Se desmantela la industria nacional

Hoy Fagor, ¿mañana Eroski?

Después de cuatro años de números rojos y una deuda valorada en 850 millones, se ha decidido dejar caer a Fagor Electrodomésticos, que ha solicitado el concurso de acreedores voluntario (antigua suspensión de pagos). Su cierre ha arrastrado también a Edesa.

Hasta hoy Fagor Electrodomésticos ha recibido 300 millones de la Corporación Mondragón, en concepto de apoyo solidario entre cooperativas y que han supuesto bajar el sueldo de los trabajadores solidarios; ha emitido polémicas aportaciones de sus trabajadores y ciudadanos por casi 900 millones; y, este año, 40 millones en préstamos de las instituciones vascas.Fagor cuenta con 13 plantas en todo el mundo (5 en Euskadi) y 5.642 trabajadores, de los que unos dos mil son cooperativistas. Pertenece a la Corporación Mondragón (MCC), que agrupa a 110 cooperativas de muy diversos sectores que dan trabajo a más de 80.000 personas, el 42% en Euskadi, el 40% en el resto de España y el 17% en otros países del mundo. MCC prevé tener en un plazo de dos o tres meses una “solución” para entre 1.000 y 1.200 socios de Fagor Electrodomésticos a través de prejubilaciones y recolocaciones en otras cooperativas del grupo.Salvar lo salvableEl concurso de acreedores no significa el cierre total. Se abre la posibilidad de que el juez salve todo lo salvable. La filial francesa, por ejemplo, puede beneficiarse de un fondo público para ayudar a empresas en crisis: tiene una cuota de mercado de electrodomésticos en Francia del 14%, tiene tecnología propia, capacidad de innovación e instalaciones industriales. El gobierno francés ya ayudó con 31,1 millones de euroshace años para su reconversión. A pesar de las denuncias de la competencia, las presiones del gobierno consiguieron que las ayudas fueron dadas por buenas enBruselas en 2008.“El cierre o la venta al capital extranjero es la crónica de una muerte anunciada” En el caso de Edesa (Basauri, Bizkaia) se vio la posibilidad de salvarse de la quiebra con los 3 millones de euros en avales que la diputaciónde Bizkaia le ofreció para pagar a proveedores. Sin embargo, la dirección de Fagor ha valorado que la planta en solitario no es viable. Los trabajadores piensan lo contrario.Cierto es que ha sufrido la caída del consumo con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y una gran expansión internacional en medio de una creciente competencia y en una Europa donde el consumo está mal, muy peor que en otras áreas.Nadie ha imprimido el giro necesario, cuando toda la economía se ha puesto en función del enorme agujero negro de la banca española, cualquier inversión en modernización, reconversión y creación de tejido productivo se esfuma para España.Ahora Eroski, ¿qué?La pregunta ahora es qué va a pasar con Eroski, otra de las joyas de Mondragón que arrastra una deuda de 2.500 millones de euros. Apenas diez meses después de que Eroski lograra refinanciarla, los principales bancos acreedores (entre los que Santander, BBVA y La Caixa, suman créditos por casi 1.500 millones de euros), ya exigen la aceleración del plan de desinversiones por el que la red comercial se desprendería de Caprabo y las gasolineras. Buena parte de la deuda se arrastra precisamente por la compra en 2006 de Caprabo, red de supermercados catalanes, por 1.700 millones de euros.El cierre o la venta al capital extranjero parece ser la crónica de una muerte después de la expansión hecha durante la anterior década. Ya en 2011 Eroski se vio obligada a vender siete hipermercados en Madrid al grupo francés Leclerc y el año pasado, y ante la imposibilidad de encontrar comprador, cerró hipermercados en varias ciudades y pueblos españoles. Eso además de la venta, hace también dos años, de su filial francesa Altis en Francia -estaba compuesta por 6 híper y 14 supermercados- al grupo francés Los Mosqueteros.Igualmente, Eroski ha vendido ya los activos inmobiliarios de la mitad de su red de gasolineras, que sigue explotando en régimen de alquiler. Aunque esta era su estrategia antes de la crisis, se está viendo forzado a vender en unos momentos donde hay que vender a la baja sí o sí.Los otros afectados:Habla Ricardo González, presidente de la asociación de afectados por las Aportaciones Financieras Subordinadas Eroski y Fagor“La táctica de la Asociación de afectados es directamente el boicot” Los más de 35.000 ahorradores afectados por la estafa de las subordinadas de Eroski y Fagor han creado una asociación para defender su derecho a recuperar el dinero tal como se les prometió en el momento de suscribirlas. Hemos hablado con su presidente Ricardo González de Durana, un conocido bertsolari, quien nos ha señalado que la táctica de la Asociación de afectados es directamente “el boicot, crear a la Coroporación Mondragón la necesidad de resolver su problema haciendo que consumidores de Eroski o clientes de la aseguradora del grupo Lagun Aro cambien de compañía y lo hagan por el engaño que han cometido sobre sus trabajadores y clientes”.Estamos hablando de un producto tóxico, las subordinadas, por valor de 900 millones de euros emitidos de forma engañosa por Eroski y Fagor, a través de bancos y cajas de ahorro. Te decían que podías recuperar el dinero cuando quisieras, como en un depósito a largo plazo, cuando ahora resulta que es una inversión perpetua y compleja sólo recomendable para grandes inversores. Aunque los bancos son los comercializadores y se quedaron el 5% en concepto de comisiones, nos aclara Ricardo, el caso es diferente al resto de preferentes y subordinadas. A ellos les ha engañado la Corporación Mondragón abusando de la confianza, en su caso, de haber sido clientes de Eroski durante 25 años.Tienen claro que el problema es de mala gestión, el estallido de la burbuja inmobiliaria y unas arriesgadas inversiones para su expansión se ha mezclado con serios problemas de productividad internos y privilegios creados para una minoría dirigente.Actualmente sufren el veto de la televisión vasca. Al fin y al cabo, afirma Ricardo, “estamos hablando de empresas protegidas por el gobierno vasco… ETB es la televisión gestionada por el gobierno vasco, que es el mismo que hizo, en la época de Ibarretxe, la Ley de Cooperativas para permitir el uso de estos productos tóxicos para financiar a Mondragón. Ahora se han negado en redondo a cambiar ese punto de la Ley de Cooperativas”. Dentro de poco, anuncia, se les va a hacer a los afectados una propuesta de quita sobre el dinero debido. Parece ser que los bancos han exigido a Eroski esta medida para disminuir su volumen de endeudamiento. En todo caso, afirma Ricardo, “quien más palos de las ruedas está poniendo para que se llegue a una solución es la Caja Laboral, del Grupo Mondragón”, precisamente la que acapara la mayor parte de las 500 demandas interpuestas en Euskadi por negarse rotundamente a llegar a acuerdos con sus clientes engañados.Para saber más puedes consultar www.aporeroski.blogspot.com

Deja una respuesta