Esto sí va de democracia y de unidad

¿Por qué algunos sectores de la izquierda apoyan en Madrid la estafa antidemocrática de Puigdemont el 1-O? ¿Cómo se puede defender la democracia apoyando a un Puigdemont que tritura los derechos de la mayoría de los catalanes? Cualquier cambio de progreso solo vendrá desde la unidad del conjunto del pueblo trabajador de toda España, defendiendo nuestros intereses comunes.

Finalmente, tras vetar un juez la cesión de espacios municipales, se celebró en Madrid, en el Teatro del Barrio de Lavapies, el acto con que algunas organizaciones que se definen de izquierdas querían manifestar su apoyo al referéndum organizado por Puigdemont en Cataluña el próximo 1 de octubre.

Dicen hacerlo por dos motivos. Primero, para defender el “derecho a decidir” del pueblo de Cataluña frente “al autoritarismo de Rajoy”. Segundo, porque afirman que una república catalana permitiría un cambio progresista en España.

¿Cómo se puede defender la democracia apoyando a un Puigdemont que tritura los derechos de los catalanes que no comulgan con la independencia? ¿Seguro que la división es el camino hacia un mayor progreso, o nos convertiría en pequeños bocados que los grandes centros de poder globales engullirían con mayor facilidad?“¿Cómo se puede defender la democracia apoyando a un Puigdemont que tritura los derechos de la mayoría de los catalanes?”

¿Más democracia apoyando a Puigdemont?

El colectivo “Madrid por el derecho a decidir” -que agrupa a diversas entidades de izquierdas- afirma en su manifiesto que “no hay un ejercicio más democrático que llamar al pueblo para que libre y pacíficamente se exprese sobre su futuro, y por ello, desde una convicción profundamente democrática, defendemos este referéndum” [el que la Generalitat catalana encabezada por Puigdemont ha convocado para el próximo 1 de octubre].

Más allá del debate sobre la decisión del juez que prohibió la cesión de espacios municipales para su celebración, el acto en apoyo al referéndum del 1-O en Cataluña se celebró en Madrid, en un recinto privado, con absoluta normalidad. A pesar de que los organizadores afirmaban que “España vive un estado de excepción” y que las libertades de expresión y reunión habían sido prácticamente suprimidas.

Pero el nódulo de la cuestión está en la sentencia, categóricamente afirmada por los organizadores del acto, y difundida por algunos importantes medios como un mensaje un texto que han difundido con el título Por qué apoyar en madrid un referéndum de autodeterminación, con ocasión del convocado en Catalunya para el 1 de octubre, afirman que “no hay un ejercicio más democrático que llamar al pueblo para que libre y pacíficamente se exprese sobre su futuro, y por ello, desde una convicción profundamente democrática, es lo que corresponde apoyar en cualquier lugar.

Defendemos por ello este referéndum, porque también exigimos que la población sea consultada sobre los necesarios cambios políticos y sociales que hay que introducir en el sistema del 78 surgido de una transición tutelada”.“Cualquier cambio de progreso solo vendrá desde la unidad del conjunto del pueblo trabajador de toda España, defendiendo nuestros intereses comunes”

Con estas motivaciones, este colectivo convocó un acto titulado “En Madrid por el Derecho a Decidir” en la sala Terneras del complejo Matadero. Nada más darse a conocer, la Falange y el PP salieron al tiempo y en el mismo lugar amenazando contra la celebración del acto (los primeros con pintadas de “muerte al independentismo” y los segundos con presiones y recursos).

Lo que pretende el PP (y ha conseguido) es que la justicia module políticamente los derechos fundamentales de libertad de reunión y expresión, según la conveniencia del momento.

Tras la presentación de la “ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la república catalana”, este mismo miércoles va a aprobarse en el parlament catalán, con los votos de Junts pel Sí y la CUP, la ley de referéndum. Inmediatamente después, previsiblemente el jueves, se aprobará la “ley de transitoriedad”. Que se aplicaría automáticamiente si gana el Si el 1-O. y prevé sustanciar la independencia en un año con la aprobación de la Constitución de la república catalana independiente.

Ambas leyes se han aprobado con una trampa legal -la modificación a última hora del orden del día- que en los hechos equivale a la “lectura única” derogada por el Tribunal Constitucional, y que reduce prácticamente a cero el margen de maniobra de la oposición.

2 comentarios sobre “Esto sí va de democracia y de unidad”

Deja una respuesta