Homeopatía: la gran acosada

Mientras algunas autoridades intentan coger agua bendita entre las manos y oficiar el sepelio de las mal llamadas medicinas alternativas (Medicina Tradicional y Complementaria les llama la Organización Mundial de la Salud, OMS), nuestro Congreso de los Diputados rechazó en febrero pasado una Proposición no de ley presentada por el partido ¿liberal? Ciudadanos que alegaba la necesidad de proteger a los enfermos de las citadas medicinas considerándolas “pseudociencias y pseudoterapias” (entre las cuales se encuentran la acupuntura y la homeopatía) proponiendo que los mismos médicos denunciasen a aquellos colegas que ejercieran cualquier práctica como éstas, alejadas, eso dicen, de la evidencia científica.

Siguiendo la estela tan extravagante caza de brujas en pleno siglo XXI la Organización Médica Colegial (OMC) constituyó el “Observatorio contra las Pseudociencias, Pseudoterapias, Intrusismo y Sectas Sanitarias” cuya alta misión es perseguir, controlar y fiscalizar, y en su caso denunciar, a los médicos que las prescriben a pesar de la tozuda realidad que supone que la OMS no solo no ha puesto en duda la eficacia de tales enfoques terapéuticos, afirmación que puede verse en su informe “Estrategia de la OMS sobre Medicina Tradicional 2014-2023”. En él se afirma que, sobre la eficacia y su valoración, estas terapias presentan métodos igualmente valiosos instando a los gobiernos de todo el mundo a regular e incluir en los sistemas públicos a las mismas. En el citado informe la anterior Secretaria General de la OMS reconoció que la función de la Medicina Tradicional o Medicina Complementaria en el mundo es bien “el pilar principal de la prestación de servicios de salud” o bien “su complemento”. Es más, añadió también que tal tipo de medicina es “una parte importante y con frecuencia subestimada de la atención de salud que se practica en casi todos los países del mundo y cuya demanda va en aumento”. Por otro lado también subrayó que “muchos países reconocen ya la necesidad de elaborar un enfoque coherente e integral sobre la atención de la salud que facilite a los gobiernos, a los profesionales sanitarios y muy especialmente a los usuarios de los servicios sanitarios el acceso a la Medicina Tradicional y Complementaria de manera segura, respetuosa, asequible y efectiva”. De ahí que uno de los objetivos para la OMS para el periodo 2014-2023 sea fomentar la integración de la Medicina no Convencional en los sistemas nacionales de salud.

Para alguno esto ha sido como mentar a la bicha al no coincidir, en esta ocasión, sus propios criterios con los de la citada institución. El propio Ministerio de Sanidad español contestó a la propuesta de Ciudadanos recordándole que si bien no existe regulación estatal específica sobre este tipo de “terapias” los productos homeopáticos tienen en toda Europa la consideración legal de fármacos de venta exclusiva en farmacias. Algo que los farmacéuticos tienen claro y que aquí, en nuestra Comunidad Valenciana, han dejado claro a pesar de la campaña en contra de su venta a la que se ha sumado la Real Academia de Farmacia. Por lo tanto seguirán vendiéndola (véase el diario Información del día 27 de julio del presente) o la opinión de la presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Alicante aparecida en el diario El Mundo el mismo día, señalando que “la Homeopatía no es una cuestión de opinión sino de ley”. Opinión en contra del peculiar criterio desfavorable hacia la misma de nuestra Consellera de Sanidad que quizás desconozca o calle los preceptos derivados de la OMS y que el ejercicio de la Homeopatía tiene la consideración de “Acto Médico” reconocido por la propia OMC el 17 de diciembre de 2009. La citada Consellera remitió, no hace mucho, una instrucción a todos los departamentos de salud valencianos para recordarles que la Homeopatía está excluida de la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) y que su promoción y desarrollo en centros sanitarios públicos están prohibidos. Además solicitó por carta a la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, que retirase el Real Decreto Legislativo 1/2015, el que reconoce la legalidad del medicamento homeopático.

Este acto de agresión hacia la homeopatía, agravado por el establecimiento del citado Observatorio de la OMC, pertenece a una estrategia que se inició cuando fue publicado el informe sobre “Terapias Naturales” que en 2011 realizó el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad: primer documento oficial sanitario español realizado por numerosos representantes de todas las comunidades. Se da el caso de que la medicina convencional no fue tachada en ningún momento en dicho documento de no ser fiable y nunca definió a tales terapias como “pseudoterapias o pseudociencias”. Es más, en dicho documento jamás se solicitó inhabilitar a quienes ejercen tales terapias o cerrar páginas web con tales contenidos. Estrategia que continuó mediante la utilización interesada de los “escépticos” agrupados en dos principales organizaciones contrarias a estas terapias, a pesar de que sus miembros poseen escasa formación académica y profesional en materia sanitaria y de salud. Esta fue la segunda batalla perdida por ellos. La tercera batalla es la que fue enarbolada por determinadas asociaciones de enfermos denunciando a determinados prescriptores de este tipo de terapias. Denuncias que fueron archivadas finalmente. Asociaciones, estas y otras, a las que se les ha demostrado estar financiadas por multinacionales farmacéuticas. No se nos escapa que al frente del Grupo Español de Pacientes con Cáncer, esté una experta en empresas formada en Harvard y no un paciente afectado por tal patología. La propia patronal farmacéutica española, Farmaindustria, ya admitió sin ningún rubor su interés por las asociaciones de enfermos. Interés que fue denunciado por el Comité Permanente de Médicos Europeos el 11 de septiembre de 2004 en un comunicado oficial y que evidenciaba que el mismo no es más que puro marketing. Táctica de “acercamiento a los pacientes” que emplearon cuando se dieron cuenta de la mala prensa que tenían por su relación “directa” con los médicos a través de sus visitadores médicos. La cuarta batalla es la que todavía se está librando: la batalla de una conspiración perfectamente organizada.

Sin embargo toda esta actividad contraria a la Homeopatía no puede esconder otras tantas investigaciones, estudios y posicionamientos favorables – hasta de algún que otro premio Nobel-. Ejemplo de ello es el Proyecto CAMbrella, impulsado por la Comisión europea para conocer la actualidad y la radicación de tales terapias en los estados europeos. Así 19 de los 39 países tiene una legislación general relativa a tales terapias; 11 de ellos con una Ley específica y 8 incluyéndolas en sus leyes sanitarias: Francia, Bélgica, Finlandia, Alemania y Suiza. Por otro lado y según un informe del Centro de Información Europeo sobre Medicina Complementaria y Alternativa más de 100 millones de europeos las utilizan. La propia OMS recoge en el informe citado arriba que en Europa más de 146.000 médicos utilizan terapias complementarias, de los que unos 50.000 son homeópatas. Bien es sabido que en 1997 el Parlamento Europeo instó a la Comisión Europea a regular en la Unión la enseñanza y la práctica de las medicinas no convencionales con numerosos argumentos, entre los que estaban el derecho y el deber que los médicos tienen de utilizar en conciencia y según sus conocimientos todos los métodos terapéuticos de los que disponen. Propuesta apoyada en 1999 por el Consejo de Europa. Es más, la anterior Directora general de la OMS (Margaret Chan) durante la Conferencia Internacional para los países de Asia Sudoriental celebrada en febrero de 2013, afirmo que “para muchos millones de pacientes este tipo de terapias representa la principal fuente de atención sanitaria (…) haciéndola atractiva en el actual contexto de encarecimiento de la citada atención”.

Entonces ¿por qué tanto ruido en nuestro país? ¿Qué está detrás de este aquelarre de políticos y médicos contra médicos? ¿Qué hay en la trastienda de esta campaña de desprestigio contra la Homeopatía y contra los médicos que la prescriben? ¿Por qué la OMC, Ciudadanos, algunos políticos y algunas agrupaciones de escépticos no reconocen, es más persiguen con saña la Homeopatía mientras que su eficacia no la pone en duda ni la mismísima OMS? El asunto no es baladí y su respuesta es atronadora aunque deja en el aire varias cuestiones. La primera es que si la OMC tiene razón y estas terapias no son válidas ¿cómo es posible que las consintiesen durante años incluso dentro de sus propios colegios permitiendo que miles de pacientes fuesen estafados? Y si estas terapias, repito avaladas por la OMS, son efectivas ¿no están demonizando y fiscalizando la profesionalidad de aquellos que las ejercen? Puedo aportar documentos que demuestran que un presidente del colegio de médicos de Alicante, ya fallecido, apoyó y refrendo, dentro del propio colegio, la formación en materia homeopática, facilitando cursos y espacios de reunión. Eran otros tiempos.

La respuesta, por tanto, no ha de buscarse en la falta de eficacia de estas terapias, ni en la falta de estudios e investigaciones, ni en la adecuada formación de quienes la practican (en muchos Colegios de médicos, incluido el de Alicante, se crearon para tal fin comisiones de acreditación) ni siquiera en la pretendida capacidad de la medicina oficial para solucionar problemas pues ahí están las estadísticas de mortalidad y morbilidad. El sistema sanitario actual, ineficaz, caro e insostenible, no ha conseguido, pese a los avances tecnológicos, cumplir con su máximo objetivo: aumentar el nivel de salud de la población. La medicina actual, anclada en el paradigma mecanicista, no ha incorporado los nuevos avances conceptuales ni los descubrimientos que sobre las altas diluciones se han efectuado. Véase, por ejemplo, el artículo en PloS sobre una investigación realizada en la Universidad de Verona sobre la eficacia del árnica en diluciones homeopáticas o las investigaciones sobre la presencia de nanoparticulas en las mismas. Por lo tanto es incapaz de dar una respuesta que no va más allá de ofrecer, en la mayoría de casos, soluciones intermedias, sintomáticas y paliativas sin llegar a entender la verdadera raíz o causa de ninguna patología. Tampoco es capaz de responder al 25% de aumento en el número de pacientes que mueren por alguna “enfermedad” en los últimos 15 años. Aumento que también alcanza a los fallecidos por cáncer en nuestro país año tras año. Aumento no explicable siquiera por el aumento de población. Es insufrible, a la par que insólito, que indocumentados e ignorantes sigan negando la existencia de trabajos científicos que avalan la Homeopatía aun a sabiendas de que muchos pediatras, obstetras y cirujanos la prescriben de forma sistemática tras sus intervenciones.

La respuesta finalmente, y a pesar de los apoyos institucionales de la máxima autoridad sanitaria, del Consejo de Europa y de la Comisión Europea, hay que buscarla en la presión que sobre los Estados y sus gobernantes, sobre los médicos y sus representantes, sobre los planes de estudios dentro de las facultades de medicina y sobre la mayoría de sociedades científicas y de pacientes españolas ejerce la industria farmacéutica.

No se trata, por tanto, de eficacia tal y como se desprende de las instrucciones dadas por la Consellera valenciana señalando además que son «prácticas sin evidencia científica que no curan y generan confusión» y que, por ello, es necesario crear «un instrumento dirigido a sentar criterios uniformes» para los profesionales sanitarios, «contribuyendo a la claridad en la adecuada prestación asistencial». De hecho si de eficacia hablamos habrá que colegir que la medicina “oficial”, a pesar de sus destellantes avances tecnológicos, no ha conseguido fármaco ni tratamiento alguno que sea capaz de prevenir o curar ni una sola enfermedad crónica o degenerativa. En su día la revista British Medical Journal –uno de los altares donde genuflexionan los fervorosos creyentes de la ciencia médica- en una investigación titulada Clinical Evidence, y que analizó unos 2.500 tratamientos convencionales, llegó a la conclusión de que solo el 13% de los mismos eran beneficiosos, el 23% algo beneficiosos, el 8% entre beneficiosos y dañinos, el 6% poco probable de ser beneficiosos y el 4% ineficaces o perjudiciales. Del resto (46%) no se sabía nada. Algún tiempo después esta investigación se amplió a 3.000 tratamientos convencionales demostrando que: el 11% eren claramente beneficiosos, el 24% algo beneficiosos, el 7% entre beneficiosos o dañinos, el 5% poco probables de ser beneficiosos y el 3% ineficaces y/o dañinos. Del otro 50% no se sabía, ni se sabe, nada. Otro estudio de la Universidad de Duke, aparecido en la revista JAMA sobre las guías de práctica clínica cardiológica avaladas por el Colegio Americano de Cardiólogos y la Asociación americana del corazón, demostró que solo el 11% de los tratamientos cardiológicos se basaron en ensayos clínicos aleatorios: el más alto nivel de evidencia clínica.

También recomiendo leer el artículo aparecido en PloS Medicine de título ¿Por qué la mayoría de los resultados publicados sobre investigación son falsos? Escrito por John Ioannidis, uno de los investigadores más destacados en metaanálisis a nivel mundial. Según sus conclusiones, el 80% de los estudios no aleatorios y el 25% de los aleatorios son erróneos. En otro estudio, publicado en la misma revista con el título de «¿Por qué la mayoría de la investigación clínica es inútil?», da una medida de lo que está pasando en la medicina oficial.

Un trabajo, aparecido en Acta Sanitaria y fundamentado en otras tantas investigaciones, de un conocido colega, coordinador del equipo CESCA, de título «La Medicina como ciencia: menos arrogancia que tiene poca ciencia», presentó unas conclusiones que deberían hacer sonrojar a muchos. Por ejemplo que el 90% de la investigación publicada en medicina es falsa; que la mayoría de estudios publicados no se pueden replicar; que el 85% del dinero usado en investigación es puro despilfarro; que apenas el 11% de los 3.000 protocolos de la medicina convencional han demostrado ser útiles; que los medicamentos de síntesis causan en la Unión Europea la muerte de 179.000 personas al año; que las embarazadas, parturientas y madres lactantes están siendo sometidas a tratamientos y pruebas innecesarias; que millones de varones se vuelven incontinentes e impotentes a causa de los tratamientos que prescriben urólogos al diagnosticarles canceres de próstata inexistentes; que los psicofármacos lleva cada año a la muerte a más de 500.000 personas, etc, etc.

La fracasada medicina oficial, en manos de quienes ya desregularon la innovación farmacológica, está causando un aumento de enfermos y enfermedades, un aumento del gasto sanitario y el fracaso del sistema de salud. Las Agencias sanitarias casi no intervienen en la investigación preclínica y numerosas investigaciones, véase el artículo de la organización Proyect on Goverment Oversight (POGO), por ejemplo, describen como “fantasmas” a los autores en áreas tan específicas como la de los antidepresivos pediátricos. Así se fabrica la “evidencia”. Véase también la denuncia aparecida en el Journal of Nervous and Mental Diseases, sobre el mismo tema efectuada por el investigador Glen Spielmans en 2008, o la denuncia de Richard Horton, editor de The Lancet sobre este tipo de revistas y su relación con las multinacionales farmacéuticas, o las críticas de la editora del New England Journal of Medicine, o las del ex Editor Jefe del Britisch Medical Journal, o las numerosas denuncias sobre los daños ocasionados por fármacos realizadas por muchos investigadores, médicos, pacientes, periodistas y concienciados, incluso premios Nobel. ¿Y aún nos preguntan por qué usamos Homeopatía y defendemos otro modelo sanitario y asistencial?

No, no se trata de hacer una lista de aquello que nos pueda parecer malo o bueno de forma arbitraria, de tachar de pseudoterapias determinadas estrategias terapéuticas avaladas por máximos organismos internacionales. Hay terapias y métodos complementarios y alternativos, con elementos discutibles como cualquier otra, cuya seguridad y eficacia ya no es discutible incluso son corrientes en muchos y prestigiosos centros sanitarios del mundo.

La política y el interés no deben confundirse con la ciencia. El escéptico, médico o no, y algunos políticos, incluso los bienintencionados, se nombran a sí mismos defensores de la ciencia pero en realidad no se basan en la duda científica sino en la fe en la Ciencia. Y esto es bastante absurdo porque tener fe, incluso en la ciencia, no es nada científico. Las sesgadas afirmaciones de los escépticos están repletas de una enorme confianza en lo científico y por ello establecen una especie de cruzada contra lo acientífico, supuestamente, por el bien de la humanidad, de la cual ellos son su agente mediador y benefactor. Con ello, utilizando la ciencia como fuente de ética olvidan que la ciencia es una herramienta para conocer las consecuencias de nuestras acciones, pero no para decidir si éstas son buenas o malas. La ciencia no puede ni deber ser una religión. Los que la deifican no tardaran en levantar hogueras allá donde consideren. Ya lo hicieron y volverán a intentarlo. A las pruebas me remito.

97 comentarios sobre “Homeopatía: la gran acosada”

  • Trabajar con grandes marcas, hace necesario estra a la altura

    Obtén unos cuantos de followers,views, shares para cualquiera de tus redes sociales

    Por menos de lo que cuesta un cafe

    Visitanos -> myinbox.rocks

  • Cuando todo seudoescéptico afirma que la homeopatía «no ha pasado ningún control riguroso» es el mismo lema que la industria tabaquelera usó siempre cambiando los postes de la portería. El seudoescepticismo de agencias de relaciones públicas como ARP-SAPC, Círculo «Escéptico», RedUNE, APETP, etc es un magno fraude y debe ser denunciado por toda persona, sea científico o no, para que esos señor@s puedan ser de una vez enjuicidados por poner en peligro la salud de las personas, del medio ambiente y por maquillar datos y defender los fraudes de los grandes monopolios. Si ya hay un tribunal monsanto, ¿por qué no hay tribunal para enjuciar a los David Broncano, los Mulet, los Gámez, los Schwarz, etc? ¿hasta qué punto se debe permitir que los mentirosos trolacios de ARP-SAPC sigan mintiendo y difamando por la libre?

    https://europeannewsweekly.wordpress.com/2017/01/28/sense-about-science-aka-uk-science-media-centre-lobbies-for-the-pesticide-companies-in-the-european-union-despite-brexit/

  • Edwards el pajarraco dice:

    Después de años de discutir el tema con mucha gente hago resumen: lo único que avala a la homeopatía es «a mí me funciona» y que al parecer «todos somos energía y tienes la mente cerrada».

  • A los pseudoescepticos les ha salido un buen competidor. En su artículo hay verdaderas cargas de profundidad sin ni siquiera nombrar apenas un par de investigaciones por lo que se puede decir que vale más por lo que calla que por lo que dice. Enhorabuena.

  • El artículo parece adecuado, aunque hubiera sido deseable que aportara referencias científicas o argumentos más específicos. Hay ahora pruebas de que el problema de España (y otros países) y las sociedades «escépticas» son actos cuasi criminales:

    1. El fraude del informe de la Real Academia Nacional de Farmacia (esta organización no ha respondido)
    https://losseudoescepticos.wordpress.com/2017/06/11/elinformedelareal/

    2. El fraude de la EASAC:
    https://losseudoescepticos.wordpress.com/2017/09/23/la-easac-hace-el-ridiculo/

    3. La OMC respalda el plagio de citas, y a la secta APETP / ARP-SAPC
    https://losseudoescepticos.wordpress.com/2017/09/21/gepac-apetp-y-demas-defraudadores/

    4. El plagio seudoescéptico es consistente en como opera la mafia sectaria en otros paíes de América latina
    https://losseudoescepticos.wordpress.com/2017/11/07/san-carlos-sabin-y-los-santos-escepticos/

  • La noticia esta en muchos periodicos y agencias:

    “Bruselas insta a España a eliminar restricciones a la importación de homeopatía”:

    La Comisión Europea instó hoy a España a eliminar las restricciones que impone a la importación de productos homeopáticos legales en la Unión Europea (UE), que Bruselas considera contrarias a la normativa comunitaria de la libre circulación de bienes.

    A través de una carta de emplazamiento, que abre el procedimiento de infracción de la UE, la Comisión Europea avisa a España de que las restricciones actuales en este sentido “hacen imposible en la práctica introducir en el mercado español medicamentos homeopáticos con los que se comercia legalmente en otros Estados miembros….

    http://agencias.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=2683339

  • Interesante artículo.
    Evidentemente una de las funciones de la organización médica colegial es la de controlar, fiscalizar y denunciar aquellas prácticas más cercanas al abracadabra que a la medicina. Que la sociedad se mueve por patrones económicos es cierto, pero en todas las casas cuecen habas. ¿O la homeopatía se caracteriza por su gratuidad?
    Cita que a la homeopatía no le faltan estudios ni investigaciones, que por cierto, brillan por su ausencia en el artículo (bueno, sí, aparece el árnica estudiado en Verona).
    Tras un análisis porcentual sobre los medicamentos «buenos» y «malos» (es de agradecer que no se nos recuerde que la homeopatía no tiene efectos secundarios. Dudo que tenga primarios), arremete contra la falsedad al 90% de los estudios publicados. ¿Qué nos permite suponer que se escapa a esta sonrojante actitud los relativos a homeopatía? Llegados a este punto del artículo ¿quién se dedica a una extravagante caza de brujas en el mundo de la investigación científica del siglo XXI?
    Ah, y me he saltado el parrafo en el que se exponen los números de consumidores. Supongo que en esos paises será notoría la mejoría en «cifras de aumento de enfermos y enfermedades, un aumento del gasto sanitario y el fracaso del sistema de salud» Sospecho que no, pero no conozco las cifras.
    No se trata de eliminar posibiidades terapéuticas, se trata de que mi abuela no pretenda cobrar un sueldo del sistema público de salud por el hecho de que el «sana, sana, curasana, culito de rana» nos consoló tras las caidas jugando.
    Si se tienen pruebas de que algo funciona se exponen, se referencian los estudios para que se puedan contrastar y punto. Lo demás es lloriqueo por estar perdiendo una suculenta tajada (máxime cuando el coste de la materia prima es similar a la eficacia)

  • Alejandra Menassa dice:

    Muy interesante, pensar qué hay de eficaz o de dañino para los pacientes, no sólo pensarlo, sino investigarlo, tanto en medicina alopática como en medicina integrativa, me parece fundamental.

    • En el anterior comentario David reconoce que sin conocimientos de física, química y biología no es capaz de entender cómo funnciona la Homeopatía. La pregunta es: solo la Homeopatía?

    • Como decía, no soy experto ni en física, ni química ni biología, por eso me gustaría un artículo en que me explicaran de manera sencilla en que principios científicos se basa la homeopatía. Si la medicina convencional es válida (o no lo es), no será porque la apoye la OMS o la deje de apoyar.

    • Exacto, no eres experto en física, química o biología, pero tratas de usar tu autoridad falsa para hacer una dialéctica sin sentido donde tratas de ser juez y parte. La medicina «convencional» es válida para ciertos casos, al igual que la homeopatía lo es para ciertos casos. El hecho es que si no tiene una explicación sencilla de los principios de la homeopatía, no se entiende cómo puedes prejuzgar.

      • Lo mismo la OMS ha permitido crear en su seno un lobby de abuelas. Creo que este articulo entra de lleno en la problematica de la homeopatia en España. Los que la critican siempre utilizan los mismos argumentos: que tambien vale dinero, que donde estan los articulos e investigaciones donde se sustenta, que si la organizacion medica debe ejercer su papel fiscalizador pero jamas, etc, etc. Todo esto se lo podrian preguntar a los medicos de otros paises donde la homeopatia se utiliza de forma normalizada. ¿O es que alli son mas tontos? ¿O es que lo es la OMS?
        Por cierto, jamas he visto ninguna defensa de la medicina oficial acompañada de estudios, investigaciones o articulos fuera de los ambitos donde hay que exponerlos. Nunca en un articuo de opinion como este. ¿Por que se hace esto? Por que se piden referencias si tampoco las van a leer?

      • Estamos cercanos a la Navidad, y enviarnos a un blog de esas caracteristicas, por lo demas rancias y especulativas, donde se realizan opiniones y reflexiones sobre la opinion de la OMS, es plantear la posibilidad de que a alguien se le atragante el pavo. Lo digo por el inapreciable grado de capacitacion academica y profesional en materia de salud de sus moradores . De rango homeopatico, diria.

      • Para tener rango homeopático deberían ser inexistentes. Al publicar algo, aunque moleste su onírica sensibilidad, demuestran existencia. (Eso o que el teclado conserva memoria y ha escrito él solo) Visto que no hay más cera que la arde y que donde no hay mata, no hay patata, os regalo con mi ausencia.

  • Impresionante artículo. Felicidades.
    España está lleno de ignorantes atrevidos que descalifican a la homeopatía sin tener ni puñetera idea.
    Y también está lleno de capullos que se llenan los bolsillos atacando a la homeopatía y confundiendo a la sociedad.
    Lo que hace falta es que desde las universidades se empiece a implantar su formación.

  • criticar la injerencia de la inustria farmacéutica apoyando a un gigante como Boiron que gasta ingentes sumas untando a sus defensores es cuanto menos bastante gracioso.

  • más de 200 años lleva la homeopatía demostrando sus curaciones en personas, animales y plantas. Los intereses mafiosos llevan repitiendo una y otra vez que «la homeopatia es un placebo y un timo», como intentando que esta falacia sea una verdad, cuando la realidad es esta, expresada correctamente en este buen artículo. La homeopatia es un bien de la humanidad que no podemos dejar por mucho que algunos escépticos e ignorantes se empeñen.

  • Por fin un articulo en el cual el que escribe se ha documentado y mucho. LO que me sale del alma es darle las gracias. Gracias por mantener su independencia al escribir, por ser libre al informar. Gracias por tomar conciencia de que en efecto hay un acoso y derribo, por entrever que detrás de este acoso puede haber intereses espurios. Por ser objetivo, porque parece que todo el mundo tenga que pensar que la homeopatía es una estafa. Esta mal visto hablar bien de la homeopatía. Gracias por poner el acento en la ética tema del que algo conozco, y efectivamente tal como lo explica deja clarísima la no relación entre la ciencia y el acto medico. De hecho hay mas ética en el método de trabajo de un homeópata que en muchos actos de muchos mal llamados científicos. Enfínnnnn GRACIAS DE VERDAD

  • M. Angeles Buendia dice:

    Gracias por mostrar la situacion conflictiva actual de la homeopatia desde todos los angulos con datos indiscutibles para que el publico podamos tener información clara y completa para establecer nuestra propia conclusion y decidir sin ser manipulados por intereses mayores.

    • Sobre los Pseudoescépticos: Dicen combatir las pseudociencias,es decir, las abducciones extraterrestes, la telepatía, el calentamiento global, los curanderos que sanan imponiendo las manos, el tarot, la brujería,los fantasmas,la astrología,el monstruo del lago ness…..y todas estas cosas, las mezclan y juntan con la medicina complementaria, La homeopatía, la acumputura, las vacunas, los transgénicos, etc,etc,etc, para luego, poner todo esto dentro de una botella mezclarlo todo, lo agitan….¡¡¡ Et Voilá, … Alerta – Magufa ¡¡¡

      Reportaje: “Los ciencinazis y los verdaderos magufos: una teoría sobre la insensatez humana”

      https://blogs.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/tribuna/2015-10-06/los-ciencinazis-y-los-verdaderos-magufos-una-teoria-sobre-la-insensatez-humana_1048527/

      Estas son las supuestas sectas pseudoescépticas:

      ARP: http://www.escepticos.es/

      APETP: http://www.apetp.com/

      RedUNE: http://www.redune.org.es/

    • Alberto Esparcia dice:

      Lo siento, pero la Homeopatía no solo no tiene evidencia a favor, sino que es absurda: con las diluciones efectuadas en la homeopatía quedarían 0 moléculas del original. La solución de postular una «memoria del agua» es rizar el rizo: el agua líquida está continuamente formando y rompiendo enlaces de hidrógeno ¿Qué clase de información podría mantener?. Es absurdo. Otra cosa es la acupuntura, que podría tener un fundamento en mecanismos todavía no descubiertos. No obstante, algunos estudios parecen señalar que no difiere demasiado del placebo.

  • Análisis exacto de la problemática de las terapias complementarias y la homeopatía en España. Y de cómo los intereses económicos de unos pocos pueden perjudicar la salud de muchos y la economía de España.

  • Un articulo excelente.
    Como profesional sanitaria y que ejerzo en la sanidad punlica defiendo el uso de terapias complementarias dentro de ella. Un gran ahorro y un gran aumento de la calidad de vida de los pacientes

  • Enhorabuena al autor del artículo, lleno de verdades, escrito concienzudamente y analizando prácticamente cátodos los aspectos de la situación de las «medicinas complementarias» Una denuncia incontestable.

  • PRIMUS INTERPARES dice:

    Falacia Ad Nauseam:

    La falacia del Hombre de Paja consiste en convencer a alguien de que algo es cierto repitiéndolo constantemente pero sin presentar razones. De ahí la expresión:

    No olvidemos que otra falacia interpuesta en la critica hacia la homeopatia es la de la «FALACIA AD NAUSEAM»: repetir los mismos falsos argumentos de siempre contra la homeopatia. Argumentos que posibilitan la existencia de otra: «FALACIA AD TESTICULORUM» Quien quiera entender que entienda.

    Una afirmación aunque sea falsa, a fuerza de repetirla toma credibilidad. Como decía el responsable de propaganda nazi Joseph Goebbels, «una mentira mil veces repetida se convierte en una verdad».

  • Utilizando la falacia «ad logicam» David, comentarista impagable sobre homeopatia, cae en el error de creer que si algo se intenta demostrar por autoridad, entonces es falso: Si la OMS avala la homeopatia, entonces esta es falsa. Para tal singularidad comete varios errores de bulto: se presenta como poco capacitado en fisica, quimica y biologia y sin embargo reclama a este diario visiones mas centradas en una ciencia que él seria incapaz de interpretar. Tambien reconoce haber sido incapaz de encontrar en este articulo una informacion objetiva que defienda la homeopatia.Y ello puede obedece, fundamentalmente, a varias causas. Primera: intenta encontrar soluciones a la homeopatia como si del juego de «¿Donde esta Wally?» se tratara, cosa tipica de los dedicados mas a las letras, como demuestra su erudita exposición, que a las ciencias. Hecho, insisto, reconocido por él mismo. Segunda: tambien manifiesta cierta incapacidad para no encontrar de forma personal informacion objetiva sobre la homeopatia, pero esto es un problema ¿de quien? ?: del señor David o de la homeopatia? Y luego se atreve a decir que lo que defiende el articulista no es serio. Tambien es posible que el señor David sea, intelectualmente, ciego selectivo, que la peor de las cegueras, y que a pesar de que alguien se pusiera a explicarle que es la homeopatia me temo que no entenderia absolutamente nada. Así que: señor David no pida que alguien se la explique mientras usted se hace radiografias y TAC,s o toma medicamentos de cualquier tipo, que tampoco entiende y sin embaro admite. Tambien cree en el mas allá mediado por algun ser inescrutable?

  • Aunque sabemos que todas las ideas parten de la lucha de clases, estaría bien que en la sección de Ciencia de su periódico digital, se hablara de ciencia y por tanto de información objetiva. En este artículo, por más que lo he intentado varias veces, no he llegado a encontrar ninguna información objetiva para defender la homeopatía. Prácticamente en todo el artículo, cuando no se usa el argumentum ad verecundiam, se usa el argumentum ad populum: «Como esto lo apoya la OMS, es seguro que es válido» -> «Como los recortes los apoya el FMI, seguro que es el camino correcto», o «como muchos médicos recetan homeopatía, seguro que es buena» -> «como mucha gente vota al PP y al PSOE, son los que tienen la razón», o «como la medicina convencional no es perfecta, seguro que la homeopatía como mínimo tiene la misma validez». Ninguno de esos argumentos son científicos. Yo no soy científico. Tengo un conocimiento limitado sobre química, física y biología, pero me gustaría que el autor de este artículo me explicara qué es la homeopatía y por que procedimiento considera que funciona, porque toda la información que encuentro al respecto sobre ella, parece muy muy poco serio lo que se defiende.

  • Que gusto llerlo. Porque aun en los ambientes o medios.de izquierdas, me.encuentro escritos en contra , y mas habitualmente bromas hacia la homopatia y l acupuntura..antiquisima ciencia, cosa que much@s debwn desconocer keyendo u.oyendo lo que comentan. Eso si..nadie del lado a favor para poder contrastar. Inclyso he oido.en la ser frivolizar en plan…comparo la homeopatia a la lectura del alma. Por favor, informense antes pirqye realmente son uds los que estan jugando con la salud, demonizando algo que puede ayudar mucho a la gente. Muchas gracias por el articulo

Deja una respuesta