Francia y Alemania optan por el pragmatismo

En la cumbre de la semana pasada, Sarkozy apoyó la negativa de Merkel a la emisión de eurobonos, “con argumentos que sonaban directamente importados de Alemania,” como el diario progubernamental Le Figaro concluí­a con cierto desconcierto, y señalando que al parecer “la regla del más fuerte” habí­a prevalecido. La estrategia obedece a consideraciones de polí­tica interna. Para Sarkozy, cuyos í­ndices de aprobación han llegado a su punto más bajo de todos los tiempos, las esperanzas para pulir su imagen se multiplican al aparecer como un estadista, de pie junto a “la querida Angela”.

También hubo un momento en que los esañoles pensaban muy bien de los alemanes. Pero esos días han desaparecido, y no sólo desde que Berlín se ha resistido a los eurobonos. El resentimiento de los españoles contra Alemania ha estado latente desde principios de mayo, cuando las declaraciones de los políticos alemanes sobre la necesidad urgente de un plan de rescate español desató el caos en los mercados. Un análisis realizado por el Real Instituto Elcano, una fundación privada que realiza estudios internacionales, incluso acusó a la prensa conservadora de Alemania de participar en una campaña de desprestigio en contra de la fortaleza económica de España. (DER SPIEGEL)Alemania. Der SpiegelEuropa se vuelve contra Alemania (2) Francia y Alemania optan por el pragmatismoLaurent Wauquiez, de 35 años, es el recién nombrado secretario de Estado francés para Asuntos Europeos, lo que lo convierte en el punto de contacto para las relaciones franco-alemanas. No está familiarizado con la historia de la creación de la UE más que a través de los libros de historia. Le gusta presentarse como un creyente en Europa y habla muy bien de la cooperación franco-alemana, sin la cual no habría "ningún fundamento para Europa".Esto suena como si todo fuera todavía como solía ser, la forma en que fue bajo los cancilleres alemanes Konrad Adenauer, Helmut Schmidt y Helmut Kohl, y los presidentes franceses Charles de Gaulle, Valéry Giscard d’Estaing y François Mitterrand. Después de ser investida para su segundo mandato, la primera visita oficial de Merkel fue a París, y sólo después viajó a Washington y Bruselas. Sin embargo, Nicolas Sarkozy, el actual presidente que reside en el Palacio del Elíseo, está menos preocupado por los problemas europeos que por controlar daños en el frente de la política nacional.Simplemente el hecho de que Wauquiez sea la cuarta persona en cuatro años en ocupar el cargo plantea dudas sobre el grado en que París valora la relación franco-alemana. Sin embargo, tras un período de confusión, acusaciones y hostilidad, ambas partes están tomando un enfoque más pragmático frente al otro. Berlín ya no se burla de Sarkozy como un francés hiperactivo, y París ha dejado de despreciar a Merkel como una angustiada de miras estrechas.Los programas de rescate financiero de la UE para Grecia e Irlanda han llevado a los franceses y los alemanes a acercarse. De repente, París ya no ve la política de Berlín orientada a la austeridad como una expresión de mezquino egoísmo, sino como un modelo para Francia. El diario francés Les Echos ha otorgado al ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, su "Gran Premio de Economía", mientras que el ex presidente de la Comisión y ex ministro de Finanzas socialista Jacques Delors, dijo: "Necesitamos las virtudes de Alemania y sus puntos fuertes".‘Directamente importado de Alemania’Fuentes del Palacio del Elíseo dicen que la cooperación entre los dos países en el rescate de Irlanda fue ejemplar. Según sus cuentas, el presidente y la canciller llegaron en primer lugar a un acuerdo, a continuación, su enfoque fue coordinado con los organismos competentes en Bruselas y, por último, los otros europeos fueron encaminados hacia el acuerdo. En París, la entente se está vendiendo como un " G-2 europeo" y, según Wauquiez, como un camino de "iniciativa bilateral en una dinámica colectiva."En la cumbre de la semana pasada, Sarkozy apoyó la negativa de Merkel a la emisión de eurobonos, "con argumentos que sonaban directamente importados de Alemania," como el diario progubernamental Le Figaro concluía con cierto desconcierto, y señalando que al parecer “la regla del más fuerte” había prevalecido. La estrategia obedece a consideraciones de política interna. Para Sarkozy, cuyos índices de aprobación han llegado a su punto más bajo de todos los tiempos, las esperanzas para pulir su imagen se multiplican al aparecer como un estadista, de pie junto a "la querida Angela". Además de su papel como presidente del G-20 y del G-8, a Sarkozy también le gustaría marcar el tono de la cooperación franco-alemana. A este respecto, sin embargo, no ha tenido éxito hasta la fecha.En una serie de cuestiones, incluida las cuestiones de la deuda, el déficit presupuestario y la balanza comercial, los medios de comunicación franceses miran el ritmo actual de crecimiento de Alemania con aprobación y envidia. La idea de una alianza de iguales entre París y Berlín es absurda, en estas circunstancias, concluye la revista Marianne: "si estamos hablando de un tándem franco-alemán, está más que claro que los alemanes sostienen el manillar, mientras que los franceses pedalean".España y Alemania "se alejan"También hubo un momento en que los españoles pensaban muy bien de los alemanes. En las encuestas, siempre los votaron como los europeos más populares, muy por delante de sus vecinos franceses o los británicos. Pero esos días han desaparecido, y no sólo desde que Berlín se ha resistido a los eurobonos.El resentimiento de los españoles contra Alemania ha estado latente desde principios de mayo, cuando las declaraciones de los políticos alemanes sobre la necesidad urgente de un plan de rescate español desató el caos en los mercados. Un análisis realizado por el Real Instituto Elcano, una fundación privada que realiza estudios internacionales, incluso acusó a la prensa conservadora de Alemania de participar en una campaña de desprestigio en contra de la fortaleza económica de España. "España y Alemania ahora parecen estar más separados que nunca en los últimos 50 años", concluye el autor del estudio Javier Noya.Es la historia de una relación rota. José Ignacio Torreblanca, un experto europeo en el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores en Madrid, utiliza una imagen para describir la ruptura. Alemania, dice, ha dejado de estar atado al mástil de Europa, como el mítico héroe griego Odiseo, después de más de 40 años. "Ahora las sirenas del calvinismo han cantado, y Alemania ha decidido desvincularse del mástil y buscar un nuevo barco."Torreblanca ha escrito con frecuencia sobre Alemania en artículos de opinión en el diario El País. En los años de la transición de España a la democracia, después de la muerte del dictador Francisco Franco, Alemania fue un gran modelo para España, por ejemplo, en sus esfuerzos por superar el gobierno fascista y su aceptación de la nueva Constitución de 1978, que se asemeja al modelo federal alemán. Sin embargo, los españoles quedaron impresionados por la determinación de Alemania para definir su propia identidad a través de la integración europea. En 2005, fueron los primeros en aceptar, por referéndum, el borrador de una constitución europea.Profundamente resentidosTorreblanca describe la fase que siguió como una asociación. El entonces primer ministro socialista de Felipe González se alineó con el canciller conservador de Alemania Helmut Kohl, quien a su vez incluyó al joven español en el eje franco-alemán. Fue una época de dar y tomar. Kohl apoyó a España en su apuesta por la adhesión a la Comunidad en 1986, mientras que González dio un apoyo incondicional a los planes de Alemania para la reunificación y la unión monetaria. El canciller alemán apoyó en Bruselas que se aumentaran los pagos a España de los fondos estructurales europeos, y en cambio González apoyó la expansión hacia el este.Su sucesor, el conservador José María Aznar, interrumpió sin embargo la relación bilateral. Incluso después de que un socialista se convirtiera de nuevo en primer ministro, en 2004, las relaciones permanecieron frías. "Los puentes políticos y psicológicos se habían volado", dice Torreblanca. El actual primer ministro José Luis Rodríguez Zapatero se ha mantenido muy pasivo, dice Torreblanca, especialmente desde que Merkel llegó al poder en Berlín.En este año de crisis, el gobierno de Madrid con frecuencia se ha sentido rechazado por lo que la ministra de Hacienda, Elena Salgado, llamó ‘torpes comentarios’ de los políticos alemanes en la crisis de la deuda europea. Los españoles están profundamente resentidos y esperaban más la solidaridad de los ricos alemanes. Cuando la economía alemana se estancaba, dice el politólogo José Fernández Albertos con sede en Barcelona, el Banco Central Europeo garantizó bajas tasas de interés para Alemania y otros, lo que dio inicio a mayores niveles de deuda privada y a las burbujas inmobiliarias en los países europeos del sur. Según Albertos, España e Irlanda han violado el Pacto de Estabilidad con mucha menos frecuencia que Berlín y París."Una poderosa coalición entre el gobierno alemán, el Bundesbank (Banco central de Alemania), el Tribunal Constitucional alemán y una opinión pública beligerante" se encuentra ahora en el camino de la política fiscal más expansiva en Europa, dice Fernández. Él cree que si Alemania se adhiere a sus principios egoístas, el futuro del euro dependerá de la voluntad de hacer sacrificios en los países de la periferia de Europa – que tendrán que pagar por la prosperidad alemana con el desempleo y el crecimiento cero.DER SPIEGEL. 21-12-2010

Deja una respuesta