcionado por la falta de apoyo de Merkel y su gobierno ante la avalancha de críticas a sus declaraciones. CINCO DÍAS. 2-6-2010 Opinión. El País Ejercicios de selectividad Joaquín Estefanía Elena Salgado, vicepresidenta del Gobierno, acaba de llegar de la reunión de ministros de Economía del G-20 en Corea del Sur, donde ha constatado las dificultades para llegar a un acuerdo global sobre la regulación del sistema financiero, dadas las diferencias entre EE UU y Europa. Allí habrá tenido que responder a las preguntas sobre las dificultades económicas de nuestro país. Pocas veces España ha estado tan en el ojo del huracán. Sin solución de continuidad, Salgado se habrá instalado en Bruselas donde hoy se reúnen los responsables económicos del Eurogrupo (los 16 países que tienen el euro como moneda única) y mañana los de los 27 miembros de la UE (Ecofin). En estos dos últimos eventos las cuestiones relacionadas con España serán bastante significativas, dado que nuestro país representa el 9% del conjunto de la zona euro, demasiado grande para caer en el caso de que en los próximos días se acentúen las presiones de los mercados sobre la deuda soberana. Durante el mes de julio, el Reino de España ha de enfrentarse a vencimientos de su deuda por valor de casi 25.000 millones de euros, y lo hace en un momento en que su prima de riesgo está en porcentajes muy altos (196 puntos básicos el pasado viernes, con relación al bono alemán). Ello encarece tanto la renovación de los créditos pendientes como la contratación de otros préstamos. Por fin, Salgado descansará el próximo día 17. Dentro de dos jueves la sustituirá en ese maratón de pedagogía y convencimiento a los mercados y a los socios, el jefe del Ejecutivo, Rodríguez Zapatero, que presidirá la última reunión del Consejo Europeo del semestre español. En todas estas cumbres se sobará hasta la extenuación el plan de ajuste de la economía española (si es coherente para lograr la consolidación fiscal, y que el año 2013 finalice con un déficit público no superior al 3% del PIB, una tarea hercúlea por no decir imposible). Además, Zapatero quiere presentarse en esa cumbre llevando bajo el brazo la reforma laboral, pactada o sin pactar, que hoy en día todavía es una incógnita. Mucha agenda y plazos muy estrechos. Las dificultades económicas de España son, en buena parte, las de Europa. La UE tiene en estos momentos tres problemas conexos: uno objetivo, que ya ha estallado, y que es Grecia (y a partir del pasado viernes, Hungría, en una extensión que todavía se desconoce); un segundo problema que son los países de mala reputación por los desequilibrios de sus finanzas públicas (fruto en buena parte de los planes de rescates a los bancos y de las medidas de estímulo para salir de la recesión), entre los cuales figura España; y una tercera incógnita, que es la cualificación del euro como moneda fiable, dada la inestabilidad de la construcción económica europea (el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet acaba de demandar una "federación presupuestaria" en Europa). Los mercados están ejerciendo sobre España, en las últimas semanas, una discriminación negativa. Antes incluso de que las agencias Standard & Poor’s y Fitch rebajasen la calificación del riesgo. El déficit y la deuda pública no castigan de igual manera a todos los países en parecida coyuntura y en nuestro caso priman otros factores como la alta tasa de paro (que afecta a la morosidad); el nivel de riesgo inmobiliario que existe en las tripas de las entidades financieras y que todavía no ha emergido, lo que pone histéricos a los mercados; y la debilidad política del Ejecutivo, que hace cuestionarse, por ejemplo, la viabilidad de los próximos Presupuestos para el año 2011, que habrán de acentuar la línea de austeridad. En este sentido, la incomparecencia de la oposición, a diferencia de la mayor parte de los países de nuestro entorno, no ayuda sino que enerva la posición objetiva del país. Al frente de las exigencias europeas figura, sobre todo, Alemania. Partidaria acérrima de la cultura de la estabilidad (en estos días debate otras subidas de impuestos), y contradictoriamente poco entusiasmada por dotar a la UE de más instrumentos comunes de gobernabilidad, el país germano es administrado por una generación de políticos de centro-derecha que se ha quitado de golpe los complejos de la posguerra y que quiere mandar en Europa, de nuevo. EL PAÍS. 7-6-2010 Editorial. Expansión Europa, foco de inquietud para los emergentes Los graves problemas de Europa se han erigido en un foco de inestabilidad para el resto del mundo, que observa con creciente inquietud la frágil evolución del euro y los desesperados esfuerzos de países como Grecia, Portugal y España para alejarse del abismo. Las posibles implicaciones de la deriva europea no se ciñen a las economías más desarrolladas, sino que se extienden como un reguero de pólvora a lo largo y ancho del planeta. Si el euro persevera en su debilidad, Estados Unidos tendrá dificultades para aumentar sus exportaciones y, en consecuencia, para apuntalar su recuperación, al tiempo que podría servir de pretexto a China para seguir demorando la reforma de su sistema cambiario y la revaluación del yuan, en beneficio de sus propias ventas al exterior y aun a costa de enturbiar todavía más las relaciones con EEUU. Ambos países han rubricado estos días varios acuerdos comerciales (comercio, energía, educación…), pero las reticencias chinas han quedado patentes en su falta de compromiso a la hora de establecer una agenda para abordar la cuestión cambiaria. Pero EEUU y China no son los únicos que miran hacia Europa. Aunque América Latina ha resistido aceptablemente bien las embestidas de la crisis (con excepción de los populismos radicales liderados por Chávez), beneficiada por tipos de cambio elásticos y políticas económicas prudentes, y sus pronósticos a medio plazo son positivos gracias al avance de las demandas internas, sus economías no están libres de peligro ante eventuales sacudidas procedentes del otro lado del Atlántico, máxime cuando todavía deben afrontar importantes desafíos. Entre ellos, elegir el momento adecuado para retirar las medidas de estímulo económico para no lastrar la recuperación; saber digerir las previsibles entradas de capital que registrarán muchos de sus países en los próximos años, y adoptar medidas para reducir el desempleo en la región a fin de evitar posibles crisis sociales. Es posible que América Latina esté mejor posicionada que otros mercados frente a la tormenta europea, como señalan algunos expertos, pero los acontecimientos de los últimos años, ejemplificados recientemente en las reacciones bajistas de muchas bolsas emergentes al drama de Grecia, revelan que el desacoplamiento económico (decoupling) puede estar aún lejos de ser una realidad. Por ello, estos países harían bien en acelerar sus transformaciones estructurales, la reducción de su brecha tecnológica y la diversificación de su actividad económica. Puede que ello no les blinde de un eventual agravamiento de la crisis, originada en su día en EEUU y hoy con el epicentro en Europa, pero les ayudaría a amortiguar sus efectos. EXPANSIÓN. 7-6-2010

Deja una respuesta