EEUU procura a toda costa el dominio de Asia

En su discurso sobre estrategia de EEUU en Asia, Clinton dijo que la administración de Obama está practicando la diplomacia de “presencia adelantada”, para lo cual está enviando todo su arsenal de activos diplomáticos – incluyendo a funcionarios de alto nivel, expertos en desarrollo, “a cada esquina y a cada capital de la región de Asia y el Pací­fico.”

En un aso sin duda agresivo, Clinton reiteró que EEUU buscará un asiento en las mesas de cualquier institución regional en Asia y el Pacífico, cuando estén en juego los intereses de seguridad, política y economía de su país. Indudablemente, como bien asevera Clinton, las metas de EEUU en Asia son “sostener y consolidar el papel de liderazgo de EEUU en la región”. Sin embargo, queda por ver hasta qué punto prosperarán los empeños de EEUU por dominar en un mundo que se multipolariza cada vez más. (DIARIO DEL PUEBLO) DEUTSCHE WELLE.- El desempleo en Alemania ha caído bajo la marca de los tres millones de personas, un nivel que no se registraba desde octubre de 1992. Sin embargo, hay otra cara de la moneda detrás de este aparente milagro. La economía floreció, se crearon nuevos trabajos y la tasa de desempleo bajó en una medida superior a todas las expectativas que se tenían un año antes. Pero por otra parte, el trabajo temporal es cada vez más común. En vez de que se amplíen las plazas para personal permanente, cada vez más se buscan trabajadores subcontratados que constituyen una mano de obra flexible y barata. Las organizaciones laborales lamentan esta nueva estrategia laboral que han adoptado las empresas ahora en expansión. China. Diario del Pueblo EEUU procura a toda costa el dominio de Asia A los ojos de cualquier observador se trata de una serie de maniobras diplomáticas de Estados Unidos: su secretaria de Estado, Hillary Clinton, realiza su sexta gira, de 13 días, por Asia, y su presidente, Barack Obama, visitará de nuevo la región el mes próximo. Los expertos creen que una agenda asiática tan intensa subraya la diplomacia proactiva puesta en práctica durante 21 meses por la administración de Obama, para restaurar la influencia de EEUU en la zona asiática, la cual disminuyó bajo el Gobierno de George W. Bush. “Ésta ha sido nuestra prioridad desde el primer día de la administración de Obama, porque sabemos que mucha de la historia del siglo XXI será escrita en Asia. Esta región atestiguará el desarrollo económico más transformativo del planeta,” dijo Clinton en su discurso del jueves en Hawaii. No es de extrañar, ya que las palabras de Clinton reflejan un consenso cada vez mayor de que Asia se ha convertido en la región más dinámica y un nuevo centro de poder mundial. “El discurso de Clinton y su periplo de 13 días por la región demuestran la importancia creciente de la región de Asia y el Pacífico para EEUU, así como la determinación de la administración de Obama de desempeñar un papel clave en el futuro asiático,” afirmó Bonnie Glaser, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. En su discurso sobre estrategia de EEUU en Asia, Clinton dijo que la administración de Obama está practicando la diplomacia de “presencia adelantada”, para lo cual está enviando todo su arsenal de activos diplomáticos – incluyendo a funcionarios de alto nivel, expertos en desarrollo, “a cada esquina y a cada capital de la región de Asia y el Pacífico.” La funcionaria definió tres “instrumentos principales” de enlace para EEUU en Asia: los aliados de EEUU, nuevas asociaciones y cooperación con las principales instituciones regionales, todo lo cual sugiere una manera polifacética de implicación de EEUU en Asia. En un paso sin duda agresivo, Clinton reiteró que EEUU buscará un asiento en las mesas de cualquier institución regional en Asia y el Pacífico, cuando estén en juego los intereses de seguridad, política y economía de su país. Indudablemente, como bien asevera Clinton, las metas de EEUU en Asia son “sostener y consolidar el papel de liderazgo de EEUU en la región”. Sin embargo, queda por ver hasta qué punto prosperarán los empeños de EEUU por dominar en un mundo que se multipolariza cada vez más. “El discurso de Clinton refleja el deseo de EEUU de compensar el tiempo perdido bajo la administración de Bush y reafirmar el liderazgo estadounidense en la región de Asia y el Pacífico,” dijo Christopher McNally, experto del Centro Asesor de Occidente y Oriente, ubicado en Hawaii. “Pero debido a la gradual disminución de la posición relativa de EEUU en Asia, en términos de poderío económico, diplomático y militar largo plazo, será difícil que EEUU mantenga su posición tradicional de potencia dominante en la región,” afimó McNally. DIARIO DEL PUEBLO. 1-11-2010 Alemania. Deutsche Well El lado oscuro del mercado laboral alemán Sabine Kinkartz El desempleo en Alemania ha caído bajo la marca de los tres millones de personas, un nivel que no se registraba desde octubre de 1992. Sin embargo, hay otra cara de la moneda detrás de este aparente milagro. La economía floreció, se crearon nuevos trabajos y la tasa de desempleo bajó en una medida superior a todas las expectativas que se tenían un año antes. Pero por otra parte, el trabajo temporal es cada vez más común. En vez de que se amplíen las plazas para personal permanente, cada vez más se buscan trabajadores subcontratados que constituyen una mano de obra flexible y barata. Las organizaciones laborales lamentan esta nueva estrategia laboral que han adoptado las empresas ahora en expansión. Para Michael Sommer, líder de la Federación de Sindicatos Alemanes (DGB, por sus siglas en alemán), un trabajo bueno y decoroso debe orientarse según el Artículo 1 de la Constitución Alemana, sobre la dignidad humana. "Las personas deben poder trabajar y deben poder vivir de su trabajo", enfatizó Sommer. Ello también significa que el trabajo no debe perjudicar la salud de las personas, sino que debe significar amparo social y brindar una perspectiva de vida tanto para los trabajadores como para sus familias. Para Sommer, "no es como dicen los señores economistas, que los trabajadores bailen de aquí a allá de acuerdo a intereses particulares". Subcontratados y suplentes Sin embargo, en el último año bajó el número de personas que buscan un trabajo permanente y seguro. Al mismo tiempo, aumentó el número de personas que no pueden vivir de su salario. Según datos de la DGB, en Alemania 2,2 millones de personas trabajan por un salario de menos de seis euros la hora. 1,3 millones de empleados reciben asistencia estatal adicional. Además, Sommer calculó que el número de trabajadores temporales o subcontratados creció bruscamente en los últimos meses. Para junio de este año esa cifra había llegado a los 704.000, por lo cual se cree que en este momento ya deben haber alcanzado el millón. Para el líder de la DGB, el trabajo subcontratado es exactamente lo opuesto del buen trabajo: "Durante la crisis se vio que las personas en esta condición constituyen una porción muy flexible del mercado laboral y fueron los primeros en ser despedidos", apuntó. Además, son evidentemente peor pagados que los trabajadores regulares, aunque hagan el mismo trabajo. Los trabajadores subcontratados también son legalmente desfavorecidos. "En el ámbito del trabajo mal retribuido, son ocupados para llenar plazas que quedan vacantes y luego con rapidez de nuevo son eliminadas", aseguró Sommer. "Balancear los intereses" Muchas empresas hicieron reajustes de personal luego de la crisis y se orientaron hacia un mayor rendimiento. De hecho, durante la crisis, la jornada reducida de trabajo fue una medida eficaz, pero también le costó mucho dinero a las empresas. De allí la tentación adicional de contratar mano de obra de manera provisional. Esa es una idea defendida por el Instituto de Economía Alemana (IW), cuyo gerente, Hans-Peter Klös, exigió lo que llamó más realismo pues, según dijo, el trabajo se debe adaptar a las condiciones de la globalización. Para Klös, el concepto de "buen trabajo" debería ser sustituido por el de "trabajo moderno". "Por un lado existe la necesidad de mayor flexibilidad para quienes contratan, y por otro la necesidad de estabilidad de quienes son contratados, por lo tanto es preciso balancear esos intereses", manifestó. "Trabajo moderno" en vez de "buen trabajo" Los expertos del IW no encuentran nada de malo en su noción de trabajo "moderno", según la cual las empresas no despiden a los trabajadores, sino que contratan a trabajadores temporales sin tener que ajustarse a convenciones colectivas ni pago de prestaciones. Según Michael Hüther, el director del IW, la expansión del mercado laboral se debe a los trabajadores subcontratados, quienes tienen una función de puente entre el desempleo y el pleno empleo. "Si prevemos que esos puentes funcionarán, entonces podemos ampliarlos; pero el primer mensaje es que estos puentes allí están y que muestran alguna resistencia", añadió. ¿La industria siderúrgica como precursora? Un estudio del IW señala que de cada cien trabajadores a tiempo completo en el 2003, cinco años después la mitad tenía un contrato de trabajo indefinido. Las empresas buscan cada vez más trabajadores subcontratados y por ello el líder de la DGB solicitó al gobierno federal cambios en la legislación, los cuales deben garantizar "la misma paga por el mismo trabajo" y un "salario mínimo para los subcontratados". A finales de septiembre los sindicatos llegaron a un arreglo con los patronos de la industria siderúrgica, según el cual los subcontratados en adelante recibirán igual paga que el personal contratado de forma permanente. En la DGB esperan que ese desenlace sea un modelo que pronto sea seguido por las otras industrias. DEUTSCHE WELLE. 28-10-2010

Deja una respuesta