La bandera del héroe

“Desde sus policiales y patibularias fotografí­as en blanco y negro su mirada que nos advertí­a, nos interpelaba y nos reclamaba, estaba configurándonos a nosotros. Muchos no éramos obreros ni tení­amos esa perspectiva vital. Ellos nos construyeron a muchos una red de creencias y (no lo sabí­amos entonces) nuestro futuro no solo colectivo sino personal. Fueron, y lo repito una vez más, nuestros héroes”

La biografía de Marcelino Camacho Abad no es sino la vida y destino de los trabajadores esañoles en el siglo XX. Los que crecimos sindicalmente a su lado, nos educamos en un sindicalismo abierto y flexible pero cuyo norte no es otro que la defensa irrenunciable de los derechos de los trabajadores y trabajadoras. Unos derechos que son sustancia de la ciudadanía moderna, o lo que es lo mismo, sustancia de la civilización. Todavía recuerdo aquellas palabras que repetía en momentos determinados: "ni nos domaron, ni nos doblaron, ni nos van a domesticar", un espíritu que impregnó a las CCOO, y que apuntillaba con ese "siempre adelante y siempre a la izquierda". (EL PAÍS) EL MUNDO.- Era un hombre muy humilde, muy sonriente, muy campechano, un marxista que muy bien pudo estar en la lista del santoral cristiano. Formó parte de aquella ínfima minoría de héroes desconocidos, hombres errantes del destierro, militantes del partido de los fusilados, que con los puños abiertos inventaron palabras que se habían olvidado: Constitución, Amnistía, reconciliación, sindicatos democráticos. El jersey de Marcelino Camacho hecho al punto por su compañera Josefina, es como una bandera del movimiento obrero universal. Creó Comisiones Obreras, que fue un arma esencial para la democracia Opinión. El País La bandera del héroe José María Fidalgo Los derroteros por los que la vida me ha llevado me han permitido ver de cerca a Marcelino Camacho. Me han permitido hablar muchas veces con él y me han obligado, bastantes veces, a hablar de él. Ahora debo escribir algo. No voy a relatar su vida. Es conocida. Tampoco voy a glosar sus hechos. Son relevantes para todos sus contemporáneos y para las generaciones siguientes. No puedo, ni lo pretendo, ser original. Así que, pensando en él y en los que esto lean, repetiré dos cosas que he dicho quizá demasiadas veces. La primera. Mucha gente de mi generación amaneció a lo que ahora se llama política en el periodo final de la dictadura del general Franco. En ese amanecer brillaban algunas luces. Eran obreros, que encabezaban la resistencia contra la dictadura. Desde sus policiales y patibularias fotografías en blanco y negro su mirada que nos advertía, nos interpelaba y nos reclamaba, estaba configurándonos a nosotros. Muchos no éramos obreros ni teníamos esa perspectiva vital. Ellos nos construyeron a muchos una red de creencias y (no lo sabíamos entonces) nuestro futuro no solo colectivo sino personal. Fueron, y lo repito una vez más, nuestros héroes. Y en el centro de todos ellos siempre estaba Camacho. Tal fue la fuerza de la atracción que yo caí, tras una especie de recorrido espiral, justo al lado del héroe. Cosas de la vida y de la condición humana. Era tal el brillo de estos héroes que casi todos los demás (y no todos lo eran) nos parecían villanos. La segunda. Dimos muchas vueltas, la gente de mi generación, al pasado, presente y futuro del comunismo. Camacho era y es comunista. Yo creo que tardé demasiado tiempo en dar con un texto que expresaba mis consideraciones sobre este asunto. Era de Claudio Magris y lo leí cuando yo ya conocía de cerca al héroe, cuando había caído el muro de Berlín y tantos muros, cuando había leído a Hannah Arendt y su descripción implacable del totalitarismo. Dice Claudio Magris hablando de estas cosas: "Esa herencia moral debe ser recogida incluso por quien no ha compartido su bandera; ay, si, cuando cae la fe en ‘el dios que ha fracasado’, desaparecen con ella los atributos humanos -la consagración a un valor suprapersonal, la fidelidad, la valentía- que esa fe había contribuido a forjar". Conclusiones sobre la atracción de los héroes: son necesarios para configurarnos si son consistentes y fuertes y quizá por ello cuando hablo de Camacho debo hablar algo de mí. Y sobre las virtudes de Camacho: creo que son claramente las tres citadas en el texto de Magris y que deben seguir escritas en cualquier bandera que merece y merezca ser enarbolada. Pero a mí, como la primera vez que ví la fotografía de Camacho, lo que más me gusta de él es su valentía, a la que tantos -y él mismo- llaman coherencia. ************ Una vida en defensa de los trabajadores Ignacio Fernández Toxo Acaba de fallecer Marcelino Camacho Abad, el que fuera secretario general de la Confederación General de Comisiones Obreras desde su legalización hasta el IV Congreso, de 1987. Marcelino vivió en primera línea los momentos más decisivos que protagonizó la clase obrera en España durante el siglo XX. Es, sin ningún género de dudas, un símbolo del trabajo y del sindicalismo de la historia reciente de nuestro país. Nació en Osma la Rasa (Soria) en 1918. Hijo de ferroviario, al abandonar la escuela comenzó a formarse para acceder al mismo oficio que su padre, pero le atrapó la Guerra Civil. Cruzó las líneas y en Madrid se incorporó al ejercitó leal para defender el régimen legítima y legalmente constituido: la Segunda República. Terminada la guerra, como todos lo combatientes y militantes obreros comprometidos con al República, Marcelino -que había ingresado en el PCE en 1935- conoció en propia carne la feroz represión que desencadenó el general Franco para exterminar a los vencidos. Fue apresado y enviado a campos de trabajo forzado en el norte de África. Se evadió, refugiándose en Argelia, en donde conoció a su compañera, Josefina Samper, con la que tuvo dos hijos, Marcel y Yenia. En ese periodo se formó como profesional de oficio de la metalurgia. Aprovechando un indulto, volvió a España en 1957, estableciéndose en Madrid e ingresando en la fábrica de motores Perkins Hispania. Lo hizo como fresador, pero amplió su cualificación profesional hasta convertirse en ingeniero técnico asimilado. La Perkins como la mina La Camocha, al igual que el propio Marcelino, forma parte del código genético de las Comisiones Obreras. Desde la Perkins y otras grandes fábricas metalúrgicas se organizarían las Comisiones Obreras del Metal de Madrid en 1964. Las Comisiones surgieron en el contexto de la persecución franquista, y con el pragmatismo que caracterizó a Marcelino, se decidió ocupar las estructuras del viejo sindicalismo vertical para defender mejor los derechos de los trabajadores. Ello permitía un estrecho contacto con el conjunto de los trabajadores en las empresas para, de ese modo, articular sus reivindicaciones más inmediatas por la mejora de las condiciones de vida y trabajo. Reclamar los derechos más básicos de los trabajadores conducía de modo directo a plantear las libertades civiles y políticas, porque unos y otras eran incompatibles con la dictadura. El resultado era la persecución del sindicalismo. Como otros muchos militantes de las Comisiones Obreras, Marcelino fue juzgado por el Tribunal de Orden Público (TOP) y enviado a prisión. Cumplió una primera condena entre el 1 de marzo de 1967 -año en el que el Tribunal Supremo declaró ilegales las Comisiones Obreras- y el 10 de marzo de 1972, el mismo día que la policía franquista mató a Daniel y Amador, trabajadores de Bazán, que se manifestaban en Ferrol por su convenio colectivo. Su libertad duró poco más de tres meses. El 24 de junio de 1972 resultó detenido junto a otros nueve dirigentes de Comisiones Obreras y procesado en el famoso Sumario 1001, que despertó la solidaridad internacional con el movimiento sindical de CCOO frente al franquismo. En un documento único, que contiene una extensa declaración ante el Proceso 1001, de jueces, magistrados, fiscales y secretarios agrupados en la conocida entonces como Justicia Democrática, y que nos ha facilitado nuestro amigo Perfecto Andrés-Ibañez, se recoge una breve reseña del rotativo francés Le Monde en el que se afirma: "ninguna prueba ni documento encontró la policía…Se trataba de dar un gran golpe para impresionar al movimiento obrero y desanimar a quienes cayeran en la tentación de seguir el ejemplo de Marcelino Camacho o del jesuita Padre García Salve", que junto a Sartorius, Zamora, Santiesteban, Saborido, Fernández, Acosta, Juanín y Soto, integraban la lista de procesados en el 1001. Saldría de prisión diez días después de la muerte de Franco, pero todavía resultó una vez más detenido en 1976. La trayectoria de Marcelino durante estos años ilustra perfectamente el modo en el que el sindicalismo de hoy surgió y conoció sus primeros desarrollos, enfrentándose a la dictadura no sólo para obtener condiciones dignas para los trabajadores, sino para lograr la conquista de la democracia en España, para lo que resultó decisiva la contribución de CCOO y Marcelino Camacho. Tampoco fue fácil el periodo en el que Marcelino pilotó CCOO como secretario general, a partir de su legalización. La transición política tuvo lugar en el contexto de una profunda crisis económica y de una serie de amenazas involucionistas. Es menester recordar en este punto que el compromiso del sindicalismo fue inequívoco, concretándose en primer lugar en un apoyo firme a la Constitución de1978. No sólo eso, sino que fueron precisas una serie de renuncias en aras de salvaguardar el proceso democrático. Como el propio Camacho comentaría con frecuencia, los sindicatos fueron los parientes pobres de la Transición. Basta recordar que ya los partidos políticos actuaban en la legalidad cuando todavía CCOO era considerada una organización ilegal. Marcelino Camacho fue elegido diputado en la legislatura de 1977 y reelegido en 1979 en las candidaturas del PCE. Dimite en 1981 para dedicarse plenamente a sus responsabilidades como secretario general del sindicato, un hecho que determinó el camino irreversible hacia la independencia de CCOO. Marcelino Camacho interpretó el sindicalismo con una profunda vocación unitaria. A la salida de la dictadura pensó, escribió y trabajó para impulsar un proceso unitario del movimiento sindical que desembocara en una gran confederación sindical. No fue posible, pero sus esfuerzos no se dieron en vano. Hoy los dos grandes sindicatos han alcanzado un alto grado de acción y elaboración unitarias, como lo demuestra la historia del movimiento sindical de los últimos 25 años. Además en esos años hubo que organizar la resistencia a un proceso de reconversiones industriales y de destrucción masiva de empleo. En 1985, siendo secretario general Marcelino, CCOO organizó la primera huelga general de la democracia en protesta porque el gobierno de Felipe González endureció las condiciones de acceso a las pensiones. En suma, la biografía de Marcelino Camacho Abad no es sino la vida y destino de los trabajadores españoles en el siglo XX. Los que crecimos sindicalmente a su lado, nos educamos en un sindicalismo abierto y flexible pero cuyo norte no es otro que la defensa irrenunciable de los derechos de los trabajadores y trabajadoras. Unos derechos que son sustancia de la ciudadanía moderna, o lo que es lo mismo, sustancia de la civilización. Todavía recuerdo aquellas palabras que repetía en momentos determinados: "ni nos domaron, ni nos doblaron, ni nos van a domesticar", un espíritu que impregnó a las CCOO, y que apuntillaba con ese "siempre adelante y siempre a la izquierda". Hasta siempre Marcelino… y para vosotros Josefina, Marcel, Yenia, para Vicenta, nietos y su familia, un fuerte abrazo de todas las Comisiones Obreras. EL PAÍS. 29-10-2010 Opinión. El Mundo Un jersey, una bandera Raúl del Pozo Era un hombre muy humilde, muy sonriente, muy campechano, un marxista que muy bien pudo estar en la lista del santoral cristiano. Formó parte de aquella ínfima minoría de héroes desconocidos, hombres errantes del destierro, militantes del partido de los fusilados, que con los puños abiertos inventaron palabras que se habían olvidado: Constitución, Amnistía, reconciliación, sindicatos democráticos. El jersey de Marcelino Camacho hecho al punto por su compañera Josefina, es como una bandera del movimiento obrero universal. Creó Comisiones Obreras, que fue un arma esencial para la democracia, era un sindicato abierto, nada sectario, que peleó en las fábricas y en las calles, primero por la libertad; y después contribuyó con su sentido del pacto social a la consolidación de la economía en los Pactos de La Moncloa. Siempre consideró a UGT no como un sindicato adversario sino como un sindicato hermano, en un momento de la santa transición muchos militantes de CCOO ingresaron en UGT para fortalecer y consolidar el sindicato socialista. Marcelino Camacho sería lo que en los EEUU llaman un "padre fundador". Pero no era un puritano del Mayflower sino un chapado en las cárceles del franquismo, que fue la universidad de la democracia. Una leyenda: hubo manifestaciones en las calles europeas para exigir su libertad. EL MUNDO. 29-10-2010

Deja una respuesta